Cartas de lectores

12 May 2018
1

BASURALES VS TURISMO

Advierto que los basurales denigrantes, obscenos, tanto en las entradas de la ciudad como en su interior, salpican directamente a la actividad turística en Tucumán. Ya, a esta altura, la basura nos está tapando y los únicos que atienden esta problemática son los medios de comunicación, entre ellos LA GACETA, a quien los ambientalistas agradecemos públicamente. Seguramente también los periodistas sienten, como nosotros y muchos tucumanos, la impotencia de ver a nuestra a amada provincia “arrodillada ambientalmente”. Como ONG, fuimos a la ciudad de Salta a brindar una charla en un colegio secundario; al finalizar se produjo el debate y llegaron las preguntas. En ese tramo, uno de los jóvenes pidió la palabra e hizo referencia a los basurales en Tucumán, que en su gira de fin de año habían obviado al “Jardín de la República” por encontrarla muy descuidada ambientalmente. Ese es el cargo que debemos pagar, ese es el peso de la inacción de quienes tienen en sus manos la decisión política de darle un cambio real a esta situación ya insostenible. No hacen falta ver estadísticas, ni estudios, ni encuestas realizados por el Ente de Turismo, ni que su titular se presente en los medios de comunicación diciendo que todo está bonito. Hace falta el sentido común de ver “la mugre” en que vivimos los tucumanos, y recibimos a contingentes de turistas los cuales, luego, llevan el mensaje de lo visto, y ¿qué es lo primero que les mostramos? Entrando por el Mercofrut (por el sur), pareciera que la gente va a visitar una planta de residuos a cielo abierto, no una entrada a una ciudad histórica; entrar por el Puente Barros (por el este), parece una filial del Matto Grosso. Los políticos se la pasan opinando en los programas televisivos sobre la “famosa reforma política”, todos, oficialistas y opositores, que sí, que no, qué es lo más conveniente, y mientras tanto la “mugre, suciedad, roña, inmundicia” y si hay otro sinónimo lo agregan, por favor, nos sigue tapando y no hay resolución alguna. Por decir esto, los ambientalistas nos convertimos en enemigos del sistema, los mala palabra, los innombrables y eso que pedimos solo que limpien. ¿Será que pedimos mucho?

Pedro Martínez

[email protected]


CRISIS REPETITIVA

¡Qué frágil memoria tenemos los argentinos! ¿Quiénes se fueron con el “que se vayan todos”? ¿Quiénes vinieron y quiénes vendrán? La clase política debe tomar conciencia de que debe haber una profunda renovación y erradicar a todos los que fracasaron y nos conducen sin ningún destino, sino seguiremos sin existir como República. Es imprescindible reconstruir los partidos políticos, con una renovación total de sus componentes, con las ideas y principios de origen para darle contenido a la democracia, reconstruir el país sin voltear ni destituir el Gobierno en ejercicio. La solución es simple: respetar y cumplir al pie de la letra la Constitución nacional, tal como se propuso el ex presidente Raúl Alfonsín (no se lo permitieron, y seguimos chocando con la misma piedra). No es destituyendo como se construye un país, se lo hace con proyectos objetivos y realizables. Para ello, el pueblo unido, sin mezquindades, con honestidad, sacrificio, dedicación y responsabilidad, debe liderar esa “patriada” sincera. La crisis que padecemos es de carácter político. Están empecinados en seguir elaborando, obscenamente, listas para las elecciones de 2019, cuando el estado de emergencia actual exige reunirse como Asamblea permanente, convocando con “humildad” a la oposición, organizaciones sociales y todos los hombres de bien para ayudar a gobernar y conseguir dominar el estado de crisis reinante, sin egoísmos personales. La Cámara de Diputados acaba de darle media sanción al proyecto sobre el aumento de tarifas, es lamentable la actitud ambigua de algunos diputados, entre lo que declaran ante los medios periodísticos y su actuación en el recinto: votando en contra, absteniéndose o estando ausentes al momento de votar; es falta de compromiso y cinismo que preocupan. Además, lo más lamentable es que en Senadores seguramente se aprobará la ley y ya se anunció el veto presidencial. ¿Para qué tanto debate? ¿Cuál es la función del Parlamento argentino? Otro tema: el Presidente debe actuar con toda la dirigencia, por la precipitada determinación de solicitar ayuda al FMI; no es un problema del Gobierno, es de toda la República. Ya es hora de que los gobernantes de turno aprendan que la soberbia no es la mejor consejera, y sobre todo en momentos tan difíciles como el actual.

Federico Yurcovich

[email protected]


MONTEROS

¡Monteros, Monteros! Cuna de poetas y escritores, hoy te veo triste y sin rumbo, con tus calles destruidas, con olores irrespirables en muchas zonas cercanas a escuelas (Jardín Maternal) entre otras, con fluidos cloacales contaminantes recorriendo cordones cunetas y estancados en los cráteres que las calles presentan, ¿Por qué te descuidaron tanto? Desde gestiones anteriores veo lo mismo, la historia se repite. Los autos pagan con sus llantas destruidas y trenes delanteros desarmados, caídas de ciclistas, motociclistas y transeúntes que en un descuido al cruzar se encuentran con esos grandes y profundos huecos, frutos del descuido de quienes deben velar por el bien común y garantizar una buena calidad de vida que merece el ciudadano Juan Pueblo. ¿Podrán prestar atención a esto ahora, o esperarán que comience una nueva campaña política para volver con las reparaciones, con las obras, con lo que el pueblo necesita? Lamentablemente, se vio que muchos baches eran tapados con tierra y ripio. ¿Tendré que poner un cartel Claudio 2019? Quizás así piensen que pueden tener competencia y hagan algo por todos, y podamos ser el Monteros de la Patria que amamos.

