Seis de los nueve diputados tucumanos le dijeron que sí al pedido del Arzobispo Sánchez

En su Tedeum del 25 de Mayo, monseñor Carlos Sánchez exclamó por su nombre de pila a todos los diputados tucumanos y les pidió que voten en contra del proyecto de Interrupción Voluntaria de Embarazo que se debate en el Congreso. Se tratará en la sesión prevista para el 13 de junio. Sólo Villavicencio (UCR) y Yedlin (PJ) adelantaron que votarán a favor del aborto.

27 May 2018
1

EN LA CATEDRAL. EL arzobispo Sánchez brindó un fuerte mensaje en rechazo del aborto; el gobernador Manzur también se dijo estar contra el proyecto. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

José Cano (Cambiemos)

Tengo una posición tomada, me lo habían preguntado inclusive en el debate de LA GACETA cuando fui electo diputado. Estoy a favor de la vida, ya hice publica mi posición. Me parece que el Estado tiene que garantizar poner a disposición de todos los sectores de la sociedad los avances de la ciencia para que la mujer no tenga que recurrir a un aborto por un embarazo no deseado. Me parece que se debe preservar a la mujer y a la vida del niño por nacer. Sí me parece una contradicción tremenda, en esa línea, que Tucumán esté entre las provincias que no han adherido a la ley de Educación Sexual Integral, me parece una irresponsabilidad, siendo que fueron parte del oficialismo del gobierno anterior.

Beatriz Ávila (Cambiemos)

Desde ya le respondo al arzobispo con un rotundo sí a favor de la vida. Quiero destacar su homilía porque la verdad que lo hizo desde el corazón. Fueron sabias sus palabras, al pedirnos a los representantes del pueblo tucumano ante la Nación, que apostásemos a favor de la vida. Por eso ratifico mi decisión, que ya fue tomada desde hace mucho tiempo. Me voy a pronunciar siempre a favor de la vida desde la concepción y en contra del aborto, porque la vida es el primer y mayor derecho humano. La defensa de la vida, en contra de la cultura de la muerte, es la defensa de la dignidad humana. Porque toda vida vale.

Y hago mías las palabras de monseñor Sánchez cuando dijo que es aberrante pensar que se puede eliminar la vida del otro, y más aún la del niño inocente que está en el vientre. Salvemos las dos vidas, porque valen las dos vidas: la del niño y la de la madre.

Teresita Villavicencio (Evolución Radical)

Arzobispo Carlos Sánchez, yo soy pro vida, ya que represento a todas las mujeres que no pueden hacer oír su voz y que piden poder decidir sobre sus cuerpos. Respeto su fe y su postura religiosa, pero vivimos en un país laico y eso debe ser entendido por la jerarquía eclesiástica. Entiendo que el arzobispo desde el púlpito tuvo una posición política, y la política en este caso de salud pública se resuelve en otros ámbitos, como es el Congreso de la Nación, lugar donde yo cumplo mi mandato popular. Represento a la Unión Cívica Radical, un partido que nació luchando por los derechos civiles y en ese mismo sentido voy a votar para que las mujeres puedan acceder en condiciones de igualdad a sus derechos sobre su salud sexual y reproductiva. Considero contradictorio que en Italia, lugar donde el Papa ejerce como Obispo de Roma, el aborto sea legal desde hace 40 años y que un arzobispo argentino nos pida votar en contra. Me lleva a preguntarme cuál es la diferencia entre los derechos de las mujeres italianas y las argentinas. Sin dudas, la diferencia está dada por el laicismo de la sociedad y el respeto a las instituciones de la República.

Alicia Soraire (Frente para la Victoria)

Yo fui a la marcha a favor de las Vidas. Mi postura es en favor de la defensa de las dos vidas, la mujer y el niño por nacer. Por eso es necesario trabajar fuerte en políticas de educación sexual.

Facundo Garretón (Cambiemos)

A nivel personal, y de acuerdo con mis creencias y valores, estoy a favor de la vida y en contra del aborto.

También hay que analizar esto desde un punto de vista de salud pública y legislativa. Estoy convencido de que el Estado debe intervenir para reducir la cantidad de abortos y tengo una responsabilidad como legislador nacional y representante de los tucumanos de votar al respecto.

En ese sentido, al momento de votar en el Congreso, voy a respetar la opinión de la mayoría de los tucumanos, por eso invito a los tucumanos a votar y dejar su punto de vista en https://propuestas.facundogarreton.com/ La idea es hacer lo que diga la mayoría de los tucumanos, mi punto de vista está en la misma página.

Pablo Yedlin (Bloque Justicialista por Tucumán)

Me pareció una muy buena homilía con temas diversos, donde el tópico social fue muy relevante. En cuanto a la Interrupción Voluntaria de Embarazo (IVE) fue lógicamente de acuerdo a la mirada de la Iglesia, y es muy respetable. Mi posición, sin embargo, es sanitaria. En lo personal estoy en contra del aborto, pero hoy la IVE es una lamentable realidad en nuestro país por la falta de educación sexual integral, de acceso a métodos anticonceptivos hormonales, preservativos, dispositivos Intrauterinos, anticonceptivos de Emergencia. En esto muchos somos responsables pero de distinta manera y en distinto grado. Esta realidad hace que las mujeres más vulnerables desde lo económico sean las más castigadas, al no acceder a lugares seguros si deciden tomar esta decisión. Creo que el Estado no puede criminalizarlas ni hacer oídos sordos. Los países que despenalizaron la Interrupción voluntaria del embarazo disminuyeron la Cantidad de los mismos. Mi voto estará en esta linea.

Gladys Medina (Bloque Justicialista por Tucumán)

No respondió la consulta de LA GACETA. En el debate para la campaña de diputados nacionales en 2017 había dicho que estaba en contra del aborto.

Marcelo Santillán (Frente para la victoria)

No respondió a la consulta de este diario.

José Fernando Orellana (Primero Tucumán)

La expresión del arzobispo ha sido una caricia a mis sentimientos, porque fui uno de los primeros en dar mi posición “pro vida”. Todo indica que en el Congreso se decidirá en favor de las dos vidas. En la mayoría de los argentinos está arraigada la defensa del niño desde la concepción. Ha sido establecido en tratados internacionales a los que nuestro país está adherido, y cuentan con jerarquía constitucional. El debate por el aborto, o interrupción voluntaria del embarazo, no debería estar en agenda. Esto en realidad fue una cortina de humo del gobierno Nacional, que ya fue superado por la reciente crisis económica que todavía tiene a los argentinos en vilo.

Comentarios