Alemania 2006: Zidane y Elizondo, protagonistas de la final

01 Jun 2018
1

HISTÓRICO. Aquel cabezazo a Materazzi le costó la tarjeta roja a Zidane.

Se jugaba el alargue del partido definitorio del Mundial de Alemania 2006. A los 7 minutos del primer tiempo, Zinedine Zidane había marcado el 1 a 0 para Francia, de penal. Marco Materazzi había empatado para Italia, 11 minutos después. Con ese resultado se cerró el tiempo reglamentario. Y comenzó el suplementario.

Como había ocurrido cuando festejaron los goles, tanto “Zizou” como Materazzi volverían a recibir las miradas del mundo. Restaban cinco minutos para que terminara el segundo tiempo extra cuando el francés golpeó con la cabeza el pecho del italiano. Horacio Elizondo no lo vio, pero cuando recibió el dato del asistente no dudó: tarjeta roja para la estrella de los “bleus”, que se quedó afuera de la definición por penales en su última Copa del Mundo.

“Agarré la camiseta de Zidane durante algunos segundos y él me habló burlándose, me miró con arrogancia de arriba abajo y me preguntó si quería su camiseta. Y yo le respondí: prefiero a la puta de tu hermana”, admitió Materazzi cuando le preguntaron sobre el inicio del incidente. “Fueron palabras muy duras, repetidas varias veces. Eran cosas muy personales, que afectan a mi madre y a mi hermana. Las escuchás una vez e intentás pasar. Las escuchás dos veces, y después una tercera vez...”, había argumentado Zidane.

El partido prosiguió. Llegaron los penales y el histórico Gianluigi Buffon le regaló a Italia su cuarta copa del mundo. El francoargentino David Trezeguet fue uno de los que sufrió al arquero italiano.

“Sé que ahora se habla mucho del cabezazo, pero me gustaría que se me recordara como algo más, porque creo que hice muchas cosas importantes en el fútbol”, declaró Zidane. En efecto, aunque aquel cabezazo está presente, a “Zizou” se lo recuerda por su fútbol.

Una mascota poco original

Goleo VI era el nombre de la mascota del Mundial. Se trataba de un león vestido con una camiseta blanca -similar a la del equipo germano-, que llevaba el número 06. Aparecía principalmente junto a Pille, una pelota que hablaba.

El estadio de la gran final

El estadio Olímpico de Berlín había sido construido en el marco de las Olimpíadas que se disputaron en esa ciudad en 1936, bajo el régimen nazi. Además de la Copa del Mundo de 2006, para la cual fue remodelado, había albergado partidos del Mundial de 1974. Tiene capacidad para 76.065 espectadores sentados y actualmente lo utiliza en la Bundesliga el Hertha BSC Berlín.

La pelota: “Teamgeist”

Como ya era -y continúa siendo- una costumbre, Adidas presentó una pelota con nueva tecnología. Se llamó “Adidas Teamgeist” y ya no tenía 32 paneles, sino solamente una docena, y sin costuras.

Comentarios