Dilema en Atlético: centrales, ¿otra vez?

El problema de los zagueros se repetiría si Bianchi decide no quedarse.

22 Jun 2018
2

DEBUT. Mercier (centro) tuvo su primera práctica en Atlético. Aquí: ejercicios de calentamiento supervisados por el “Profe” Meoni, Cortez y el kinesiólogo Patricio Peralta. la gaceta / fotos de franco vera

El semestre pasado, la falta de zagueros centrales en Atlético fue un problema serio. En el comienzo de la pretemporada, la dificultad sigue latente y amenaza con complicarse, a menos que se cambien las estrategias para el mercado de pases.

Todo empezó con la salida de Rafael García, que decidió volver a Nacional de Uruguay por motivos más personales que futbolísticos o económicos. Siguió con las declaraciones de Bruno Bianchi, ayer. “No es seguro que me quede”, dijo el nicoleño, que regresó al club tras una temporada a préstamo en Newell’s.

Está todo dado para que Jonathan Cabral siga en el club pero aún no firmó su renovación. Todo lo cual da un panorama preocupante en esa zona: si el partido con Tristán Suárez -por la Copa Argentina- se jugara hoy, sólo Andrés Lamas (tiene seis meses más de contrato) y Mauro Osores (pertenece al club podrían formar la dupla. Y paren de contar.

Algo así pasó sobre el final de la última temporada. Se trató del pico de una crisis de centrales y fue en Bolivia. Lamas, que se estaba recuperando de un desgarro, fue llamado de urgencia a completar una dupla de centrales, con García que también venía tocado. El resto de los defensores centrales estaba, o suspendido o lesionado.

Finalmente García-Lamas salvaron a Ricardo Zielinski, que planteó un partido inteligente y con algo de suerte, el equipo terminó logrando un histórico triunfo en La Paz ante The Strongest.

Pero sabemos que esa suerte sólo dura un partido. Atlético no puede aguantar todo un semestre con tan pocos centrales.

Si Bianchi no renueva, habrá que ir a por otro al mercado, a pesar de que no estaba entre los planes. A no olvidarse tampoco de que Franco Sbuttoni lleva más de siete meses de inactividad tras la operación de su tendón de Aquiles y tampoco es una opción a corto plazo.

Las prioridades están puestas en la ofensiva, pero con la actualidad de la zona baja, entre el entrenador y Mario Leito deberán reacomodarse. Primero, claro está, esperarán a ver qué decide Bianchi. Un jugador que no sólo es confiable sino que conoce a Atlético y no tendría que sufrir el período de adaptación.

Nadie quiere volver a pasar lo del semestre pasado y para eso habrá que prevenir.

Comentarios