Greta y Marilyn actúan para no morir

Susana Santos y Elba Naigeboren protagonizan a dos actrices en “Taquicardia”, una creación colectiva dirigida por César Romero

16 Jun 2018
1

ACTO DE RESISTENCIA. Susana Santos y Elba Naigeboren vuelven a coprotagonizar una obra teatral, en la que componen a dos actrices en decadencia. FOTOS DE BELINDA QUINTEROS / GENTILEZA DE CÉSAR ROMERO

ESTRENO
• A las 22 en Sala Ross        (Laprida 135).
ESTRENO
• A las 22 en Sala Ross
 (Laprida 135).

Greta y Marilyn son dos mujeres atravesadas por el desamor, el deseo y la sangre. Sombras espectrales de lo que fueron, cada uno de sus actos motiva una evocación, una manera de traer al presente lo que ya no va a ser en un relato de perdedoras.

“Protagonizan una épica mínima y conmovedora son su gesto de actuación frente al olvido. Es un acto de resistencia frente al fracaso, a la soledad final del artista, al que solo le quedan sus artefactos, pequeños recursos para hacer presente un pasado donde el éxito estuvo cerca, al alcance de la mano”, plantea César Romero sobre “Taquicardia”, la obra en la cual dirige a Susana Santos y a Elba Naigeboren y que esta noche estrenará en Sala Ross.

- ¿Cómo fue el proceso de construcción de esta obra?

- Es una creación colectiva con las actrices. La hicimos entre los tres, con la asistencia en dirección de Luciana Guiot. Comenzamos a trabajar con Susana, quien me propuso sumar a Elba, porque ambas habían compartido escenario hace tiempo en diferentes momentos. Me sedujo sobremanera la biología escénica entre ellas. Hace un año y medio empezamos a juntarnos y a leer obras que habían sido representadas o no por alguna de las dos, y nos juntamos en el camarín de Casa Luján para improvisar y para jugar en base a consignas de personajes icónicos. Así fueron atravesadas por todo el universo que cada una tiene sobre el teatro, con sus miradas sociales, cultural e intelectual.

- ¿Fue difícil elegir?

- No lográbamos decidir qué hacer y mucho menos qué final darle a lo que queríamos hacer. En el lugar donde trabajábamos había elementos de distintas obras, y se transformó en un espacio poetizado por todos los objetos y elementos sígnicos usados en diferentes puestas en los 14 años de la sala. Aparecieron naturalmente así las distintas puestas que hicimos con el grupo, incluso “Amar amando”, la última obra que hice con Elba. Fui tramando de esa forma un subtexto sobre lo que ya había hecho para estructurar esta nueva.

- ¿En qué derivó esa labor?

- En un homenaje a Elba y a Susana, y en otro tributo paralelo a Casa Luján, que ya cumplió un ciclo en el lugar donde está todavía. Sobre todo, hay un homenaje al teatro en tres planos discursivos que funcionan como velos.

- Elba es bautizada Greta, y se deduce que es la Garbo; y Susana, Marilyn, por la Monroe.

- Exacto, pero además ellas se hacen cargo de muchos otros personajes, desde la poética de Federico García Lorca o Carlos Fuentes, a “El reñidero” de Sergio de Cecco, por ejemplo. Se meten en personajes femeninos icónicos del teatro mundial. Como son actrices con un gran profesionalismo, las responsabilidades de la puesta se comparten. Es muy distinto de cuando encaro proyectos con actores en formación o con mis alumnos.

- Estrenan en Sala Ross, lo que implica otro distanciamiento más.

- Con mi grupo hicimos puestas en casi todas las salas de Tucumán, pero nos faltaba la Ross. Lo pensé desde ahí, desde el deseo de concretar ese cruzamiento con otros espacios teatrales.

- Además de dirigir, estás actuando en “Sequedad”, con Verónica Kempf y bajo la conducción de Diego Bernachi. ¿Cómo llevás adelante ambos roles?

- Con mucha pasión, porque tenía deseos brutales de volver a actuar en escena. Hace mucho tiempo que no actuaba y este año tomé la decisión de darme nuevamente el espacio de poner el cuerpo en la interpretación, que es un placer enorme que me compromete a fondo con esta profesión. Lo estoy llevando bien.

- En julio te vas a dictar talleres convocado por el Instituto Nacional de Teatro.

- Sí, será en la región NEA donde voy a trabajar en una residencia de actuación para seis actores, uno por provincia, al mismo tiempo que Jorge Villegas, de Córdoba, dictará una de dirección. El proyecto es que al finalizar los 12 días de taller podamos presentar cuatro obras breves completas. Es muy interesante la idea porque será una tarea conjunta.

Comentarios