Lo acusan de matar a su madre de 17 puñaladas en su casa del barrio 72 Viviendas

Un teléfono celular, un pedazo de un guante de látex y unas pisadas en el interior de una vivienda sirvieron para sumar indicios y tratar de esclarecer un crimen ocurrido en enero.

10 May 2018
1

TOMANDO DATOS. Los policías trabajando en el lugar donde fue el hecho. la gaceta / foto de inés quinteros orio

Un teléfono celular, un pedazo de un guante de látex y unas pisadas en el interior de una vivienda sirvieron para sumar indicios y tratar de esclarecer un crimen. Un hombre fue detenido ayer a la madrugada por personal de la División Homicidios por ser el principal sospechoso de haber acabado con la vida de su madre, en un hecho ocurrido en enero pasado. El acusado, que ayer declaró ante el fiscal Washignton Navarro Dávila, negó ser el autor del homicidio.

Patricia Analía Gallardo, de 46 años fue encontrada sin vida en el interior de su casa en el barrio 72 Viviendas, al sur de la ciudad en la madrugada del 26 de enero. Su hijo, Gabriel Maximiliano Gallardo, fue el que la descubrió. En esos momentos, dijo que desconocidos habían ingresado al domicilio para robar y, al encontrarla despierta, la mataron salvajemente. Señaló además que los supuestos ladrones se habían llevado el celular de la mujer.

Los vecinos declararon ante la Policía que no habían visto nada extraño, pero sí que en medio de la noche se despertaron por un alboroto de perros. “Me levanté a las 4 o 4.30 porque escuchaba a perros que toreaban. Mi perra arremetía contra la puerta. También escuchaba a los perros de afuera. Me levanté y miré desde adentro nomás. Mirá lo que pasó... Me llamaron por teléfono esta mañana y me dieron la noticia”, enfatizó Hugo Alella el día que hallaron el cuerpo. “Espero que atrapen al que hizo esto, sea quien sea”, agregó.

Dudas

Personal de Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib, Diego Bernachi y Carlos Ibáñez se encontraron con algunas dudas cuando comenzaron con la pesquisa. La noche que había ocurrido el crimen había llovido y esa jornada se había cortado el pasto en la vivienda donde se cometió el homicidio, pero en el interior del domicilio no se encontró ninguna huella. Luego, los investigadores descubrieron algunas conductas extrañas del hijo de la víctima. Por ejemplo, se enteraron que el hijo de la víctima después de encontrar a su madre sin vida, se cambió y después fue a realizar la denuncia en la comisaría jurisdiccional. “Es una actitud extraña, porque los vecinos no escucharon gritos y porque tampoco permaneció a la par de su madre hasta que llegara la ayuda. Allí decidimos estar más atentos a los detalles que surgieran”, destacó Navarro Dávila.

El fiscal recibió el informe de la autopsia. No solo confirmó que la mujer había muerto por las 17 puñaladas que recibió, sino que además habían encontrado en el cuerpo de la víctima un pedazo de material de látex que, según los peritos, pertenecía a un guante que normalmente son utilizados por personal de sanidad. El sospechoso, según confirmaron fuentes judiciales, trabajaba en una empresa que trasladaba pacientes para que le realicen diálisis.

Navarro Dávila, para descartar o confirmar sus sospechas, decidió investigar el destino del celular de la víctima. Un informe telefónico reveló que el sospechoso introdujo tres días después el chip de la línea que estaba a su nombre en el teléfono de la víctima.

Con esa información, el fiscal ordenó allanamientos que se realizaron ayer a la madrugada. En una de las viviendas se encontró el celular, por lo que Gallardo quedó aprehendido. Por la tarde fue trasladado hasta tribunales donde negó su participación en el hecho. Aún no se saben cuáles habrían sido los móviles del hecho.

En Esta Nota

Violencia
Comentarios