Cuál es el origen de “Machirulo”, el término que empleó Cristina para cruzar a Macri

La ex presidenta cargó contra el Jefe de Estado, quien le pidió a senadores peronistas que no se dejen conducir “por las locuras que impulsa Cristina Fernández de Kirchner”.

29 May 2018
1

EN TWITTER. Cristina usó una palabra extraña para contestarte a Macri.

Un extraño y desconocido término fue el elegido por la senadora Cristina Fernández para responderle al presidente Mauricio Macri, luego de que el mandatario pidiera a los senadores peronistas que no se dejen conducir “por las locuras que impulsa Cristina Fernández de Kirchner”.

“Tratar de loca a una mujer. Típico de machirulo”, fue la respuesta que publicó en su cuenta de Twitter la senadora de Unidad Ciudadana. De inmediato, el término se viralizó y empezó a formar parte de las conversaciones y debates del día.

La cuestión es que “machirulo” es un término que no existe en el diccionario de la lengua española y, por lo tanto, tiene un origen incierto. Algunos expertos coinciden en que podría tratarse de un acrónimo a partir de “macho” y “chulo”. Sin embargo, la lingüista María Stella Taboada, puso en duda esta apreciación. “Lo que normalmente sucede en muestra región al unir dos términos es mantener las mismas letras. No agregar otra. Y en este caso, debería haber quedado “machulo” y no “machirulo”, con el agregado de una r”, señaló la experta. En este sentido, Taboada confesó que jamás escuchó este término. “Indudablemente es una palabra que tiene una gran connotación machista”, señaló.

Por otra parte, la Fundación del Español Urgente lo da como un neologismo para el “hombre machista, en ocasiones asociado a quien hace gala de esa condición”. Pero también señala su empleo en ámbitos más acotados -recogido por el Diccionario gay-lésbico de Félix Rodríguez, de España-, con el sentido de “hombre gay que exhibe formas convencionalmente muy masculinas y, por extensión, es un insulto proferido contra una mujer lesbiana con apariencia muy masculina”.

Sin embargo, “machirulo” no es el único término con connotación machista que suele ser usado en nuestro país. Entre otros se encuentran:

Feminazi: de creación atribuida al político conservador norteamericano Rush Limbaugh, este neologismo ofensivo fue puesto en circulación en los años 90 para descalificar los procedimientos y discursos de militantes feministas.

Minitah: así, con h final, es tal vez la más reciente derivación del lunfardo “mina” (mujer), y derivó, entre otras voces, en el diminutivo “minita”.

Hembrismo: neologismo empleado por “misandria” (aversión a los varones) y en ocasiones confundido con el feminismo.

Sororidad: a partir de “fraternidad o hermandad”, se crea el neologismo “sororidad, es decir, hermandad de mujeres” (sores).

Empoderar: “hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”, según la definición de la RAE. En nuestro medio, el uso pronominal del verbo y la nominalización “empoderamiento” se aplican con especial frecuencia a las mujeres.

Comentarios