Las protestas en Nicaragua ya provocaron 215 muertes

Organismos de derechos humanos desmienten datos que da el gobierno de Ortega La CIDH denuncia casos de hostigamientos y secuestros. El horror de una familia quemada dentro de su casa

18 Jun 2018
1

PAÍS DESGARRADO. Nicarahua vive el peor conflicto desde el derrocamiento del dictador Somoza, en 1979. reuters

MANAGUA.- Al menos 215 personas murieron en los últimos 60 días en Nicaragua desde el inicio de las protestas contra el presidente, Daniel Ortega, informó la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH). El Gobierno reconoce solamente 46 muertos desde que comenzó el conflicto, el 18 de abril. La muerte más reciente ocurrió ayer en Masaya, al este de Managua, donde un joven fue baleado por policías y paramilitares que intentaban incursionar en la ciudad que se mantiene bajo control de manifestantes y pobladores civiles.

“Tenemos hasta 215 ciudadanos asesinados por el Gobierno y sus órganos paramilitares que están enlutando al país con una desmedida y brutal agresión”, afirmó Álvaro Leiva, la ANPDH.

El nuevo recuento de la ANPDH incluye a seis miembros de una familia, incluyendo dos bebés, que fueron quemados vivos el sábado, dentro de su vivienda, en Managua. Los vecinos dijeron haber visto a policías y paramilitares incendiar la casa, pero el Gobierno acusó a “delincuentes de la derecha”.

Ayer, una multitud que aún no sale de la conmoción asistió a los funerales de las seis víctimas. “Eran unos niños, no eran delincuentes”, gritaron al paso del cortejo fúnebre.

Con llantos y gritos, familiares de las víctimas desmintieron la versión oficial de lo ocurrido, con la que el Gobierno intenta inculpar a los manifestantes.

“Nos tiraron bombas que explotaron dentro de la casa y se comenzó a quemar todo. Las turbas y la policía dispararon para que nadie saliera. Los niños lloraban en la sala, mis familiares se quemaron vivos”, narró una de las sobrevivientes al Canal 15 de televsión.

Ella, junto a una hermana de 13 años, que está hospitalizada, lograron salvarse al saltar a un balcón de la casa de tres plantas, mientras escuchaban los gritos del resto de sus familiares. La mujer negó que su familia fuera simpatizante del partido gobernante. “El Gobierno dice que mis padres participaban con los sandinistas y eso es una gran mentira. Solo somos militantes de Jesucristo”, expresó.

Antonia Urrejola, relatora especial para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo a través de Twitter que es “imperativo” investigar lo ocurrido, al tiempo que pidió “determinar responsables inmediatamente”.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) denunció una “campaña de odio” contra cuatro sacerdotes católicos en Masaya, a quienes el Gobierno acusa de proteger a los opositores. El organismo señaló que las acusaciones son falsas y que los religiosos son víctimas de hostigamientos y amenazas.

La CPDH informó sobre tres heridos en Masaya, a 25 kilómetros de Managua, y cinco detenidos con paradero desconocido en la localidad de Nindirí.

Nicaragua cumple hoy 60 días de crisis, sin encontrar aún una salida al peor conflicto desde el derrocamiento del dictador Anastasio Somoza. en 1979. (DPA)

En Esta Nota

Nicaragua
Comentarios