Foguearse con los grandes

Tucumanos U15, U16 y U17 compartireron plantel con jugadores de vasta experiencia, en torneos nacionales. Contaron sus vivencias a LG Deportiva.

06 May 2018
1

SUMÓ. Martiniano Ayusa Haad ingresó en 12 de los 44 cruces que disputó Talleres en la Liga Argentina. Promedió 4,2’ por juego, con pico de 15 minutos.

En una docena de partidos por la Liga Argentina se repitió la misma escena en el banco de Talleres de Tafí Viejo: el director técnico, Mario Vildoza, le ordena a Martiniano Ayusa Haad que se prepare para entrar. El base, que el 8 de junio cumplirá 16 años, se acomoda el uniforme y se acerca a la mesa de control, ansioso por pisar el parqué. En esos 12 encuentros comandó el ataque del “León” durante una media de 4,2 minutos -picos de casi 15 minutos-; es decir, poco más de un 10% de lo que dura un partido. Además, anotó 10 puntos y cedió 10 asistencias -en ambos casos, 0,8 por cruce-.

Durante su tiempo en cancha, a Martiniano no le pesó la diferencia de edad con sus compañeros o con los rivales, muchos de los cuales cuentan con vasta experiencia en las principales categorías del básquet argentino o, incluso, en ligas de otros países. Se mostró seguro, tanto para trasladar la pelota o pasarla, como para lanzar al aro.

“Desde muy chico tuve esa personalidad. No tengo miedo y trato de ir siempre al frente; pero ahora me centré en mejorar. Convivir con compañeros más grandes que yo fue una gran experiencia. Me aportó mucho en lo físico y en lo mental”, dijo a LG Deportiva.

Según contó, haber integrado el plantel de Talleres que compitió en la Liga Argentina le sumó mucho a su joven carrera deportiva. “Desde que empecé a entrenar fui tratando de mejorar día a día. Aprendí a ser un casi profesional, desde lo que tiene que ver con los entrenamientos hasta mejorar mi alimentación y mi descanso”, precisó.

Según contó, suele compartir tal aprendizaje con los jugadores de su edad, cuando le toca jugar con ellos. Acaso se trate de repetir sus propias vivencias. “Los mayores del plantel siempre me ayudaron. Me marcaban mis errores y me señalaban lo que podía mejorar. Me siento muy cómodo con ellos y sin miedo a equivocarme”, señaló.

El de Martiniano no es el único caso de un jugador U15, U16 o U17 que integró el plantel de un equipo tucumano que disputó alguna competencia nacional esta temporada. En la Liga Argentina también estuvieron Matías Bernán (Talleres, 16 años) y Pablo Parfeniur (Asociación Mitre, 17). En el Torneo Federal, Santiago Zehid (15) y Hernán Burgos (15) -de Tucumán BB-; Santiago Chinchilla (15), Maximiliano González (17) y Maximiliano Orfali (17) -de Juan Bautista Alberdi-, y Juan Cruz Rodríguez (16), Santiago Wilson (16) y Pablo Pérez (17) -de Ciudadela Básquet-.


