Los nicaragüenses vuelven a protestar

Piden que el gobierno confirme la libertad de 48 jóvenes. Se realizaron marchas en demanda de paz, libertad y el cese de la represión. Esta semana habrá nuevas manifestaciones

25 Abr 2018
1

SEGURO SOCIAL. La reforma encarada por el Gobierno causó revuelo. Reuters

MANAGUA, Nicaragua.- Nuevas protestas cívicas y caminatas de universitarios se anunciaron en Managua, donde el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) exigió al Gobierno que confirme si pondrá en libertad a unos 48 jóvenes detenidos en las protestas de la semana pasada.

La abogada Vilma Núñez, presidenta del Cenidh, informó que el organismo espera recibir una lista oficial detallada de las personas que tendrían que haber sido excarceladas el lunes, según anunció la vicepresidenta Rosario Murillo.

Murillo dijo que a pedido del cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, el Gobierno había puesto en libertad a “las personas que estaban detenidas y que fueron entregadas a sacerdotes y a sus familiares”, pero no dio nombres ni la cifra de excarcelados.

Núñez indicó que -durante las protestas- el Cenidh recibió denuncias de 150 detenciones arbitrarias por parte de la Policía, de las cuales pudieron confirmar que 48 personas estaban en celdas de El Chipote, en Managua, y del penal Modelo de Tipitapa (norte).

La capital de Nicaragua y las principales ciudades del país amanecieron ayer en calma, tras las manifestaciones pacíficas efectuadas la víspera y donde varios miles marcharon en demanda de “libertad”, “paz” y “cese de la represión” policial.

Grupos cívicos anunciaron para esta semana una nueva protesta en Camino de Oriente (sureste), así como una caminata en la zona universitaria “en honor a nuestros compañeros caídos y heridos por su patria”, según se puede leer en afiches divulgados en redes sociales.

Además de los detenidos, organismos de derrechos humanos han reportado una treintena de muertos y decenas de heridos durante las protestas. Dos policías y un periodista se encuentran entre los fallecidos.

El conflicto estalló hace una semana por una reforma al Seguro Social que aumentaba las cuotas de unos 700.000 empleados del sector formal y empresarios, y que finalmente fue derogada el domingo.

El presidente, Daniel Ortega, aceptó convocar un diálogo con el sector privado y con representantes de la Iglesia católica, aunque aún no se conoce la fecha de la cita.

La situación ha preocupado a los organismos internacionales. Ayer, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, volvió a llamar a las autoridades de Nicaragua para que garanticen investigaciones independientes sobre las muertes ocurridas durante las manifestaciones (Reuters-DPA)

Comentarios