Nació en Iberá el hijo de un tapir tucumano

El padre había sido rescatado por la Reserva de Horco Molle, y la madre era de Salta

30 May 2018
1

JUNTO A LA MADRE. La pequeña cría que nació hace unos 10 días, con la piel manchada como es lo usual.

Todavía no tiene nombre. Tampoco saben cuánto pesa. Ocurre que sus padres han estado algo salvajes. Así que los biólogos han preferido mantenerse a distancia. Hace unos días, nació un tapir en vida libre en los Esteros del Iberá, en Corrientes. El animal es hijo de Nene Malo, un tapir que había sido rescatado en la Reserva Experimental de Horco Molle y liberado el año pasado en esos humedales correntinos.

La madre, India, también había llegado por aquel entonces al refugio Rincón del Socorro, como se llama el sector puntual de la Reserva Natural de Iberá donde habitan especies que se encuentran amenazadas, como estos tapires. La hembra había sido hallada en la Estación de Fauna Autóctona de Salta.

El nacimiento ha encendido las esperanzas de recuperar una especie extinguida. Actualmente, unos siete tapires viven libres en la reserva correntina. Los animales introducidos fueron donados por Tucumán y Salta. En junio pasado, nació la primera cría de tapir en esa provincia, tras 60 años de ausencia de la especie. El nacimiento del hijo de Nene Malo es el segundo en este medio siglo de reproducción en libertad.

Y esa liberación es resaltada por Juan Pablo Juliá, el director de la Reserva de Horco Molle: “están en libertad total. Hoy, esos animales se encuentran en la naturaleza. Se trata de la primera experiencia de reintroducción de tapires en el mundo”. Luego cuenta que demoraron en dar la noticia (ocurrió el 20 de mayo) porque los días iniciales suelen ser críticos.

Juliá aprovecha la ocasión para destacar, también, el apoyo de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Tucumán, y de su decano, Hugo Fernández. “Esto se condice con nuestro objetivo, de fortalecer la Reserva como un centro de conservación de especies. Se trata de reconvertir los zoológicos”, añade.

De hecho, la de Horco Molle es la segunda reserva de tapires del país gracias a su programa de reproducción en cautiverio. En 2016, murió allí un tapir hembra de 34 años, considerada uno de los ejemplares más viejos del mundo que vivía en cautiverio y un ícono de la conservación. Actualmente, cinco tapires pasan sus días entre esas serranías.

Devolverlos a su casa

El tapir es el mayor mamífero terrestre de Sudamérica, pero en la Argentina está en peligro de extinción. En los últimos 100 años, su distribución en el país se redujo a la mitad. Y esa población remanente también se encuentra en retroceso. Las razones de esa desaparición son el empobrecimiento de su hábitat y la cacería.

Hace 200 años, en cambio, habitaba en nueve provincias: Tucumán, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Misiones, Corrientes y Entre Ríos. En 1975 fue cazado el último ejemplar del que se tiene registro. Al ser una especie de hábitos forestales, contribuye al funcionamiento de los ecosistemas debido su rol de dispersor de semillas.

El lugar seleccionado para restablecer los tapires argentinos es la Reserva Natural Iberá, de Corrientes. Es administrada por la fundación Conservation Land Trust, a través de su proyecto para la restauración de la fauna extinta.

curiosidades 
embarazo, crías y sonidos
La gestación del tapir es de 13 meses. Nace una cría por vez. Las crías tienen la piel manchada, para camuflarse en el medio ambiente. Cuando son adultos, las manchas desaparecen. Suelen hacer sonidos como chasquidos o silbidos, por lo general para comunicarse con sus crías, que quedan entre la vegetación cuando las madres salen a buscar alimentos.
conservación 
¿por qué es importante?
Juan Pablo Juliá, miembro de Tapir Specialist Group, explica que se trata de una especie de bandera: ocupa grandes extensiones de terreno y bajo su paraguas se puede conservar otras especies. Son arquitectos del paisaje y ellos mismos conservan sus ecosistemas. Forma parte de las comunidades autóctonas de Argentina. Se le atribuyen usos medicinales.

> Curiosidades 
Embarazo, crías y sonidos

La gestación del tapir es de 13 meses. Nace una cría por vez. Las crías tienen la piel manchada, para camuflarse en el medio ambiente. Cuando son adultos, las manchas desaparecen. Suelen hacer sonidos como chasquidos o silbidos, por lo general para comunicarse con sus crías, que quedan entre la vegetación cuando las madres salen a buscar alimentos.

> Conservación 
¿Por qué es importante?

Juan Pablo Juliá, miembro de Tapir Specialist Group, explica que se trata de una especie de bandera: ocupa grandes extensiones de terreno y bajo su paraguas se puede conservar otras especies. Son arquitectos del paisaje y ellos mismos conservan sus ecosistemas. Forma parte de las comunidades autóctonas de Argentina. Se le atribuyen usos medicinales.


Comentarios