El simpático lobito “Zabivaka” es la estrella del merchandising del Mundial

11 Jun 2018

MOSCÚ.- Tiene una piel suave, sonríe y mira a los ojos con amabilidad y estará presente en todos los lugares en los que los hinchas celebren durante el Mundial de fútbol. Se trata del lobo “Zabivaka”, la mascota del Mundial de Rusia 2018.

Con unas cancheras gafas deportivas de color naranja y su camiseta de fútbol, este “pequeño goleador” -tal podría resultar una buena traducción del Ruso- ya había sido el favorito de los anfitriones rusos durante la Copa Confederaciones en 2017 -la 10° edición de esta competencia, que enfrenta a los campeones de las seis confederaciones que integran la FIFA, se disputó en Rusia, entre el 17 de junio y el 2 de julio del año pasado-. Ahora, desde hace unos cuantos días, ya les está dando la bienvenida a los visitantes de todo el mundo, que se llegan hasta ese país para alentar a sus respectivas selecciones.

Ekaterina Bocharova, una estudiante de diseño de Tomsk en Siberia, había creado este simpático animal. Según había fundamentado al momento de presentar su propuesta, los lobos se caracterizan por tener perseverancia, por jugar en equipo y, además, por ser típicos de Rusia. Los medios de aquel país había difundido que por los derechos de “Zabivaka”, la joven había recibido apenas unos cientos de dólares.

No obstante, a partir de la Copa Confederaciones, comenzaron a venderse numerosos artículos de merchandising, con la imagen del lobo futbolista.

Según cuentan quienes ya caminan por las calles de Moscú, el peluche de “Zabivaka” es la vedete de las ventas, junto con las remeras en las cuales aparece dibujado. Porque, por supuesto, todo aquel que pisa aquella lejana tierra busca traer un souvenir oficial del Mundial. Los comerciantes lo saben; debido a ello, modificaron sus vidrieras, que ahora muestran prácticamente todo lo relacionado con la máxima competencia deportiva.

Juguetes plásticos que muestran al lobito pateando la pelota, haciendo jueguito o celebrando un gol también se venden como pan caliente. Y luego, los típicos recuerdos: gorros, bolsos y mochilas, tazas, llaveros, imanes para heladeras y pelotas; todos estos con la figura de un sonriente “Zabivaka”. (DPA-Especial)

Comentarios