Guillermo Saccomanno: “ no concibo una literatura desconectada de la realidad”

El autor de una vasta obra narrativa hablará hoy, a las 20, en la carpa Auditorio de la plaza Urquiza, en el marco del Mayo de las Letras.

23 May 2018
1

SENTIR LA ESCRITURA. “La palabra tiene otra respiración cuando escribís a mano”, afirma Saccomanno.

En tres de los títulos que ha publicado en los últimos años Guillermo Saccomanno se percibe el eco de los afectos: el año pasado publicó “Antonio”, suerte de homenaje al ya fallecido escritor Antonio Dal Masetto y “El nene y la sombra” y “El nene y el piojo”, dos libros de relatos en los que el disparador son los planteos filosóficos de Anselmo, su hijo pequeño. Afirma el historietista y autor de “Bajo bandera” y “El oficinista” (entre otros numerosos títulos de ficción) que lo que atraviesa sus obras más recientes es “una necesidad expresiva” y una reflexión acerca de los temas que a él le interesan: “es una necesidad de tensar los límites entre los géneros, el cuento, o lo que podría ser la literatura infantil, aunque no creo que haya diferencias entre uno y otro, y lo que podría ser “Antonio”, que está por momentos cerca de la reflexión sobre la escritura desde un aspecto teórico y, por el otro, una reflexión sobre el silencio, la muerte, la palabra, el desierto”, afirma Saccomanno en una charla con LA GACETA, antes de su llegada a Tucumán. “(Son) temas pertinentes a determinada poesía que a mí me interesa; cierta poesía metafísica, pero también la tradición de lo italiano. Dal Masetto responde a una tradición narrativa que tiene que ver con los escritores de la postguerra: Pavese, Natalia Guinzburg, tantos otros”, afirma. “Con Antonio -continúa- fuimos muy amigos; y a mí me pareció que ese libro era necesario, como que me era dictado”. Para reafirmar que de lo que está hablando es de la visceralidad del proceso de escribir, cuenta que desde hace mucho tiempo está escribiendo a mano. “Después paso a la computadora; pero, escribiendo a mano, se establece una relación mucho más visceral, más profunda, entre el cuerpo y la palabra”, expresa. “La palabra tiene otra respiración cuando escribís a mano”, remarca el autor de “Cuando temblamos”, que hoy a las 20 hablará “de literatura” en la charla que coordinará Blas Rivadeneira en el auditorio que se ha montado en la plaza Urquiza para el Mayo de las Letras. 

Autor de una vasta obra de ficción (“Prohibido escupir sangre”, “Situación de peligro”, “Bajo bandera” (1991), que inspiró el filme dirigido por Juan José Jusid; “Animales domésticos”, “La indiferencia del mundo”, “El buen dolor”, “Cuando temblamos”, “Cámara Gesell”, “El oficinista”, “Amor invertido” (con Fernanda García Lao) y “Antonio”, entre otros títulos), Saccomanno es también un nombre de referencia en el mundo de la historieta: en 1972 se incorporó como guionista a la editorial “Columba”, de Buenos Aires, dedicada a la historieta, en lo que fue el inicio de una carrera como guionista que lo llevaría a colaborar con el dibujante Leo Durañona para algunas editoriales norteamericanas, a firmar el guion de “Ángeles caídos”, para Warren Publishing de Estados Unidos o crear la serie policial Sam Malone, entre otras intervenciones en ese género del que, advierte, no reniega, y en el cual sigue trabajando.

- Su obra, en general, parece atravesada por personajes “perdedores”...

-Es que, a la larga, los perdedores son los ganadores de la Historia. Por otra parte, a mí me parecen siempre mucho más atractivos. A ver, ¿qué tiene de atractivo Macri? Bah, puede tenerlo, porque, si uno piensa que el mal es más atractivo que el bien, siempre puede tenerlo.

- ¿Qué temas lo rondan hoy a la hora de escribir?

- Me está rondando el tremendo deterioro en el que nos están sumiendo. No concibo una literatura que esté desconectada de la realidad; y la realidad es que estamos empeñados y convertidos en colonia gracias a estos que nunca se subieron a un colectivo.

- Pero también lo han inspirado las preguntas que suele hacerle su hijo pequeño, cuando encaró “El nene y la sombra” y “El nene y el piojo” ¿ Qué lo ha impulsado en ese caso?

- No lo pensé como un libro para chicos. Lo hice por amor y por asombro; para ver cómo se puede recuperar esa mirada de la inocencia, a ver si se puede.

comentarios