En los barrios conflictivos sufren una escalada de violencia alimentada por las peleas entre clanes

En tres semanas, los grupos sospechosos de estar vinculados al narcomenudeo protagonizaron al menos ocho episodios violentos

23 Jun 2018
2

VILLA 9 DE JULIO / ARCHIVO LA GACETA

Tiros. Lluvias de balas. Muerte. Heridos. Denuncias cruzadas. Sospechas de corrupción. Todas esas palabras se vienen escuchando desde hace varios días en barrios conflictivos de la capital. Los clanes siguen, con sus armas 9 milímetros, sembrando terror en lugares como Villa 9 de Julio, Juan XXIII (“La Bombilla”), “El Sifón” y Manantial Sur, entre otros vecindarios.

Entre el 28 de mayo y ayer, en la capital se produjeron al menos ocho hechos que generaron conmoción entre los habitantes de esas zonas. Ataques a balazos, enfrentamientos, un homicidio y hasta el posible pago de un soborno para liberar a dos prófugos -desmentido por las autoridades- fueron las situaciones que alteraron aún más la escasa paz en esos lugares.

Un miembro del clan Reyna cumple con su promesa de acabar con la vida de todos los Farías

“Esto no es algo nuevo. Se veía venir. Todo comenzó con el secuestro de la Margarita (Toro). Alguien que se anima a tocar a una persona que es intocable, genera un montón de cambios. Y en “La Bombilla” pasó con el (Mario) “Mono” Reyna, que cayó después de haber hecho lo que quiso durante mucho tiempo”, dice “Lucho”, un ex investigador y actual informante de las fuerzas federales.

Guerra de clanes: investigan porqué un integrante del clan Reyna mató a un joven de los Farías

En Villa 9 de Julio, se produjo la mayor cantidad de hechos violentos. En todos ellos fueron denunciados o estarían involucrados Los Toro. “Le voy a contar: ellos quieren manejar ‘la villa’, que es un barrio indomable. Lo intentaron otras personas, pero nunca lo consiguieron. Ellos se diferencian de los demás porque tienen mucho dinero, pero las manos sucias por lo que venden”, dijo Raúl “Chavo” Carrión.

Los cinco golpes más importantes al narcotráfico en lo que va de 2018

El “Chavo” es uno de los pocos referentes de los Carrión que se encuentra en libertad. “Soy asaltante y no un narco. Me he criado en la cárcel, pero no vendo drogas. No mato gente por ganar mucho”, insistió en la entrevista con LA GACETA. Carrión desmintió categóricamente que su familia esté dedicada a la venta de drogas. “Fíjense en nuestros antecedentes. Siempre estuvimos detenidos por robo, no por drogas”, insistió.


Carrión se recupera de una operación en una pierna, como consecuencia de un balazo que recibió por parte de sus enemigos. “Nos llevamos mal por una pelea que se produjo en la cárcel. No es por drogas, como ellos quieren hacer creer. La verdad es que estamos cansados de denunciar y que nadie haga nada para frenarlos. Tienen problemas con nosotros, con la gente de ‘La Bombilla’ y con los de ‘El Sifón’. Y la Policía los protege”, aseguró “El Chavo”.

Guerra de clanes: en la Policía aseguran que se han sobredimensionado los hechos

Cuatro horas después de haberse producido la entrevista, la casa de uno de los Carrión fue atacada a balazos, según denunciaron, por los Toro. “Lo que pasó es insólito. El dueño de casa terminó detenido y la Policía ni siquiera fue a ver qué pasó en su vivienda, y mucho menos fueron tras los sospechosos. Se contabilizaron unos 36 impactos en diferentes sectores del exterior y el interior y nadie salió a perseguir a los atacantes. Detuvieron al dueño de casa. Es muy extraño lo que está sucediendo”, describió Javier Lobo Aragón, defensor del apresado.

Ocho historias para conocer a los clanes narcos tucumanos

La inacción policial también quedó en evidencia con lo que sucedió en el barrio Manantial Sur. Allí, “El Gordo”, integrante del clan Reyna, habría ultimado de tres balazos a Fabio Farías, de 17 años. Está acusado de haber hecho lo mismo con el hermano Gustavo y con el sobrino, Ezequiel Navarro. “Después de que se fueron los federales nunca más vimos uniformados. Sabíamos que esto pasaría tarde o temprano. Aquí hay gente muy pesada”, indicó Laura García, vecina.