Maxi González (17), de Juan Bautista Alberdi
Integrar un equipo que disputa una competencia nacional implica, entre otros aspectos, compartir giras y momentos de distensión. Según Maximiliano González -U17 que formó parte del plantel de Juan Bautista Alberdi que jugó el Torneo Federal-, ello también le aportó a su formación. “Estar con jugadores mayores me sirvió; aprendí muchísimo de básquet y en lo personal. Viajar y jugar con ellos fue una experiencia muy linda”, dijo. Según contó, lo aconsejaban mucho: “me decían que siempre mantenga la humildad, que entrene todos los días y que en la cancha dé lo mejor de mí cuando me toque entrar; pero también, que no descuide el estudio”. “Maxi” siente que aprovechó esa oportunidad. “Este tipo de competencias te abren muchas puertas. A mí ya se me están presentando oportunidades: dentro de poco iría a jugar a otra provincia”, contó.
Matías Bernán (16), Talleres de Tafí Viejo
El 29 de octubre del año pasado, Matías Bernán recibió un regalo dos días antes de cumplir 16 años. Mario Vildoza, DT de Talleres de Tafí Viejo, lo mandó al parqué en el partido ante los misioneros de Oberá, por la Liga Argentina. Matías integró ese plantel junto a compañeros que lo doblaban en edad, con trayectoria en esa categoría, en la Liga Nacional o en competencias de otros países. “Convivir con ellos fue una gran experiencia. Aprendí mucho, en lo físico y en lo mental. El DT también me ayudó; recibí apoyo y consejos, que me servían para salir adelante. Cuando hacía algo mal me corregían, me explicaban cómo hacerlo. Eso me sirve para que pueda ser profesional”. Celebró que el “León” haya jugado la Liga Argentina: “es una gran oportunidad para el club y para los jugadores. Se pueden abrir puertas. Ojalá se dé y pueda llegar lejos. Es mi sueño”.
Santiago Zahid (15),   de Tucumán BB
Con 15 años, Santiago Zehid se dio el gusto de jugar un par de minutos en el Torneo Federal, para Tucumán BB. Integró un plantel compuesto, en gran número, por basquetbolistas que jugaron en las máximas categorías del básquet argentino, algunos, de entre 30 y 38 años. “Fue una linda vivencia. Ellos tienen muchísima experiencia, que buscan trasmitirme para que mejore día a día. Aprendí mucho de ellos. Permanentemente me están aconsejando”, dijo. Pero formar parte de ese equipo también significó una presión: “siento mucha responsabilidad; ellos esperan mucho de alguien que está en un plantel de tanta categoría. El técnico (José García) me decía que esté tranquilo, y que cuando me toque jugar dé lo máximo”. Sabe que cruzarse con equipos de otras provincias es una vidriera: “puede abrir puertas. Todo dependerá de que me siga esforzando”.
Maxi Orfali (17), de Juan Bautista Alberdi
A Maximiliano Orfali le surge una inmensa gratitud cuando se le pregunta qué siente por haber tenido la chance de integrar el plantel de Juan Bautista Alberdi que compitió en el Torneo Federal. “La experiencia que me dejó es muy grande, muy linda. Nunca imaginé que iba a aprender tanto, además de compartí con un excelente grupo de jugadores”, contó. Una vez finalizado el torneo, Maxi volvió a la categoría U17. “Allí me siento con mucha más confianza y conocimiento a la hora de tomar decisiones. Me ayudó mucho la unión del equipo del Federal; se demostró el apoyo entre todo el plantel. Eso quiero para un equipo de mi categoría”, afirmó.
Entre los consejos que recibió, por parte de los técnicos, tenía que ver con la preparación: “me decían que deje todo en las prácticas porque al ser juvenil es más difícil ganar minutos”.
Hernán Burgos (15),  de Tucumán BB
Cuando fue citado a practicar con el plantel de Tucumán BB que jugaba el Torneo Federal, Hernán Burgos no lo dudó. “Ser parte de este equipo era una oportunidad para aprovechar al máximo. Tuve la suerte de aprender constantemente de un grupo con experiencia en diferentes ligas y de adaptarme a su profesionalismo y dedicación”, dijo. Claro que no se trata de algo distendido: “es muy exigente. En las prácticas la vara está muy alta, y hay que medirse hacia arriba. De todos modos es bueno para mí”.
Contó que recibió muchos consejos por parte de compañeros cuyas edades superan la suya por hasta más de dos décadas. “Me corrigen constantemente; es otra forma de aprender”, opinó. Hernán espera que esta vivencia le sirva para su futuro: “la experiencia y el sacrificio me pueden abrir oportunidades, dentro o fuera de la provincia”.


Maxi González (17), de Juan Bautista Alberdi

Integrar un equipo que disputa una competencia nacional implica, entre otros aspectos, compartir giras y momentos de distensión. Según Maximiliano González -U17 que formó parte del plantel de Juan Bautista Alberdi que jugó el Torneo Federal-, ello también le aportó a su formación. “Estar con jugadores mayores me sirvió; aprendí muchísimo de básquet y en lo personal. Viajar y jugar con ellos fue una experiencia muy linda”, dijo. Según contó, lo aconsejaban mucho: “me decían que siempre mantenga la humildad, que entrene todos los días y que en la cancha dé lo mejor de mí cuando me toque entrar; pero también, que no descuide el estudio”. “Maxi” siente que aprovechó esa oportunidad. “Este tipo de competencias te abren muchas puertas. A mí ya se me están presentando oportunidades: dentro de poco iría a jugar a otra provincia”, contó.

