Manzur y Macri intercambiaron elogios en el acto por el reingreso del limón a Estados Unidos

El gobernador ponderó las gestiones del Presidente. "Todo esto lo hacemos juntos, apostando a herramientas que habíamos dejado de lado: el trabajo en equipo", dijo el jefe de Estado.

19 Abr 2018 Por Martín Dzienczarski
1

SONRIENTES. Macri (centro) saludaba al público mientras le entregaban el micrófono a Manzur para iniciar el acto. la gaceta / foto de diego aráoz

Con una puesta en escena discreta, el presidente Mauricio Macri anunció en una planta de cítricos el reingreso del limón tucumano al mercado estadounidense, tras 17 años del último envío.

La octava visita del mandatario a la provincia centró la agenda en la productividad de las economías regionales. El acto oficial estuvo despojado de mensajes políticos, a diferencia de las visitas anteriores. “Todo esto lo hacemos juntos, apostando a herramientas que habíamos dejado de lado: el trabajo en equipo, poner la verdad sobre la mesa y diciéndonos las cosas como son. No soy mago, me encantaría, pero no me sale. Tampoco soy estafador, me he comprometido a decirles siempre la verdad. Nada que les prometan que viene de regalo puede ser verdad”, dijo Macri, flanqueado por el gobernador Juan Manzur y por el ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere.

La comitiva presidencial llegó al aeropuerto Benjamín Matienzo pasadas las 12. El presidente se trasladó luego en helicóptero a Anfama, para visitar una escuela de alta montaña. Era una promesa: Macri se había comprometido a conocer la escuela cuando saludó el año pasado a Susana Palavecino, la directora de la escuela Virgen de la Merced, N° 125 de Altos de Anfama, por el Día del Maestro.

Después de almorzar con las niñas y niños a 2.800 metros de altura, el presidente se trasladó a Cevil Pozo, en Cruz Alta. En la planta de la empresa Argenti Lemon lo aguardaban Manzur, el vicegobernador Osvaldo Jaldo, productores y funcionarios provinciales. Allí mantuvieron una reunión de más de una hora con la mesa de productores de citrus de la región.

El escenario para el anuncio del reingreso del limón argentino a nuevos mercados internacionales se plantó entre el playón de carga y el estacionamiento de la firma. Dos camiones con bateas cargadas de limones brillosos cerraban la escenografía hacia el fondo. Una cruz con cinta aisladora negra sobre el cemento fue la única referencia de la ubicación presidencial. Enfrente, unas 50 sillas contuvieron a los funcionarios: Jaldo; el ministro de Interior, Miguel Acevedo; y el intendente de Banda del Río Salí, Darío Monteros, ocuparon la primera fila. En las seis filas restantes se sentaron el subsecretario del Ministerio de Interior, Domingo Amaya; el subsecretario de Infraestructura del Plan Belgrano, José Ricardo Ascárate; y los concejales capitalinos Roberto Ávila y Sandra Manzone, entre otros.

Alrededor de un centenar de empresarios agrícolas se acercaron a las vallas que demarcaban los sectores habilitados para el público. Los trabajadores de la firma, con uniforme de trabajo, dejaron la timidez y completaron el espacio de los espectadores.

“Recuerdo cuando nos invitó a todos los gobernadores (a la quinta de Olivos) y me dijo: sí, lo vamos a hacer. Y cumplió con su palabra. Me constan las gestiones que hizo para el reingreso del limón”, comenzó su alocución Manzur.

Macri devolvió el gesto por el agradecimiento y desafió a que otro presidente visite ocho o nueve veces Tucumán en casi tres años de gestión. “Este es el camino. Recién estuvimos reunidos casi una hora o mas, no uso reloj así que no sé cuánto fue, pero muy interesantes los planteos de este sector, que apunta a lo que todos queremos: crecer, generar nuevos puestos de trabajo... ese es el camino para reducir la pobreza, para construir una Argentina federal”, elevó el tono de voz Macri, despertando aplausos del público y un breve “sí se puede”, de los productores, el sello de campaña de Cambiemos.

El mandatario destacó la importancia de que los limones puedan ingresar a las góndolas de Estados Unidos y auguró para que los productos regionales lleguen a nuevos mercados: la Unión Europea y la India. “Todo lo que vale se construye con esfuerzo. La otra cosa importante que hablamos en la mesa es que cada vez que un argentino se abusa y quiere que se le pague por lo que no hizo, (cuando) busca un privilegio, está perjudicando a todos los demás”, fue el corolario de su mensaje.

Luego pidió que avance el primer camión con limones para exportación, a pesar que el primer empaque se envió hace una semana al país del hemisferio norte. “Démosle salida al primer camión que va a llevar nuestro producto tucumano a los hermanos de Estados Unidos. Adelante”. Tras ocho minutos de discurso, el presidente saludó a los presentes, se subió a un vehículo oficial y se trasladó al aeropuerto.

Comentarios