La rivalidad de los Reyna con los Farías se inició en “La Bombilla”. El Estado le dio la oportunidad al último grupo a mejorar su vida, reubicándolos en el sur de la capital. Sin embargo, sus rivales compraron transferencias para instalarse en el mismo barrio. La familia pidió la investigación del caso y que sus integrantes sean protegidos por fuerzas federales, ya que no confían en la Policía.

Así se distribuyen los clanes vinculados con el narcotráfico en Tucumán

“Nunca dejamos de realizar operativos especiales en esos barrios”, asevera Luis Ibáñez, secretario de Seguridad. “La Policía no sólo los controla, sino que también está realizando investigaciones importantes que son presentadas ante la Justicia. Hemos concretado varias detenciones, como la del joven Carrión, al que se le secuestró un arma. Vamos a seguir trabajando para frenar a estos grupos”, advirtió el funcionario.

Crece la lista de grupos sospechosos

En las últimas horas, sobre la base de nuevas investigaciones y de operativos que se realizaron en la provincia, la lista de grupos que podrían estar vinculados a las redes de narcomenudeo ascendió a 27. Hace poco más de un mes, las bandas sospechosas eran 23, según consignó LA GACETA el 12 de mayo.

Video: cronología de lo que generó la guerra entre clanes por el narcomenudeo en Tucumán

Los Castaño y Los Comuneros son dos organizaciones que fueron desbaratadas por la Dirección General de Drogas Peligrosas de la Policía. La primera habría tenido quioscos en Monteros y en Simoca. La segunda habría estado operando en el barrio Aguas Corrientes, en el norte de la capital.

Simultáneamente, y de acuerdo con los delitos que cometieron y con información proporcionada por los vecinos, Los Robles serían quienes están dominando el barrio El Sifón. Los Acevedo, al tener a la mayoría de sus integrantes tras las rejas por diferentes delitos (los que se encuentran en libertad están vinculados al maneja de la barra de Atlético) habrían sido desplazados.

En el caso de Los Reyna el panorama es incierto. La mayoría de sus integrantes fue detenido por la Policía Federal y no hay información de que se estén rearmando. Al parecer, Los Farías y Los Romero se podrían hacer cargo del espacio vacante.


OCHO HECHOS DE LOS CLANES:

HECHO 1 

DOBLE ATAQUE EN VILLA 9 DE JULIO

Cerca de las 23, tres personas dispararon contra una casa donde estaba la familia de Gustavo González, uno de los referentes de Los Acevedo en Villa 9 de Julio. En el lugar se encontraba un agente de Policía de custodia.  El líder de “La Inimitable”, la barra brava de Atlético, denunció a miembros del clan Toro como los autores de la balacera. Cuarenta minutos después, los sospechosos pasaron por el domicilio de un integrante de Los Carrión y también efectuaron disparos. Por este caso no hubo detenidos.

HECHO 2

SE CONCRETA LA CAíDA DEL CLAN REYNA


La División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal irrumpe en los barrios Juan XXIII (La Bombilla) y Manantial Sur para desarticular a uno de los clanes más antiguos de la provincia: Los Reyna. Los efectivos, dirigidos por el fiscal federal Pablo Camuña y el juez Daniel Bejas, buscan pruebas de que el grupo se habría dedicado al narcomenudeo. Detienen a 14 personas, entre las que aparecen Mario “El Mono” Reyna, Lorena Herrera y Paola Juárez como supuestos líderes de la organización.

HECHO 3

POLÉMICOS RUMORES SOBRE UNA DETENCIÓN


Desde hace más de una semana que en Villa 9 de Julio se escucha la misma versión. Dos integrantes de Los Toro, que estaban siendo buscados por diferentes delitos, habrían sido detenidos en el barrio por efectivos policiales. Sin embargo, según la misma versión, recuperaron la libertad luego de haber abonado un soborno de unos $500.000. “No tenemos ningún tipo de denuncia sobre esa situación. Si llegara a existir o si llegara a aparecer al menos un indicio sobre esta situación, iniciaremos en el acto una investigación”, señaló Luis Ibáñez, secretario de Seguridad de la provincia. La fiscala Adriana Reinoso Cuello, que se encontraba de turno ese día, le confirmó a LA GACETA que no había sido informada sobre la detención de algún miembro de esa familia y tampoco se había radicado denuncia alguna sobre una supuesta irregularidad.

