Paleontología: la vera del Salado, en la provincia de Buenos Aires, es un yacimiento gigante

Se hallaron cuatro cráneos completos de animales prehistóricos en menos de tres meses. Rescate.

19 Abr 2018
1

DESDE EL PASADO. El cráneo del dientes de sable recientemente encontrado. Agencia de divulgación científica CTyS

No es la primera vez que encuentran tesoros paleontológicos a orillas del río Salado, en Junín, provincia de Buenos Aires. De hecho han descubierto cuatro cráneos prácticamente completos durante los últimos tres meses: de un oso gigante, de un tigre dientes de sable, de un mastodonte y de un equus.

“El último hallazgo de relevancia que se hizo en la ciudad de Junín es el cráneo de un tigre dientes de sable; fue encontrado por un vecino que por suerte dio aviso al museo para que fuésemos a rescatarlo”, le contó José María Marchetto, director del Museo del Legado del Salado de Junín, a la Agencia CTyS-Unlam

“Podemos apreciar cómo era el movimiento que hacía la mandíbula; los sables (los caninos) los usaba para dar la estocada de muerte”, indicó.

El hallazgo anterior había sido el cráneo del mastodonte, cuyo rescate se inició hace poquito. “Como es demasiado grande, no es fácil la logística. Participan del operativo Damián Voglino, del Centro de Registro del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, el paleoartista Miguel Lugo y el paleontólogo Ricardo Bonini, del Museo de La Plata y Conicet”, informó Marchetto, y lanzó una hipótesis sobre los motivos de la existencia de un yacimiento tan importante: “creemos que la zona era parte de la ribera del Salado, y posiblemente hace miles de años tenía un caudal mayor, era más ancho y menos profundo. Los animales pueden haber quedado atrapados en barro, lo cual también ayuda a la fosilización; algunos de los restos aparecen parados, lo que indica que habrían quedado varados al morir”.

Importancia de vecinos

El yacimiento ocupa una zona muy extensa. “Tiene unos 10 km, por lo que la ayuda de los vecinos es fundamental -destacó Marchetto-. Los fósiles no tienen valor económico, pero sí cultural, por lo que es clave que los vecinos ayuden a protegerlo”.

“Es importante aclarar que no deben sacar los fósiles porque se perdería información sumamente valiosa del terreno -añadió-. Y si está enterrado es muy probable que el material se rompa”.

Comentarios