Matías Bernán (16), Talleres de Tafí Viejo

El 29 de octubre del año pasado, Matías Bernán recibió un regalo dos días antes de cumplir 16 años. Mario Vildoza, DT de Talleres de Tafí Viejo, lo mandó al parqué en el partido ante los misioneros de Oberá, por la Liga Argentina. Matías integró ese plantel junto a compañeros que lo doblaban en edad, con trayectoria en esa categoría, en la Liga Nacional o en competencias de otros países. “Convivir con ellos fue una gran experiencia. Aprendí mucho, en lo físico y en lo mental. El DT también me ayudó; recibí apoyo y consejos, que me servían para salir adelante. Cuando hacía algo mal me corregían, me explicaban cómo hacerlo. Eso me sirve para que pueda ser profesional”. Celebró que el “León” haya jugado la Liga Argentina: “es una gran oportunidad para el club y para los jugadores. Se pueden abrir puertas. Ojalá se dé y pueda llegar lejos. Es mi sueño”.

Santiago Zahid (15),   de Tucumán BB

Con 15 años, Santiago Zehid se dio el gusto de jugar un par de minutos en el Torneo Federal, para Tucumán BB. Integró un plantel compuesto, en gran número, por basquetbolistas que jugaron en las máximas categorías del básquet argentino, algunos, de entre 30 y 38 años. “Fue una linda vivencia. Ellos tienen muchísima experiencia, que buscan trasmitirme para que mejore día a día. Aprendí mucho de ellos. Permanentemente me están aconsejando”, dijo. Pero formar parte de ese equipo también significó una presión: “siento mucha responsabilidad; ellos esperan mucho de alguien que está en un plantel de tanta categoría. El técnico (José García) me decía que esté tranquilo, y que cuando me toque jugar dé lo máximo”. Sabe que cruzarse con equipos de otras provincias es una vidriera: “puede abrir puertas. Todo dependerá de que me siga esforzando”.

Maxi Orfali (17), de Juan Bautista Alberdi

A Maximiliano Orfali le surge una inmensa gratitud cuando se le pregunta qué siente por haber tenido la chance de integrar el plantel de Juan Bautista Alberdi que compitió en el Torneo Federal. “La experiencia que me dejó es muy grande, muy linda. Nunca imaginé que iba a aprender tanto, además de compartí con un excelente grupo de jugadores”, contó. Una vez finalizado el torneo, Maxi volvió a la categoría U17. “Allí me siento con mucha más confianza y conocimiento a la hora de tomar decisiones. Me ayudó mucho la unión del equipo del Federal; se demostró el apoyo entre todo el plantel. Eso quiero para un equipo de mi categoría”, afirmó.

Entre los consejos que recibió, por parte de los técnicos, tenía que ver con la preparación: “me decían que deje todo en las prácticas porque al ser juvenil es más difícil ganar minutos”.
Hernán Burgos (15),  de Tucumán BB
Cuando fue citado a practicar con el plantel de Tucumán BB que jugaba el Torneo Federal, Hernán Burgos no lo dudó. “Ser parte de este equipo era una oportunidad para aprovechar al máximo. Tuve la suerte de aprender constantemente de un grupo con experiencia en diferentes ligas y de adaptarme a su profesionalismo y dedicación”, dijo. Claro que no se trata de algo distendido:

“es muy exigente. En las prácticas la vara está muy alta, y hay que medirse hacia arriba. De todos modos es bueno para mí”.
Contó que recibió muchos consejos por parte de compañeros cuyas edades superan la suya por hasta más de dos décadas. “Me corrigen constantemente; es otra forma de aprender”, opinó. Hernán espera que esta vivencia le sirva para su futuro: “la experiencia y el sacrificio me pueden abrir oportunidades, dentro o fuera de la provincia”.