HECHO 4

OTRO ENFRENTAMIENTO EN EL DÍA DEL PADRE

En el Día del Padre los disparos volvieron a generar terror en la zona del Matadero. Según contaron los vecinos, ese día se produjo un grave enfrentamiento armado entre Los Carrión y Los Toro. En el choque, habría recibido tres balazos un tal “Kikilo”, que sería un soldadito de Los Toro. “No tenemos nada que ver en ese hecho. Estaba internado en el hospital Centro de Salud. No entiendo por qué siempre nos nombran. A ellos (Los Toro), como siempre ponen plata, nunca lo detienen ni los investigan”, aseguró Raúl “Chavo” Carrión. En la Policía se informó que no hubo denuncias sobre el tema, aunque anunciaron que comenzarán a investigar el caso.

HECHO 5

"PIPA" ROBLES VOLVIÓ A ATACAR “pipa” robles volvió a atacar

Augusto “Pipa” Robles, a fuerza de balas y secuestros, se habría transformado en el mandamás del barrio “El Sifón”. Su nombre se hizo conocido por haber sido acusado por Margarita “La Patrona” Toro como una de las personas que la secuestró en abril pasado. Oficialmente, se dijo que para liberarla los familiares de la víctima habrían pagado un rescate de $ 500.000. En Villa 9 de Julio se rumorea que habrían sido $ 2 millones y 20 pistolas de grueso calibre, que le habrían permitido tener mayor poder de fuego. El lunes fue denunciado de haber atacado a balazos a Carlos Javier Guevara, que se encuentra internado en estado crítico en el hospital Padilla. 

HECHO 6

LA VENGANZA DE LOS REYNA


Los especialistas sabían que la caída del clan Reyna podría provocar una escalada de violencia. El Estado no tuvo en cuenta esta situación y a los 10 días de haberse producido el megaoperativo, “El Gordo”, que estaba prófugo de la Justicia Federal, hirió mortalmente a Fabio Farías, en el barrio Manantial Sur. Los familiares de la víctima aseguran que el homicidio fue porque los acusan a ellos de haber brindado la información para que fueran detenidos por las fuerzas federales. Los pocos parientes del acusado, que está internado en el Instituto Roca, señalaron que en realidad él se defendió de uno de los ataques de los Farías que pretenden quedarse con las casas que tienen en ese sector de la ciudad.

HECHO 7

OTRA LLUVIAS DE BALAS EN VILLA 9 DE JULIO

Pasada la medianoche de ayer la alarma volvió a sonar en Villa 9 de Julio por un nuevo enfrentamiento. Por este hecho, fue detenido Carlos Alberto Carrión cuando, según informó la Policía, fue descubierto con una pistola nueve milímetros en cuyo cargador tenía varios proyectiles con cabeza hueca. Los familiares del aprehendido desmintieron la información policial. Indicaron que Los Toro atacaron a balazos la casa del arrestado ubicada en López y Planes al 800 y que fueron los vecinos quienes, a pedradas, espantaron a los atacantes. “A ellos no les importó nada, estaba mi sobrina alimentando a su bebé y lo mismo dispararon. No tienen códigos”, indicó “Chavo” Carrión. Personal de Criminalística estimó que se hicieron más de 30 disparos contra la casa. “Ellos siempre se salvan porque la Policía los protege”, agregó “Chavo”.

HECHO 8

LOS REYNA DENUNCIAN que los amenazaron


Los integrantes de Los Reyna denunciaron que un grupo de personas armadas pertenecientes a Los Farías los amenazaron ayer al mediodía. Después de haber concurrido al sepelio de Fabio Farías, un grupo de jóvenes que se movilizaban en motocicletas y que estaban armados con pistolas, pasaron por el frente de la distribuidora de gaseosas que tienen los denunciantes en el corazón de “La Bombilla”. En ese lugar, Lorena Herrera, acusada de ser una de las líderes de la organización, está cumpliendo el arresto domiciliario. También allí personal de la división Homicidios buscó el arma que podría haber utilizado “El Gordo” para ultimar a su víctima. José Molina, defensor de los acusados de integrar una organización dedicada a la venta de drogas, denunció que las personas que estaban allí llamaron al servicio 911 y a la seccional 6ª para que acudieran uniformados a protegerlos, pero que nunca cumplieron con su pedido.

Comentarios