“Refleja la presencia de más mujeres en la UNT”

Betina Garrido, especialista en género, reflexiona sobre las abanderadas

16 Jun 2018

A partir de la década del 90 todas las universidades del país comenzaron a transitar un proceso de feminización. Carreras que tradicionalmente tenían una mayor presencia de varones, comenzaron a equilibrar sus matrículas y, en algunos casos, la estadística se dio vuelta. En ese mismo proceso, aunque en menor medida y más lentamente, más mujeres comenzaron a ocupar cargos directivos, algo raramente visto. Que hoy 11 de los 13 abanderados de la UNT sean mujeres responde, en parte, a ese proceso de feminización.

La explicación pertenece a Betina Garrido, docente de Historia, especialista en estudios de género y autora de una tesis sobre la participación de las mujeres en el espacio universitario, entre muchas otras investigaciones.

“No me sorprende esa mayoría. Demuestra la mayor presencia de mujeres en la institución. Es un proceso que se viene dando en las últimas tres décadas”, explica la académica, y lo celebra: “me parece bárbaro que las mujeres estén ocupando espacios que antes no ocupaban. Y que incluso en facultades tradicionalmente de varones, donde muchas veces sufren violencia y lo mismo estudian y se reciben, puedan lograr los mejores promedios”, destacó.

En perspectiva

Sin restar los méritos que implican llevar la bandera, lo que demuestra una dedicación al estudio sostenida, Garrido también lo relativiza, por considerarlo un sistema, de algún modo, insuficiente. “Un chico o una chica que viene de Lules a dedo, o el que tiene que atravesar la ciudad caminando para llegar a la facultad, o el que trabaja de noche en una estación de servicio y se duerme en clase... bueno, no puede estar 100% enfocado o enfocada en el estudio y difícilmente alcance el promedio de alguien que sólo tiene que dedicarse al estudio”, comparó. Además, invitó a reflexionar si la discriminación a las mujeres que ella advertía en los 90, no es la misma que ahora se ejerce, por ejemplo, contra las personas transexuales. “A las cuestiones de los méritos las pongo en perspectiva, porque no podemos nunca dejar de ver las condiciones socioeconómicas”, finalizó.

Comentarios