"La Argentina queda mal, esto es algo muy triste", dijo el embajador de Israel

La suspensión del partido amistoso que debía jugarse en Jerusalén tuvo repercusiones políticas. El Gobierno argentino tomó distancia de la decisión de la AFA.

06 Jun 2018
1

DECISIÓN. Los jugadores optaron por no jugar y evitar las polémicas. REUTERS

El amistoso que debía jugar Argentina en Jerusalén ante el seleccionado de Israel no sólo se suspendió, sino que se transformó en un conflicto diplomático importante. Españoles y argentinos con ascendencia palestina fueron al ensayo de ayer, en Barcelona, con banderas, camisetas pintadas de rojo y consignas en forma de amenaza: ¡no vayan a jugar a Israel!", exigieron. Los jugadores escucharon y decidieron no viajar.

El embajador de Israel en Buenos Aires, Ilan Sztulman, lamentó hoy la cancelación del amistoso que iban a disputar los seleccionados de ambos países. "(Lionel) Messi y Argentina son ídolos para nosotros. El fútbol es un deporte hecho para hacer puentes, no para destruirlos; simplemente tuvieron miedo", dijo sobre la decisión de los futbolistas.

En declaraciones a Radio Mitre, Sztulman agregó que lo ocurrido "no cambiará la relación de amistad con Argentina, pero queda mal, es una situación muy triste". El duelo iba a realizarse el sábado 9 de junio a las 15.30 (hora de nuestro país) en el estadio Teddy Kollek de Jerusalén, informó el portal "Infobae".

"¿Dónde no hay conflictos? Hay conflictos en todo el mundo y el fútbol y los deportes sirven para cambiar este fenómeno de guerras entre pueblos. Rusia tiene un conflicto con Crimea y la Selección Argentina va a jugar allá", recordó Sztulman.

Postura oficial argentina

El Gobierno argentino tomó distancia de la decisión de la AFA de suspender el partido amistoso que la selección de Lionel Messi iba a jugar el sábado con Israel en Jerusalén por cuestiones de seguridad.

"La Cancillería no intervino en la organización del partido, tampoco tomamos la decisión de que hubiera un traslado del amistoso de Haifa a Jerusalén. Cuando esto se hizo público tomamos contacto con la AFA para alertarlos por las sensiblidades y la delicadeza que tenía el tema", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Jorge Faurie.

"Entiendo que la AFA tenía compromisos contraídos, ellos siguieron adelante y ahora ellos mismos tomaron esta decisión por la inquietud que transmitieron los jugadores", sostuvo el canciller en declaraciones a radio "Mitre".

Faurie subrayó que "el hecho de que un evento deportivo despierte una situación de animosidad nunca es bueno, el deporte tiene que servir para unir". "Pero entiendo que los jugadores de la selección, ante una serie de amenazas, se han sentido inquietos y han preferido no hacer este partido", declaró.

El jefe de la diplomacia argentina advirtió además que "el nivel de las amenazas de esta oportunidad superaba aquellas que en algún momento había hecho ISIS" a Messi.

El canciller argentino confirmó que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió el martes al presidente argentino, Mauricio Macri, que intercediera en el tema, pero no dio precisiones sobre el diálogo ni cómo quedó la relación bilateral.

"Esta es una decisión que tomó la AFA. Cada uno tiene que aceptar las responsabilidades que tiene en la toma de decisión, la AFA es una institución muy vinculada con los argentinos y con el Gobierno pero es independiente", remarcó el canciller.

Comentarios