Pablo Pérez (17), de Ciudadela Básquet

Durante los casi ocho minutos que Pablo Pérez promedió en cancha en los 18 partidos del Torneo Federal que ingresó, jugó como si lo estuviese haciendo con sus amigos. Según contó, tal fue un consejo de sus entrenadores, Antonio Millán y Daniel Allende. Sus compañeros, muchos de los cuales le llevan varios años, también lo aconsejaban. “Esta vivencia me aportó muchísimo. Todos me ayudaban; si algo no me salía me corregían los errores. Siempre estaban para alentarme y para enseñarme. Estoy muy agradecido”, indicó. Pablo sabe que haber formado parte de un equipo que compitió en un torneo nacional le suma mucho a su formación. Pero admite que debe seguir aprendiendo: “me falta mejorar”. Entre sus sueños figura tener la chance de jugar las ligas más importantes del país. Pero no se desvela: “ojalá se dé; pero si no, a seguir tratando de mejorar día a día”.

Juan C. Rodríguez (16), de Ciudadela Básquet

Acumular tiempo en cancha resulta clave para cualquier juvenil. Máxime si lo hace en una categoría superior a la que le corresponde a su edad. Eso vivió Juan Cruz Rodríguez, que integró el plantel de Ciudadela Básquet para el Torneo Federal. “Me permitió sumar minutos y adquirir experiencia en una competencia de nivel superior, lo cual hizo que mi juego progrese”, consideró. Juan Cruz compartió el plantel con jugadores mucho mayores que él, pero no se sintió apartado. “En todo momento, ellos y el cuerpo técnico me brindaron apoyo, Siempre traté de llevar a la práctica sus consejos, para ir mejorando día a día. Estoy sumamente agradecido por la confianza que pusieron en mí dirigentes, DT y jugadores”, señaló. Sabe que esa competencia funciona de vidriera. “Clubes de otras provincias pueden hallar nuevos valores y brindarles la chance de trascender”, señaló.

Santiago Wilson (16), de Ciudadela Básquet

“En cada entrenamiento, en cada partido siempre te daban una mano, algún consejo”, indicó Santiago Wilson, un juvenil que formó parte del plantel de Ciudadela Básquet que disputó el Torneo Federal. Se refería a sus compañeros mayores, que también integraron ese equipo. “Compartir con jugadores que tienen una gran experiencia me aportó mucho. Siempre te hacían saber que uno es importante para el equipo, sea cual sea el rol que cumpla. Aprendí mucho de ellos”, señaló. Aunque es consciente de que la competencia nacional puede llegar a abrirle una puerta para emigrar a clubes de otras provincias, por el momento no piensa en esa posibilidad. “Por la cabeza solamente se me pasa tener varios minutos en la Primera de mi club. Quizá después, con el tiempo, piense en irme afuera”, indicó.

Santiago Chinchilla (16), de Juan B. Alberdi

Santiago Chinchilla considera que haber integrado el plantel de Juan Bautista Alberdi durante el Torneo Federal benefició su juego. Ingresó en ocho partidos, durante los cuales jugó una media de casi tres minutos. Pero el aporte no provino solamente del juego, sino también de haber compartido plantel con compañeros mayores que él. “Me sumó muchísimo, fui destacándome y formándome como jugador gracias a los consejos y a las enseñanzas que me dejaban jugadores experimentados, que participaron muchas veces de estos torneos. Sabía que podía contar con todos ellos”, dijo. A su criterio, haber participado a su edad de un torneo nacional le da un plus para emigrar a clubes de otras provincias: “un torneo grande da mucha experiencia. Debo entrenar y dar lo mejor de mí; lo demás vendrá solo”.

