"Síndrome manos, pies y boca", el virus que ataca al niño y altera la familia

Las erupciones por el virus coxsackie son muy comunes en otoño. Se da tanto en bebés como en niños de entre cuatro y nueve años.

22 May 2018
1

LESIONES. El síndrome ataca boca, manos y pies de los más pequeños.


n Un síndrome super contagioso (a través de secreción y heces). 
n Es muy doloroso. Los bebés tienen dificultad para tragar y tomar la leche.
n No tiene medicación específica. Sólo ibuprofeno para la fiebre. Dura 15 días.
> Características 
- Un síndrome super contagioso (a través de secreción y heces). 
- Es muy doloroso. Los bebés tienen dificultad para tragar y tomar la leche.
- No tiene medicación específica. Sólo ibuprofeno para la fiebre. Dura 15 días.

Aparece en otoño y es muy contagiosa y dolorosa. Pica, arde, duele y produce lesiones en la boca, en la garganta, en los pies y en las manos, en forma de ampollitas muy pequeñas. Es una enfermedad de la piel producida por el virus coxsackie conocida vulgarmente como “Síndrome manos, pies y boca”. Durante cinco o seis días con sus noches, los pequeños enfermos no tienen descanso. Y los padres tampoco. El único paliativo es la paciencia, porque no existe medicación específica, salvo alguna droga (ibuprofeno o paracetamol) para bajar la fiebre. En 15 días el virus desaparecerá, si es que no ha contagiado antes (especialmente durante la primera semana) a los hermanitos del enfermo.

Es por ello que la higiene de manos, mamaderas, chupetes y todo lo que esté en contacto con el niño es indispensable para la doctora María José Fiandrino, jefa del Servicio de Dermatología Pediátrica del Hospital del Niño Jesús. “Es una enfermedad que hace sus picos en otoño y primavera. Las formas más llamativas se dan en niños con dermatitis atópicas (es decir, que hacen eczemas a repetición por contacto con algún perfume, un tipo de ropa o alimento), ellos tienen más predisposición. Una de las características es el prurito por las vesículas en boca, manos y pies. Pero que también se pueden extender a todo el cuerpo”, explica.

El síndrome se da tanto en bebés como en niños de entre cuatro y nueve años. Generalmente son los chicos que están escolarizados los que traen el contagio y lo transmiten a los más pequeños. De allí la importancia de la higiene, sugiere la médica. El contagio se realiza a través de la saliva y las deposiciones.

El coxsackie virus A es distinto al de la varicela. Esta última hace una ampolla grande que se revienta y deja costra; el primero, en cambio, produce una erupción pequeña y dura 15 días. El baño se hace con un jabón neutro porque la piel se pone muy sensible. Si se lastiman, desinfectar con merthiolate sin alcohol o una crema antibiótica.

La alimentación

El gran problema suele ser la alimentación. A causa de las ampollas, a los niños les cuesta comer y tragar alimentos duros, calientes y salados. Por lo tanto se debe optar por leche apenas tibia o a temperatura natural, flan, yogur, gelatinas y papillas de fruta (manzana y banana).

Comentarios