Pagaron por uno y vieron 30 personajes en escena

Fátima Florez deslumbró con su versatilidad, en un show lleno de humor, energía y dinamismo

28 May 2018

Por el valor de una entrada, los tucumanos vieron y disfrutaron de 30 figuras reconocidas en el escenario del Mercedes Sosa, en la noche del sábado y de ayer.

En una pantalla led, al estilo de un homenaje, se vieron imágenes de las estrellas de la Argentina, mientras se escuchaba al locutor relatar la historia de cada una de ellas. “Todas fueron tocadas por la varita mágica”, sentenció el audio. Así dio el pie para que ingresara al escenario Fátima Florez, una de las imitadoras más reconocidas del país, que supo ponerse en el cuerpo y la voz de cada personaje en un show que duró más de dos horas.

El espectáculo comenzó a las 21.15 y el primer respiro se dio cuando terminó, a las 23.30. Durante todo el show la artista no dio descanso a los espectadores: plasmó una energía única entre la entrada y la salida de cada figura que representaba, siempre ligadas en un guión ordenado y dinámico que fue escrito y dirigido por Norberto Marcos.

Los tucumanos quedaron convencidos de que Raffaella Carrá estuvo en Tucumán este fin de semana. Sucede que fue el primer personaje elegido para aparecer en escena y con el que se puede afirmar que el show comenzó en forma explosiva.

Susana Giménez fue la siguiente. Pero no estuvo sola; algunos hombres del público fueron invitados al proscenio para jugar a los clásicos juegos de la rubia y se llevaron distintos premios, desde vinos hasta $ 2.000.

Antes de que aparecieran Mirtha Legrand y Valeria Lynch, el show de Florez sorprendió con la participación de un imitador dentro del elenco: Fernando Samartín. El humorista se reencarnó en Cacho Castaña y en Sandro, perfeccionista y atento a cada detalle de los cantantes, que hicieron emocionar a las mujeres sesentonas de las primeras filas.

Músicos en vivo, coreógrafos y acróbatas brillaron en cada segmento de la artista y le dieron lujo al espectáculo. Pero la ovación desde el principio hasta el final se la llevó Julián Labruna, un joven actor premiado en Carlos Paz como Revelación 2016 y mejor Stand Up. El comediante interpretó a Rómulo Berretti, un locutor de muchos años de trayectoria que aparecía entre cada imitación para dar tiempo al cambio de vestuario de la artista principal. Su actuación se llevó el grito más fuerte del público tucumano.

Tapa de revista

Casi al final del show, Florez se plantó en el medio del escenario vestida de ella misma, sin ningún personaje impuesto. Así se animó a un sketch de 10 minutos donde armó la tapa de una revista con 19 personajes. Los hacía hablar entre ellos y cambiaba de uno a otro sólo con un giro sobre su eje bajo una luz blanca.

Era increíble ver la perfección de la imitación solamente a través de la voz y los gestos de Florez. En la tapa de la revista aparecieron personajes de la farándula, las voces más conocidas de la música argentina y también algunos funcionarios, con los que lanzó declaraciones acerca del accionar de cada uno, siempre manteniendo una neutralidad en su posición política.

Comentarios