Claudio Félix Carlos Ybrahim

[email protected]


HARTO DE LA INGENUIDAD

Perdonen mi ignorancia, pero quiero preguntar a los especialistas que manejaron y aún manejan las finanzas del país, ¿cuál fue el motivo por el cual dilapidaron más de U$S 6.000 millones de las reservas del Banco Central, sin obtener resultado alguno? Un ostentoso fracaso, por lo cual hoy debemos estar sumisos a los designios del FMI, una entidad cuyas políticas se caracterizaron por imponer ajustes a las clases que menos tienen, en cada país donde ofrecieron sus servicios. Por lo que veo, las equivocadas medidas tomadas, las cuales prefiero justificar como que fueron objeto de una supina ignorancia por los responsables, en realidad sólo sirvieron para que grandes financistas pudieran especular y obtener pingües ganancias con cada suba del dólar.

Humberto Hugo D’Andrea

[email protected]


Dinero prestado

A las incumplidas promesas de la eliminación del Impuesto a la Ganancia, pobreza cero y federalismo, se le sumaron medidas extremas como el continuo incremento de las tarifas de servicios públicos -aquí deseo aclarar que el resto de las provincias abonan más que en Buenos Aires-, la suba del precio permanente en la Canasta Básica Alimentaria debido a los fallidos intentos de frenar la inflación. Los argentinos de buena fe aceptamos y afrontamos el proceso. La clase obrera puso el hombro y accedió a someterse, pensando en que no hay futuro sin esfuerzo; a pesar de que las paritarias no se ajustan a la realidad salarial, se vio a gremios y sindicatos, y también una parte de la CGT en consonancia. No me refiero a coincidencias sí a la confianza, la propuesta del Estado Nacional era no gastar y poder recaudar eliminando subsidios y pretensiones sindicales como las actualizaciones de sueldos. El acuerdo con el FMI reafirma la irresponsabilidad del grupo económico del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y algunos ministros. ¿Qué hicieron con lo recaudado en tres años de gobierno? ¿Dónde están las reservas del Tesoro Nacional? Sinceramente, creo que es la historia de un ser querido que te pide prestado dinero para pagar una deuda, y vos te enteras de que sufre de ludopatía y le debe a medio mundo.

Williams Fanlo

[email protected]


CONFLICTO EN CONCEPCIÓN

Pensar es lindo y peligroso, como comprender lo fácil y difícil que tienen los sentimientos. La ciudad de Concepción vivió estos días momentos difíciles, al ver lo que sucedía en el Palacio Municipal por problemas jurídicos, económicos y parlamentarios. Tal vez el Concejo Deliberante y el Ejecutivo hayan aprendido de lo que parecía una situación difícil de resolver, pusieron paciencia y humildad para escucharse y todo fue sencillo buscando lo mejor para el ciudadano común, obreros, empleados y para toda la Ciudad. La verdad es que el conflicto fortaleció, creo que en los próximos días quedará clara la situación, todos nos conocemos, somos vecinos y el principio de nuestra sociedad es vivir con ejemplos por el bien de nuestros hijos.

Pedro Pablo Castaño

[email protected]


ESE PIADOSO Y LETAL SILENCIO

¿Por qué no hablaron antes? Sería algo más que una pregunta ingenua dirigida a casi todos los medios de información argentinos; una pregunta cuya respuesta intuimos y cuestionamos desde el inicio de la actual gestión de Gobierno y desde la anterior. Pero a los ciudadanos comunes, esos que estamos fuera de los círculos poderosos e influyentes, a nuestra opinión suele ignorársela. El carácter de previsibilidad de esta Argentina de hoy no admite un “¿quién lo hubiera pensado?”, no de fuentes educadas, no de periodistas estrellas, no de argentinos pensantes. Sin embargo, cuando ya es evidente el diluvio y truenan sórdidamente todos los tambores de alerta, todos lo dicen. La gran tormenta ha llegado a casa. Tarde, muy tarde para evitar la embestida y más aún para condicionar o pautar evacuaciones y prioridades. La emergencia dicta ayuda y el que precisa recibirla para sobrevivir no puede poner las reglas. Esto ya lo vimos, esto ya pasó y era evitable. Sólo hacía falta que algunos gobernantes tragaran su falso orgullo, reconocieran sus carencias e ineptitudes a tiempo y aceptaran la ayuda que toda una sociedad estaba dispuesta a dar. Pero ahora, esos ciudadanos voluntariosos son los náufragos, las tontas víctimas de una muy tonta visión de poder y mando, que sólo ha echado una gran tormenta sobre la confianza de su gente. La que ya no lo es, la que ahora no pelea más por salvar a un país, sino por rescatar lo poco de ellos que aún en él queda. Será la historia la que juzgue y dicte el por qué la única oportunidad de unir y salvaguardar a esta Argentina, acaba de haber sido.

Karina Zerillo Cazzaro

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios