Atlético: carnavales y sueños

Pombo, a prueba, llega de Gualeguaychú, como su ex compañero Zampedri.

23 Jun 2018
1

ESPERA PARADO. Claudio Pombo, que en la foto está subido a un cajón de madera, quiere pasar la prueba y cumplir su anhelo de jugar en la Superliga y en la Copa. la gaceta / fotos de Antonio Ferroni

La historia de Claudio Pombo en Atlético comenzó en silencio. Ni los dirigentes ni Ricardo Zielinski hablaron aún con él, pero el jugador se entrena con el primer equipo en condición de “jugador a prueba”. Por suerte está él para brindar algunas palabras esclarecedoras.

Pombo, un volante por derecha, jugó la temporada pasada en Juventud Unida de Gualeguaychú, su ciudad natal, Meca del Carnaval argentino. Se trata del mismo club de donde llegó Fernando Zampedri, el goleador que los hinchas del “Decano” aún no pueden olvidar por su exitoso paso. El mismo también donde, luego de pasar por Atlético, Diego Barrado fue a parar.

“Fue a través de él que se termina dando esta posibilidad”, explica Pombo, que está viviendo en un hotel de Virgen de la Merced primera cuadra, mientras cumple el primero de los sueños que vino a cumplir a Tucumán: entrenar con un equipo de Primera.

“Me han recibido muy bien. Es un grupo con muy buena onda. Los entrenamientos son fuertes, como los de cualquier equipo de Primera”, le dijo a LG Deportiva.

El segundo sueño sería pasar la prueba y jugar como lo hizo su ex compañero Zampedri. “Compartí plantel con él antes de que venga para acá. “Es un jugador que te ayudaba mucho dentro de la cancha. Muy rápido para todo”, explica. Claro, repetir lo de Zampedri sería el tercer sueño, pero es consciente de que se trata de algo mucho más complicado.

“Son posiciones diferentes en las que jugamos, pero el deseo está. El sueño de jugar y hacerlo bien como él es el mismo”, explica Pombo.

Por ahora, entrena duro, pero sabe que hasta la semana que viene no habrá novedades de su continuidad. “Ahora sólo estamos entrenando la parte física. La semana que viene (habrá más fútbol) se va a saber algo más”, aseguró. Claro, ahora la pretemporada se centra en lo físico y la pelota comenzará a rodar en los próximos días.

Por lo pronto, Pombo mismo cuenta qué sabe hacer. “Más allá de la gambeta y la velocidad, he incorporado sacrificio a mi juego. Un jugador ahora tiene que ser completo”, detalla.

Todo sea por jugar en Atlético y una de las competencias en las que anhela participar. “Es lo más lindo que hay. Ojalá tenga la chance de jugarla y más en un club en el que la gente apoya tanto”. El sueño y la historia de Pombo están en marcha.

Comentarios