Atlético falló en el tiro del final

El grupo lamentó los errores en defensa y en ataque.

29 Abr 2018
1

CASI. Lamas fue de los centrales que más se animó a ir al área de Díaz. En su cabeza tuvo un gol, pero no concretó. foto de ignacio izaguirre (especial para la gaceta)

BUENOS AIRES (Especial para LG Deportiva).- Que Atlético haya dejado en Parque de los Patricios la chance de volverse al menos con un punto a Tucumán cayó tan pesado en el plantel como un disparo a quemarropa de pelota de plomo en la cara. El golpe para este equipo modelado con piezas de formato B, pero apuntalado por otros futbolistas que son y fueron importantes en la estructura central del “decano”, sonó también como un queja hacia la justicia, en este caso poco divina para con los futbolistas orientados por un Ricardo Zielinski en cuyas palabras explotó lo que para él se hizo bien y mal anoche.

“Hicimos un buen partido, pero fallamos en la pelota parada”, sostuvo el técnico, incluido entre los “decanos” que se retirará de Buenos Aires con un sabor amargo. “Merecimos más, pensé que íbamos a ganar... Lo más justo hubiera sido (al menos) el empate”, agregó luego el “Ruso”, crítico al momento de remarcar las fallas de su equipo. “El segundo gol de Huracán lo hacemos nosotros, en contra”, dijo y luego replicó el flojo proceder de Atlético cuando merodearon el arco de Marcos Díaz. “Nos apuramos en los últimos pases”. Huracán llegó poco y marcó tres goles. Atlético mucho y apenas dos.

Augusto Batalla, protagonista de un blooper en el primer tiempo que casi cuesta el 2-0, se subió al bus de los comentarios del entrenador. “Sentimos que lo teníamos controlado”, explicó, a lo que luego pudo haberle agregarle el famoso “pero”. “Hemos tenido desatenciones y estos equipos con jugadores grandes no perdonan. Tuvimos desatenciones en nuestra área y lo pagamos caro”, sentenció.

Quien sí estuvo en sintonía con lo que venía regalándole a los hinchas hasta su desgarro fue Favio Álvarez. “Me sentí bien, cómodo”, aseguró el cordobés, hoy sin lugar en el 11 titular que posiblemente tenga pensado Zielinski para el miércoles que viene, el día “D” para Atlético, cuando reciba a Peñarol por la Copa. Por las dudas, Favio” le dejó una nota de voz a su entrenador. “Ya estoy bien, para cuando me necesite el técnico, estaré”, remarcó. Esa, entre la mala noticia que fue perder, fue una gran noticia para Zielinski. Que Álvarez esté con todas las luces encendidas. Atlético puede llegar a necesitarlo.

Comentarios