Industriales bregan por cuidar la producción

Miguel Acevedo y José Urtubey, de la UIA, advirtieron que las tasas altas, si se mantienen en el tiempo, pueden afectar el nivel de actividad

05 May 2018

BUENOS AIRES.- La suba de la tasa de interés que impulsó el Banco Central de la República Argentina (BCRA) no debe prolongarse en el tiempo porque, de lo contrario, afectará la producción. Tanto Miguel Acevedo como José Urtubey, respectivos presidente y vocal de la Unión Industrial Argentina (UIA), consideraron que las medidas adoptadas para contrarrestar la corrida cambiaria de esta semana deben ser equilibradas para evitar que perjudiquen los niveles de actividad económica. La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) por su parte advirtió que las nuevas reglas dificultan el financiamiento y desalientan a los productores.

“(La decisión del Central) impacta mucho por las tasas de interés que tendrán que afrontar las pequeñas y medianas empresas (PyME). Y el tema del dólar preocupa por la posibilidad de que se corten suministros”, manifestó Acevedo al diario La Nación. “Claro que esto va a afectar (la producción), pero creemos que las tasas pueden volver a bajar rápidamente y, así, encarrilarse de nuevo. No son tasas que puedan soportar ni las PyME ni tampoco los particulares”, agregó el presidente de la central fabril. Acevedo ayer asistió a un encuentro con empresarios de la zona de Las Parejas (Santa Fe), donde también estuvo el secretario de Industria de la Nación, Fernando Grasso.

El titular de la UIA diferenció los fondos financieros que liquidaron sus tenencias en pesos atraídos por las nuevas condiciones que estableció el Tesoro de Estados Unidos de los inversores que apuestan a la Argentina a mediano y largo plazo. “Lo que está atravesando el país es producto de la salida de fondos de inversión que especularon con el carry trade. Podía pasar si cambiaba el contexto. Pero esa no es la inversión pura y dura”, dijo el directivo de Aceitera General Deheza (AGD). El carry trade es una operación que consiste en tomar dinero prestado a una baja tasa de interés en un país –Estados Unidos, por ejemplo- e invertir estos fondos a una tasa más elevada en otro país, en la moneda local -Argentina-, para luego reconvertirlos al capital original.

La presión para favorecer el crecimiento de la economía había llevado al BCRA a bajar las tasas de interés y a relajar la meta de inflación en diciembre. Este cambio de rumbo quedó sin efecto ayer, cuando el presidente Federico Sturzenegger llevó esa variable a niveles superiores a los de la salida del cepo cambiario: 40%. En la conferencia de prensa que dio por la mañana, el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, dijo que el Gobierno era consciente del impacto que esta medida podía tener sobre la producción, pero juzgó que, en el presente, se imponía detener “la espiral de incertidumbre y volatilidad”, e hizo votos para que el aumento de las tasas de interés sea coyuntural.

José Urtubey, dirigente de la UIA, restó gravedad a la corrida cambiaria y a la modificación de la política monetaria, pero sí convocó al Gobierno a proteger el modelo productivo. “Es necesario unificar criterios. No me parece que sea un drama de la Argentina, ni que estemos yendo a una crisis bruta ni mucho menos. Entiendo que es necesario equilibrar las distintas variables”, dijo Urtubey a FM La Patriada.

El industrial consideró que la inflación debía ser combatida mediante el fortalecimiento de la oferta productiva y no al revés. “Las tasas de referencia altísimas superiores al 33% no condicen con la actividad productiva porque encarecen el crédito”, opinó. Urtubey añadió que la salida de los inversores como consecuencia del cambio de tesitura del Tesoro de Estados Unidos era previsible. “Es una crónica anunciada. Era obvio que sucedería. Todas las políticas que pretenden reducir la inflación a partir de las Lebac (Letras del Banco Central) atraen a fondos especulativos que entran y salen, y provocan desajustes en la política monetaria”, manifestó. E insistió: “creo que es el momento de igualar, equilibrar las distintas variables y pensar en el modelo productivo”.

CAME, la entidad que encabeza Gerardo Díaz Beltrán, dijo que esperaba que la suba de la tasa de interés sea transitoria. “Es preocupante (lo que sucedió) porque no sólo encarece los costos financieros de las PyME sino que se vuelven a desviar fondos que deberían destinarse a inversión productiva al mercado financiero”, añadió la Confederación en un comunicado. Y manifestó que el aumento de la cotización del dólar podía favorecer a algunos sectores, pero no si se trataba de una situación esporádica e imprevisible. (Especial)

Comentarios