Pablo Parfeniur (17), de Asociación Mitre

Haber integrado junto a jugadores de vasta experiencia el plantel de Asociación Mitre que participó de la Liga Argentina no sólo le sumó a Pablo Parfeniur (17 años) desde lo deportivo, sino también desde lo humano. “Dentro y fuera de la cancha, me aportó muchísimas cosas buenas. Entre otros, la concentración previa al juego, la amistad, la unión de todo el grupo. Los más grandes te aconsejan. Eso es lo más lindo”. Además de la ayuda de sus compañeros mayores, Pablo recibió consejos del técnico del “Verde”, Jerónimo Trezza. “Me daba toda la confianza; me decía que juegue como sé, y que lleve el equipo”, señaló el base, que el 19 del mes que viene cumplirá 18 años. Uno de sus mayores deseos es que todo lo que vivió con Mitre le sirva para hacer carrera en el básquet, incluso en equipos de otras provincias.

“Espero que se dé, porque es mi sueño”, afirmó.Durante los casi ocho minutos que Pablo Pérez promedió en cancha en los 18 partidos del Torneo Federal que ingresó, jugó como si lo estuviese haciendo con sus amigos. Según contó, tal fue un consejo de sus entrenadores, Antonio Millán y Daniel Allende. Sus compañeros, muchos de los cuales le llevan varios años, también lo aconsejaban. “Esta vivencia me aportó muchísimo. Todos me ayudaban; si algo no me salía me corregían los errores. Siempre estaban para alentarme y para enseñarme. Estoy muy agradecido”, indicó. Pablo sabe que haber formado parte de un equipo que compitió en un torneo nacional le suma mucho a su formación. Pero admite que debe seguir aprendiendo: “me falta mejorar”. Entre sus sueños figura tener la chance de jugar las ligas más importantes del país. Pero no se desvela: “ojalá se dé; pero si no, a seguir tratando de mejorar día a día”.

Juan C. Rodríguez (16), de Ciudadela Básquet

Acumular tiempo en cancha resulta clave para cualquier juvenil. Máxime si lo hace en una categoría superior a la que le corresponde a su edad. Eso vivió Juan Cruz Rodríguez, que integró el plantel de Ciudadela Básquet para el Torneo Federal. “Me permitió sumar minutos y adquirir experiencia en una competencia de nivel superior, lo cual hizo que mi juego progrese”, consideró. Juan Cruz compartió el plantel con jugadores mucho mayores que él, pero no se sintió apartado. “En todo momento, ellos y el cuerpo técnico me brindaron apoyo, Siempre traté de llevar a la práctica sus consejos, para ir mejorando día a día. Estoy sumamente agradecido por la confianza que pusieron en mí dirigentes, DT y jugadores”, señaló. Sabe que esa competencia funciona de vidriera. “Clubes de otras provincias pueden hallar nuevos valores y brindarles la chance de trascender”, señaló.

Santiago Wilson (16), de Ciudadela Básquet

“En cada entrenamiento, en cada partido siempre te daban una mano, algún consejo”, indicó Santiago Wilson, un juvenil que formó parte del plantel de Ciudadela Básquet que disputó el Torneo Federal. Se refería a sus compañeros mayores, que también integraron ese equipo. “Compartir con jugadores que tienen una gran experiencia me aportó mucho. Siempre te hacían saber que uno es importante para el equipo, sea cual sea el rol que cumpla. Aprendí mucho de ellos”, señaló. Aunque es consciente de que la competencia nacional puede llegar a abrirle una puerta para emigrar a clubes de otras provincias, por el momento no piensa en esa posibilidad. “Por la cabeza solamente se me pasa tener varios minutos en la Primera de mi club. Quizá después, con el tiempo, piense en irme afuera”, indicó.

Santiago Chinchilla (16), de Juan B. Alberdi

Santiago Chinchilla considera que haber integrado el plantel de Juan Bautista Alberdi durante el Torneo Federal benefició su juego. Ingresó en ocho partidos, durante los cuales jugó una media de casi tres minutos. Pero el aporte no provino solamente del juego, sino también de haber compartido plantel con compañeros mayores que él. “Me sumó muchísimo, fui destacándome y formándome como jugador gracias a los consejos y a las enseñanzas que me dejaban jugadores experimentados, que participaron muchas veces de estos torneos. Sabía que podía contar con todos ellos”, dijo. A su criterio, haber participado a su edad de un torneo nacional le da un plus para emigrar a clubes de otras provincias: “un torneo grande da mucha experiencia. Debo entrenar y dar lo mejor de mí; lo demás vendrá solo”.

Comentarios