Sánchez debe $2,5 millones al Concejo, según un edil

El presidente del cuerpo advierte que no aprobarán el Pacto Social

18 Abr 2018
1

La relación entre el Concejo Deliberante de Concepción y el intendente Roberto Sánchez, de la coalición Cambiemos, lejos de mejorar se tensa con el paso de los días. Ahora, el titular del cuerpo, Sergio Castillo, adelantó que es muy posible que al Departamento Ejecutivo local sólo le apruebe parcialmente el Pacto Social que suscribirá con el Gobierno de la provincia.

Y precisó: “vamos a garantizar el ‘Pacto Sueldo’ pero no así los otros ítems, como los referidos a obras públicas. Y la razón es que no permitiremos que este gobierno se siga endeudando sin que rinda cuentas de lo que hace con el dinero”. Sánchez, en rápida respuesta, advirtió que el Pacto Social se tiene que aprobar en todos sus términos porque se trata de un solo instrumento legal, que no admite un tratamiento parcial.

“Si los ediles no aprueban una herramienta de distribución de recursos que fue creada hace 16 años para garantizar la paz social; bueno, entonces ellos se van a tener que hacer cargo de las consecuencias que puede generar su actitud”, advirtió el jefe comunal. “Es responsabilidad de ellos si quieren garantizar la paz social. Aquí está en juego el pago de sueldos a empleados, incluso de su mismo cuerpo, y de obreros. Además, hay que seguir con las obras públicas”, agregó. “Si el Pacto Social no se aprueba, la Municipalidad se va a paralizar”, insistió el intendente.

Castillo aseguró que la gestión de Sánchez arrastra una deuda de $ 370 millones. Este monto podría llegar a los $700 millones cuando Sánchez concluya su mandato, de acuerdo a las actuales perspectivas de crecimiento de este compromiso de pago, según el concejal.

“No vamos a permitir esta progresión de deuda sin saber en qué gasta. Las obras que ejecuta no son de gran magnitud. Las del anterior Gobierno fueron mayores, con kilómetros de pavimento e iluminación, y sin embargo la deuda que dejó en varios años fue mucho menor que ahora”, comparó.

El edil peronista también acusó al jefe municipal de mantener con el cuerpo una deuda de $2,5 millones que corresponde a gastos de funcionamiento. “Desde hace siete meses no nos envía dinero y ya no tenemos ni para comprar papeles. Hay deudas importantes con proveedores. Así ya no podemos funcionar y por esa razón vamos a tener que cerrar el Concejo. Es lo que quiere el intendente”, alertó.

A modo de réplica final, el intendente de Cambiemos aseguró que lo de Castillo es una “chicana política”. “Rendimos cuentas de todo lo que gastamos. Nuestra administración es austera y una de las menos endeudadas de la provincia en comparación con otras con menos cantidad de habitantes. Además, tenemos más de 20 frentes de obras”, concluyó. El Concejo Deliberante tiene previsto tratar el Pacto Social en la sesión ordinaria de mañana.

Comentarios