Tucumán pide un crédito federal para obras

Con un financiamiento estimado en $ 500 millones, el Poder Ejecutivo buscará encarar una decena de obras contra inundaciones. Según el Ministerio de Economía, los proyectos ya fueron presentados durante 2017. El planteo fue realizado ante el Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional

07 Jun 2018 Por Marcelo Aguaysol
1

A 24 días de que termine el semestre, el Poder Ejecutivo mantiene a rayas la ejecución presupuestaria para garantizar un piso de $ 700 millones como superávit financiero, es decir, el excedente al comparar los ingresos menos los gastos, incluyendo la deuda. De esa manera, la gestión del gobernador Juan Manzur mostrará al Gobierno nacional que hizo los deberes para constituirse en una de las primeras provincias que presenta resultados acordados bajo la Ley de Responsabilidad Fiscal. Pero, a la vez, lo pone en la grilla entre los distritos que califican como sujeto de crédito. En ese sentido, Manzur confirmó ayer a LA GACETA que formalizó un pedido de un crédito de $ 500 millones, como mínimo, para encarar obras de prevención contra inundaciones, reparación de caminos y puentes y encauces de ríos.

¿Por qué apelar a un financiamiento estatal más que a uno privado, como por ejemplo los que ofrecen el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)? Tanto el gobernador como su ministro de Economía, Eduardo Garvich, consideran que, en las actuales condiciones del mercado de capitales, el préstamo más conveniente es la línea que ofrece el Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional, con una tasa de hasta el 16% anual y un plazo de devolución de entre 10 y 12 años.

El Fondo Fiduciario depende del Ministerio del Interior, a cargo de Rogelio Frigerio, que vino el martes a Tucumán para la inauguración de la nueva terminal de Concepción y de obras de hábitat en Lules. Tucumán fue uno de los distritos que menos aprovechó este tipo de financiamiento nacional. De acuerdo con las planillas disponibles en el sitio web del Fondo Fiduciario, la Provincia utilizó unos $ 72 millones en los últimos 20 años para encarar trabajos vinculados con obras viales y en hospitales. De ese total, están pendientes de pago alrededor de $ 9,7 millones con los que se financiaron los trabajos en la avenida de Circunvalación Oeste de esta capital, según la planilla de la Contaduría General de la Provincia. Este año se cancelará la mitad de ese endeudamiento, por lo que se ampliaría el margen para acceder a otros créditos.

¿Cómo se realizan las gestiones? Las provincias deben dictar una ley autorizando el endeudamiento, otorgando en garantía fondos de coparticipación, indica el Fondo Fiduciario. La Nación, a su vez, debe tener autorizado el endeudamiento e incorporada la obra en la Ley de Presupuesto. Técnicos del Ministerio de Economía de la provincia informaron ayer a nuestro diario que el Gobierno ya presentó, en 2017, la documentación para encarar una decena de obras prelluvias. Para actualizar el interés del distrito en acceder al préstamo, Manzur dictó un decreto.

Gestiones

El martes, el gobernador habría formalizado el pedido al ministro del Interior, aprovechando su visita a Tucumán. Frigerio dio señales de que los distritos menos comprometidos en sus finanzas pueden acceder al crédito federal. Y dejó en claro que el préstamo stand-by que se gestiona ante el FMI no incluye cláusulas de ajustes para las provincias. “El acuerdo con el FMI no incluye metas para las provincias. Las provincias tienen, en promedio, un desempeño fiscal muy bueno, mejor que el del Gobierno nacional, en línea con la decisión del Presidente de transferirles recursos como nunca antes y de construir un país federal en serio”, remarcó el ministro nacional.

Al ser consultado sobre las palabras de Frigerio, el gobernador reiteró que acompañará la gobernabilidad del país y que Tucumán “hizo todos los deberes para que no haya déficit fiscal”. “No tomamos financiamiento en dólares y tenemos libre la coparticipación”, remarcó.

De hecho, Tucumán fue uno de los distritos más favorecidos en la distribución de los recursos coparticipables en lo que va del año. Además, la recaudación de impuestos provinciales roza los $ 1.400 millones mensuales, unos $ 200 millones más que el promedio establecido en el Presupuesto para este año. Parte de esa expansión de ingresos obedece al impacto del incremento de las alícuotas del impuesto sobre los Ingresos Brutos en algunas actividades económicas. Sin embargo, ese incremento puede desacelerarse a partir del año que viene, ya que, de acuerdo con lo firmado en el Consenso Fiscal, las provincias deben empezar a disminuir la carga tributaria en cada distrito. Así las cosas, se estima que el Presupuesto 2019, en un año electoral, sea cercano a los $ 72.000 millones.

“El esquema establecido mediante el Consenso Fiscal y la Ley de Responsabilidad Fiscal establecer un paulatino descenso del gasto público, además de la baja de impuestos. Uno y otro pueden compensarse durante 2019”, indicó a LA GACETA el economista Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). El experto acotó que esa baja de la carga impositiva es necesaria para el desarrollo de la actividad económica en cada una de las provincias y para la creación de más empleos.

Según un reporte del Iaraf, la recaudación de impuestos coparticipables creció en el andarivel del 38,9% en el acumulado de enero a mayo, a una menor velocidad que los envíos a provincias (44,8% interanual).

Por restituciones de la precoparticipación, consenso fiscal y otras compensaciones, el consolidado de provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) incrementó su participación en los recursos que se recaudan a nivel nacional en concepto de impuestos internos coparticipables, acota. En el acumulado a mayo de 2017 el nivel subnacional obtuvo el 51,7% de los impuestos recaudados internamente, mientras que en el de los primeros cinco meses de este año la participación aumentó hasta el 55,8%, finaliza el Iaraf.

Comentarios