El sábado contará con el esperado retorno de Perú a un Mundial

Paolo Guerrero es el arma principal con la que contará el equipo incaico.

15 Jun 2018
1

LA DUDA. Paolo Guerrero lleva varios partidos oficiales sin jugar en la selección. REUTERS

Luego de 36 años, de nueve presidentes que ocuparon (con diversa suerte) el Palacio del Gobierno de Lima y de 19 directores técnicos, Perú vuelve a un Mundial.

Tan larga fue la espera que ninguno de los 23 jugadores que integran el plantel de Ricardo Gareca había nacido en 1982, año en que Perú había disputado su último Mundial. Debutará a las 13 de hoy, ante Dinamarca, por la primera fecha del Grupo C, que se completa con Francia y Australia.

La ansiedad se manifiesta en el éxodo de más de 15.000 peruanos que invadieron Saransk, una pequeña ciudad de 300.000 habitantes, ubicada 600 kilómetros al este de Moscú. La cifra impacta: hoy, un 5% de la población de esa localidad es peruana.

El duelo entre “incaicos” y daneses se presume muy parejo. Los dos equipos defenderán una racha de 15 partidos y 18 meses sin perder. La selección de Dinamarca, incluso no recibió ningún gol en lo que va del año. El equipo de Perú arrastra el mayor invicto de su historia -su última derrota había ocurrido en noviembre de 2016, con un 0-2 ante Brasil-, superior a los 12 partidos que habían sumado entre 1937 y 1942.

Fiel a su estilo, Gareca no confirmó la formación que mañana se presentará en el Mordovia Arena; pero cabe una sorpresa posible: que Paolo Guerrero no sea titular.

Las últimas prácticas sugieren que entre el delantero de Flamengo y Jefferson Farfán -la otra figura internacional de Perú- sólo habrá una vacante para el equipo que comenzará jugando.

Guerrero llevaba varios meses inactivo hasta el 31 del mes pasado, cuando un Tribunal de Justicia de Suiza le levantó la suspensión por doping. Mientras tanto, Gareca y Perú habían conseguido muy buenos resultados con Farfán en su lugar; incluida la clasificación al Mundial, por medio del repechaje contra Nueva Zelanda.

En la conferencia de prensa que brindó ayer, Gareca dejó en claro que priorizará el funcionamiento por sobre los nombres. “El equipo sabe lo que tiene que hacer en el campo de juego”, respondió cuando le preguntaron si el regreso de Guerrero le había implicado un reto táctico. “Todo el tiempo estuvimos abocados a tomar decisiones para el Mundial”, agregó.

Algunos metros por detrás de Guerrero o Farfán, seguramente mantendrán sus lugares los tres media puntas, Edison Flores, Christian Cueva y André Carrillo, que garantizan un juego fluido.

Hacia los octavos

Para Perú será su quinto Mundial -disputó los de 1930, 1970, 1978 y 1982-. Logró sus mejores actuaciones en México 70 y en Argentina 78, cuando alcanzó la segunda ronda. Según Gareca, ahora también apuntan a superar la fase grupos. “Somos un equipo que se plantea hacer el mejor papel posible; por tanto el objetivo es clasificar”, puntualizó.

Comentarios