Cinco firmas pujan por un centro para adictos

Se abrieron los sobres con las ofertas de las empresas para terminar el Centro Preventivo Local de Adicciones en La Costanera. La obra, presupuestada en $ 22,9 millones, podría adjudicarse la semana que viene. Los vecinos esperan que esta vez sí se concluya

07 Jun 2018
1

COTEJO. Los funcionarios provinciales Quinteros (izq.) y Tolosa (der.), encabezaron la apertura de las propuestas para la construcción del establecimiento. comunicaciontucuman.gob.ar

En una semana se conocerá qué empresa contratará el Gobierno provincial para volver a construir un centro de día para adictos en La Costanera. Funcionarios del Poder Ejecutivo (PE) realizaron la apertura de pliegos de las empresas que se presentaron en el cotejo de precios del Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla).

“El martes hicimos la apertura de los pliegos, se han presentado cinco empresas: Gama, Nesol, Armengol, Abraham Tek y Cuadrado SRL”, explicó Alfredo Quinteros, titular de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU). Y agregó: “la Comisión de Adjudicación deberá analizar la información. El expediente será evaluado por el Tribunal de Cuentas y si no hay observaciones, se firma el contrato la semana que viene”.

“Estamos muy contentos de retomar una obra tan importante para el trabajo de las adicciones que gracias a la decisión del Gobernador -y ante la negativa de Nación-, podemos concretar”, explicó Matías Tolosa, secretario de Adicciones de la provincia. Y agregó: “entendemos que es un dispositivo necesario para la zona, es un espacio de referencia para la comunidad y los técnicos del Ministerio (de Desarrollo) que ya sostienen un trabajo en el barrio”.

El nuevo proyecto fue presupuestado en $ 22,9 millones (el plazo de ejecución es 11 meses). Todas las firmas ofrecieron construir la obra por valores superiores a lo presupuestado: Gama ($ 23,8 millones), Nesol ($ 24 millones), Armengol ($ 24,6 millones), Abraham Tek ($ 25 millones) y Cuadrado ($ 24,5 millones) “Nos urge iniciar la obra. Se hará en el mismo sitio y prácticamente de cero porque de la obra anterior no quedó nada”, explicó Quinteros.

El Cepla de La Costanera había comenzado a construirse en julio de 2015 con fondos nacionales. La obra (entonces presupuestada en $ 12,5 millones) estaba a cargo de la firma ByM SRL, que pertenecía a parientes del ex secretario de Obras Públicas, Oscar Mirkin.

El diseño original preveía la construcción en seco, con perfiles de aluminio. Los trabajos cesaron por la falta de pago de los certificados de obra durante el final del kirchnerismo y los primeros meses del macrismo. Alcanzó un avance del 43%. Los vecinos dijeron que los transas del barrio habían ordenado a los chicos adictos que saquearan la estructura en pie. Desde octubre del año pasado sólo queda el contrapiso. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, había afirmado en marzo que ese proyecto no se realizaría. Un día después, el gobernador Juan Manzur anunció que el centro se haría con fondos provinciales. La nueva construcción será con los métodos tradicionales: cemento y ladrillos.

Una nueva esperanza

Los vecinos del barrio tomaron con escepticismo la apertura de los sobres del cotejo de precios. “Es una buena noticia que avance una etapa para que vuelva a empezar la construcción del Cepla. El problema es que a nosotros, como vecinos que marchamos para pedir que se haga, como promotores del proyecto, nunca nos invitó (el ministro de Desarrollo Social) Gabriel Yedlin, para preguntarnos cómo debería ser el centro, qué necesitamos”, achacó Ángel Villagrán, carpintero de La Costanera y miembro de la Hermandad de los Barrios (colectivo de siete villas que reclama una política de Estado contra las adicciones y el narcotráfico).

“Queremos que el comedor de noche para chicos adictos, que funciona en la casa de una vecina y lo mantienen chicos que se recuperan de las adicciones con psicólogos del mismo ministerio, funcione adentro del Cepla”, continuó Villagrán.

Liliana Silva, madre de dos chicos con problemas de adicción al paco, pidió que esta vez sí se termine el centro.

“Ya nos tocó ver entusiasmados como avanzaba la obra, se detenía y quedaba en la nada. Que la plata sea aprovechada, no como la otra vez que se gastó en construir a medias. Es fundamental el Cepla para dar contención y asistencia, para ayudar a los chicos adictos. Muchos niños de 10 o 12 años consumen, dejan la escuela. Si ellos van a ahí podrán recuperarse, aprender a leer, aprender oficios. Podrán tener lo que soñamos todos los padres: que nuestros hijos tengan salud, educación y trabajo”, finalizó.

Comentarios