Pérez Reverte y el regreso de Lorenzo Falcó - LA GACETA Tucumán

Pérez Reverte y el regreso de Lorenzo Falcó

un canalla seductor en la Guerra civil española

17 Jun 2018
1

DESPLAZAMIENTOS. Aunque el título del libro de Pérez Reverte alude a una historia de amor, la intriga es central.

 NOVELA

EVA

ARTURO PÉREZ REVERTE

(Alfaguara - Madrid) 

Arturo Pérez Reverte vuelve sobre el personaje de Lorenzo Falcó un estereotipado antihéroe. Todavía pueden encontrarse rastros del escritor de enigmas o del capitán Alatriste, pero, en este caso, el esfuerzo narrativo se concentra en la acción. El espía, un canalla seductor, actúa durante la Guerra civil española. Una suerte de moderno James Bond sin los atributos morales que la figura tradicional suele ostentar. Desde las primeras páginas mata con maestría, cautiva, atrapa, incluso a la fuerza, mujeres sin distinciones, se mueve incansable y displicente en un mundo sórdido y apasionante. “Un psicópata” le dice el Almirante su protector. “No conozco a nadie en el duro mundo en que vivimos capaz de manejar lo cruel y lo oscuro con la naturalidad con la que lo haces tú. Eres un actor perfecto, un truhan redomado y un criminal peligroso”. Su linaje es el de los grandes villanos de un mundo extinguido. Si bien el título señala la curiosa historia de amor queda opacada. Eva es una convencida agente comunista que actúa en la guerra civil española y todavía cree en sacrificarse por futuro de la Humanidad. También es implacable y peligrosa, puede ser salvaje. “Nunca lo habían engañado antes, recordó absorto. Nunca una mujer, y nunca de esa manera. Eva Neretva. se había revelado maestra indiscutible del juego turbio, arriesgado, que jugaban ambos, con una frialdad tan soviética. Casi inhumana”.

El lugar de la acción es Tánger, el año, 1937. La misión de Falcó consiste en apropiarse del oro que lleva un barco mercante republicano a la Rusia de Stalin. Custodiado por un barco nacionalista será bombardeado en cuanto abandone el puerto. El espía deberá impedirlo comprando al capitán. En el barco va Eva quien ha sido salvada en la primera novela de la saga. Los verdaderos héroes acaban siendo los dos capitanes que cobran una estatura distinta y reivindican una ética del mar Las descripciones de la ciudad de Tánger rescatan el misterio de un lugar denso en lugares. La experiencia de Pérez Reverte como corresponsal de guerra le permite ser convincente.

La novela responde a todas las reglas del folletín, inclusive en la vulgaridad del lenguaje. Como otras obras del escritor cuyo ejemplo más acabado es La Reina del Sur, está hecha para ser absorbida por el cine o la serie. No tiene el trabajo con los lenguajes y mundos de obras como La piel del tambor o La carta esférica. “Es un error mirar el pasado con ojos del presente”, dice Pérez Reverte. La suya es una narración anacrónica que mira hacia atrás en muchos sentidos. Esto no resta el placer que el lector de aventuras encontrará entre sus páginas.

© LA GACETA

CARMEN PERILLI

Comentarios