“Nuestro capital es la honestidad y la franqueza”, afirmó el nuevo rector de la UNT

Minutos después de ser proclamado en el cargo hasta 2022, García dijo que trabajará por la calidad educativa para que la UNT tenga “otra prensa”

17 May 2018
1

LLEGA EL GANADOR. José García, alias “Pepe”, ingresa al anfiteatro del Centro Cultural Eugenio F. Virla, luego de obtener el 88% de los votos en disputa. la gaceta / foto de franco vera

El rector electo está sobriamente contento. Y eso que José García acaba de ganar los comicios con una contundencia y una adhesión inusuales en el pasado reciente de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Con 133 votos a su favor de 151 posibles -el 88%-, podría estar eufórico, pero, en cambio, luce una alegría discreta, como si el resultado no lo sorprendiese o la procesión fuese por dentro. Por fuera, García se muestra deseoso de pasar a las cosas, tal y como instaba José Ortega y Gasset. Ya ha abrazado y agradecido a todos, y, mientras el anfiteatro del Centro Cultural Virla se apaga, el jefe de la UNT para el período 2018-2022 enuncia: “nuestro capital es la honestidad y la franqueza”.

-Triunfó como pocos de sus sucesores. ¿Qué significa esto?

-Algunos me preguntaron si existía un antecedente similar. Pero yo, como no he sido político, no tengo referencias. Uno precisaba 79 votos para ganar (73 en este supuesto porque cinco de los 156 asambleístas faltaron a las elecciones): los 133 que obtuvimos generan un compromiso mayor con la comunidad universitaria y con la sociedad misma. Nosotros queremos que esta Universidad tenga otra prensa, otra comunicación y otros objetivos, que son los requeridos en la actualidad y los que otras universidades ya poseen. Nuestra Universidad pasó por momentos difíciles, que aún no tienen resolución: esto nos obliga a fortalecer la pluralidad y la diversidad en pos de la calidad universitaria y de la pertinencia social. Trabajaremos con ese norte, que es el paradigma por el que luchó nuestro fundador Juan B. Terán. En este sentido existen muchas cuestiones positivas que no se ven y que deben ser la prensa de la Universidad del futuro.

-La rectora saliente Alicia Bardón dijo que en los últimos cuatro años fortalecieron la transparencia y los controles. ¿Qué hará usted respecto de este asunto?

-Nosotros plantearemos la digitalización del sistema universitario. Debemos terminar con los expedientes y con las decisiones que resultan difíciles de rastrear, como esos nombramientos que desconocemos. Cuanto más antigua es la universidad, más desarticulada se torna. Tiende a convertirse en una serie de espacios que no se complementan unos con otros, y todos parecen que son autónomos y autárquicos. Tenemos que ordenar el sistema dentro del Rectorado, cosa que ya hemos empezado a hacer, y avanzar con la digitalización, que aumentará los niveles de transparencia.

-Usted y su vicerrector, Sergio Pagani, son ingenieros. ¿Qué impronta darán a la gestión?

-El mundo es una cadena de sorpresas. Nos fuimos preparando para los distintos cargos que ocupamos, pero nuestro capital es la honestidad y la franqueza. Esto es lo que a mí me ha permitido, en mi vida familiar y profesional, caminar con la cabeza alta, y finalmente, creo que es lo que me permitió y me seguirá permitiendo dar a la UNT lo que esta merece.

-¿Cómo le gustaría ser recordado?

-Fundamentalmente por mantener e incrementar la calidad de la UNT. Y por haber utilizado el presupuesto como corresponde, con inteligencia y transparencia. Esto es lo que nos permitirá creer y crecer. En Uruguay, muchos niños quieren ser rectores universitarios. ¿Por qué? Porque el rector es valorado como un ciudadano transparente, que gestiona y que devuelve valor a la sociedad. Nosotros tenemos desafíos enormes en materia de ingreso, de perduración y de graduación. Sólo el 18% de los alumnos egresa en un país que gasta $ 100 mil millones en educación superior. Los resultados son muy pobres. Pondremos hincapié en la enseñanza y trataremos de sumar a las diferentes unidades académicas en un mismo colectivo porque tenemos una Universidad muy fraccionada. Debemos generar confianza, compromiso y coparticipar el trabajo por los objetidos fundacionales de la institución.

-Esta asamblea debatió sobre la forma de emisión del sufragio (finalmente prevaleció el voto secreto y obligatorio previsto en el reglamento). Se advierte, además, una necesidad de repensar el régimen vigente, que establece la elección indirecta. En su mandato existe la posibilidad de cambiarlo. ¿Cuál es su posición al respecto?

-Yo he participado en dos asambleas universitarias, y siempre surge la misma pregunta y la misma duda. Creo que los asambleístas, cuando reformen el Estatuto, deben estipular cómo debe ser el voto y no que esto quede como una atribución reglamentaria del Consejo Superior. Hay un vacío que necesitamos llenar.

-¿Usted está dispuesto a abrazar la elección directa del rector y del vicerrector, y de los miembros del Consejo Superior?

-Cuando comenzamos a reformar el Estatuto (proceso que sigue abierto), llevé a seis rectores de otras universidades públicas para que contaran sus experiencias. Todo sistema tiene ventajas y desventajas. Aparentemente, el voto directo es el más transparente, pero hay que analizar sus contras porque puede llevar la decisión a otros ámbitos ajenos a la UNT, como los partidos políticos. Para impedir o morigerar esto, algunas universidades optaron por evitar la concentración de la renovación de autoridades. Debemos bregar para que el sufragio y la elección sean universitarios. A mí me gusta el voto directo y quisiera al menos un Consejo Superior elegido de esta manera.

Comentarios