Forestello sueña despierto con el ascenso, pero evita subirse al tren del triunfalismo

El entrenador de San Martín solo piensa en ganar en Adrogué para esperar el resultado de Almagro.

24 Abr 2018 Por Miguel Eduardo Décima
1

FALTA UN PASO. A Forestello y a Bieler nada les importa más que llevar a San Martín a la Superliga el lunes. la gaceta / foto de diego aráoz

Con la serenidad propia de quien sabe que se están cumpliendo las pautas de trabajo que estableció desde aquel 4 de enero en que arribó al club, Rubén Darío Forestello espera el desenlace de esta historia a la que sólo le falta un capítulo. En él se definirá si San Martín se queda o no con el ascenso directo a la Superliga, pero el DT no saca los pies de la tierra todavía.

“Lo que pasa es que no tenemos motivos significativos para cambiar o para dejarnos llevar por un falso triunfalismo. En mi carrera futbolística siempre me manejé de esta manera, y lo sigo haciendo como entrenador”, aseguró el técnico de San Martín, que no perdió la compostura ni siquiera después de enterarse de la derrota de Aldosivi a manos de Riestra, durante la práctica en el complejo “Natalio Mirkin”.

La dignidad de jugador

A pesar de haberse decretado oficialmente el descenso a la B Metropolitana antes de salir a la cancha, el plantel de Riestra dio una clara muestra de profesionalismo al buscar un triunfo que no le servía de nada. “Soy una persona que cree a muerte en la dignidad de los futbolistas, y los de Riestra dieron una imagen cabal de lo que significa defender la camiseta del club que los contrató. Pero aunque para muchos esta victoria sea sorpresiva, se debe tener en cuenta que de no haber sido por los 10 puntos que les descontaron, en este momento tendrían 32, y estarían con buenas chances de acceder al Reducido. No es poca cosa”, advirtió el DT.

A sabiendas de que el traspié del “Tiburón” aumenta las probabilidades del “Santo”, Forestello hace lo posible por abstraerse de ese clima febril que envuelve a La Ciudadela por estos días. “Bienvenido sea ese resultado, pero tenemos bien en claro que debemos seguir pensando en nosotros. El lunes tendremos un partido complicado, pero saldremos a ganar. Esperemos que la caída de la tarde nos encuentre celebrando el ascenso. De todas maneras, si ello no llega a concretarse, tendremos que dejarlo atrás rápidamente y redoblar la apuesta para intentar llegar por otra vía a la Superliga. Eso lo tenemos bien en claro”, enfatizó el técnico.

En la memoria de Forestello se mantiene fresco el recuerdo de aquel día de diciembre en que Roberto Sagra lo llamó para ofrecerle el cargo que horas antes Diego Cagna había dejado vacante: “desde entonces fui acunando el sueño de estar viviendo este presente. Es que conociendo el material humano con que contaría, no dudé un instante en bajar de categoría para llegar a uno de los grandes del interior del país. Y hoy, con los resultados a la vista, puedo decir que tomé la decisión correcta”.

Comentarios