De discutir el boleto universitario pasan a desafiarse con rinoscopías

El intendente y el titular del Concejo se criticaron duramente por el veto a una ordenanza. “Cortalezzi busca perjudicar la gestión”, arremetió el intendente. “Alfaro ha jugado con la ilusión de 70.000 jóvenes”, respondió el presidente del Concejo

25 Abr 2018 Por Martín Dzienczarski
1

SIN SONRISAS. Cuando Cortalezzi asumió la presidencia del Concejo en noviembre, Alfaro consideró que la Casa de Gobierno buscaba perjudicarlo. la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

La relación cordial se terminó. El veto total de la Municipalidad a la ordenanza de Boleto Universitario Gratuito abrió la primera pelea política entre el intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), y el presidente del Concejo, Armando Cortalezzi (PJ).

Al jefe municipal lo alteraron las críticas de los concejales al rechazo total de la ordenanza. Culpó a los opositores de perjudicar su gestión y de cumplir con las órdenes del gobernador, Juan Manzur. Y los desafió a que sancionen ordenanzas como la que obliga a los funcionarios y concejales a realizarse análisis para saber si consumen drogas. Para Cortalezzi, la propuesta busca desviar el foco del rechazo al boleto universitario, pero prometió sancionar la ordenanza. Y elevó la apuesta: pidió que Alfaro lo acompañe para que se realicen el examen de drogas juntos.

Alfaro, enojado

Alfaro reiteró sus argumentos contra la norma aprobada: “la veté porque quedan afuera entre 40.000 y 50.000 estudiantes todos los años, que son los ingresantes, porque el texto de la ordenanza sólo abarca a los regulares, a los que aprobaron dos materias al año. Para atacar a la deserción universitaria hay que otorgar el beneficio a los que ingresan. En julio de los 50.000 ingresantes quedan 10.000. Este Concejo quiere perjudicar la gestión”, afirmó Alfaro.

El intendente, a pesar del veto, reiteró que sí se aplicaría el boleto universitario gratuito en la capital, pero a partir de 2019 -la ordenanza obligaba a implementarlo en agosto-. “Este es el Concejo que quería Manzur. Ellos brindaron a fin de año por recuperar el Concejo con este presidente y con Ricardo Bussi a la par”. Y agregó: “este Concejo viene de escándalo en escándalo. Que dicten ordenanzas para poder lavarse un poco la cara, como el tema de la rinoscopía (por los análisis de droga a todos los funcionarios)”.

Cortalezzi, irónico

“Me sorprendió mucho el veto. Pero Alfaro no debe enojarse, si él está herido en su orgullo le prometo que retiraremos la ordenanza y que en menos de 10 días saque el boleto universitario por decreto”, cruzó Cortalezzi. El presidente del cuerpo vecinal explicó que, si Alfaro quisiera aplicar la norma, podría haber vetado parcialmente la ordenanza y sugerido modificaciones, para que el Concejo vuelva a votarla.

“Es una pena enorme y una decepción lo que hizo Alfaro. Acaba de defraudar a todos los jóvenes que pensaban que al ver toda la ciudad llena de afiches iban a poder tener el boleto universitario desde agosto. No se juega con el entusiasmo de los jóvenes. Acaba de defraudar y de desilusionar a 70.000 jóvenes”, disparó el peronista.

El presidente del Concejo rechazó que busquen perjudicar la gestión y prometió sancionar la ordenanza que obliga a todos los funcionarios y concejales a realizarse rinoscopías. Envió, ayer al mediodía, una nota a Alfaro invitándolo a que lo acompañe para que se hagan el estudio.

Marcha y contramarcha

Los concejales de la oposición habían presentado el proyecto de boleto universitario el jueves 5 de abril al mediodía. Alfaro anunció horas más tarde que implementaría el beneficio por decreto, a partir de 2019. Los concejales de los bloques Tucumán Crece-PJ, Fuerza Republicana y Restauración Peronista -opositores a la Municipalidad-, se habían impuesto en la última sesión del Concejo para aprobar el boleto universitario en la capital. Alfaro vetó el lunes la ordenanza sancionada.

Comentarios