Con la Caja Popular, Manzur sella su relación con la Bancaria

Jairala renunció a la intervención, que quedaría al mando del subinterventor Díaz.

16 Jun 2018
1

RENUNCIA. Jairala y Nazur retornarán a sus sendos puestos anteriores en Economía y en la Fiscalía de Estado. la gaceta / foto de josé nuno (archivo)

El corrillo de las últimas semanas fue confirmado en los pasillos de Casa de Gobierno. Eduardo Jairala dejó la intervención de la Caja Popular de Ahorros, el organismo crediticio provincial. Está previsto que el funcionario retorne como asesor en el Ministerio de Economía. Ése no será el único cambio en la cúpula de la CPA: el subinterventor Federico José Nazur volvería a la Fiscalía de Estado. Los decretos con las nuevas designaciones y movimientos, firmados por el gobernador, Juan Manzur, se difundirían el lunes. José Díaz, el otro subinterventor de la actual gestión, quedaría al mando de la Caja Popular de manera interina.

Jairala y Nazur habían asumido el 17 de noviembre al frente de la Caja Popular de Ahorros, en lugar de la conducción que encabezó Armando Cortalezzi. Este renunció para retornar a su banca en el Concejo Deliberante de la Capital. El acuerdo político, en el que intervino el Gobernador, era que Cortalezzi unificara los votos de los concejales de la oposición para ocupar la presidencia del órgano vecinal, tal y como ocurrió semanas después.

Hasta noviembre del año pasado Jairala se desempeñaba como secretario de Hacienda, pero hace varias décadas ya había ocupado cargos jerárquicos en la Caja Popular. “Creo que estamos frente a un hombre con experiencia suficiente para dirigir a la entidad”, había dicho Manzur cuando había oficializado el anuncio. El mandato de Jairala duró poco más de un semestre.

El subinterventor Nazur había dejado en la Fiscalía de Estado el cargo de fiscal adjunto para asumir en el organismo crediticio. Está previsto que retorne al mismo cargo, pero no implicará el desplazamiento de su sucesor Aldo Jarma, sino que ahora habría dos fiscales adjuntos, ambos bajo las órdenes de Daniel Leiva, titular de la Fiscalía de Estado.

Si bien está previsto que la semana que viene se oficialicen los decretos, funcionarios de Casa de Gobierno aseguran que Díaz, abogado de varios sindicatos y del gremio bancario, asumirá el control del organismo. De hecho, mantuvo ayer ya reuniones con los responsables de algunas de las gerencias de la CPA.

Díaz llegó al cargo de subinterventor en marzo, como parte de un acuerdo político entre Manzur y el sindicato que encabeza el legislador Eduardo Bourlé, y cuyo principal referente es el dirigente nacional Carlos Cisneros.

Los cruces entre el Gobierno provincial y la Bancaria marcaron el final del último gobierno de José Alperovich (asumió en 2003 y fue reelecto en 2007 y en 2011). El momento de mayor tensión en el conflicto estalló a finales de 2012, cuando Alperovich pidió autorización a la Legislatura para sacar Letras del Tesoro. En ese momento, desplazó al interventor Eduardo El Eter por Cortalezzi y se inició un enfrentamiento de varios años. El comienzo del mandato de Cortalezzi fue conflictivo: cesanteó a 33 empleados del organismo y se desató un enfrentamiento con episodios violentos entre dirigentes sindicales y el funcionario.

Con la llegada de Manzur al Poder Ejecutivo comenzaron los acercamientos entre el Gobierno y los dirigentes gremiales, principalmente con Cisneros y con Bourlé. Apenas asumió, por ejemplo, se dispuso la reincorporación de la treintena de despedidos. En el medio, la Provincia afrontaba ya un proceso judicial desfavorable. Ese pleito, encarado por la Bancaria, tenía al actual subinterventor Díaz como uno de los abogados litigantes en favor de los trabajadores.

El acercamiento posibilitó que, en los comicios legislativos nacionales del año pasado, la Bancaria “jugara” políticamente en favor de la lista oficial.

Comentarios