La oposición le marca los plazos a Alfaro por el Boleto Universitario

Si el intendente promulga la ordenanza, la gratuidad debería regir en el segundo semestre Los ediles aliados a la Intendencia votaron en contra de la iniciativa opositora, porque adujeron que no contaba con estudios técnicos sobre el impacto que podría tener

14 Abr 2018
1

NO LOS DEJARON. Los ediles de Cambiemos (en la imagen Argañaraz, Romano Norri y Roque Mendía) habían pedido abstenerse, pero perdieron la votación. la gaceta / foto de franco vera

La oposición al intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), se impuso en el Concejo Deliberante y aprobó el proyecto de ordenanza para implementar el boleto educativo universitario en San Miguel de Tucumán. A pesar de que el jefe vecinal había anunciado hace una semana que en 2019 extendería la gratuidad de los viajes para primarios y secundarios a los estudiantes universitarios, los concejales aliados al municipio votaron en contra de la iniciativa opositora.

El texto sancionado ordena que los alumnos de universidades y terciarios públicos, con sede en San Miguel de Tucumán, podrán tener hasta cuatro viajes gratuitos diarios de lunes a sábado. Para ello, los interesados deberán vivir a más de nueve cuadras del establecimiento educativo, ser alumnos ingresantes o regulares (es decir, que hayan aprobado dos materias por año) y que tengan domicilio fijado en la capital. Una vez promulgada, la norma sancionada pone un plazo de 90 días para su aplicación (luego del receso invernal). Los concejales estiman que alrededor de 70.000 alumnos de la Universidad Nacional de Tucumán, de la Regional Tucumán de la Universidad Tecnológica Nacional y de los 19 terciarios públicos capitalinos podrían solicitar el subsidio. El proyecto, presentado por el peronismo, recibió el dictamen positivo en comisiones de las bancadas Tucumán Crece-PJ, Fuerza Republicana y Restauración Peronista. Los miembros de Cambiemos rechazaron la iniciativa: consideraban que se le había dado un tratamiento exprés y que tenía irregularidades.

En la Municipalidad adelantaron que evaluarán el proyecto aprobado antes de definir cómo aplicarán la norma. Hace 10 días, Alfaro había anunciado que aplicaría el boleto universitario horas después de que ingresara el proyecto del PJ en Mesa de Entradas del Concejo.

“He decidido que San Miguel de Tucumán, que tiene el 90% de los estudiantes de la UNT, implemente el boleto universitario gratuito. Analizamos las cifras y podemos pagarlo. Por la experiencia del boleto educativo primario y secundario hace tres años, la erogación no significa mucho para la Municipalidad”, había asegurado el intendente a LA GACETA. El beneficio, de aplicarse, beneficiaría a los estudiantes de otras provincias y países que estudian en la Capital, siempre y cuando tengan realizado el cambio de domicilio.

El debate

“Es uno de los pedidos históricos que comparte casi todo el espectro político argentino. He militado el boleto cuando militaba en Franja Morada. Sin embargo, creo que debe tratarse adecuadamente el tema, invitando a todos los actores. Hay un universo de hasta 90.000 personas que pueden ser beneficiarios de esta ordenanza, considerando que la UNT tiene 78.000 estudiantes y la UTN unos 12.000. Deben contemplarse muchas situaciones de cursado”, explicó Agustín Romano Norri, presidente de la bancada Cambiemos. Y agregó: “necesitamos un tratamiento exhaustivo”.

Sandra Manzone y Roberto Ávila, compañeros de bancada de Romano Norri, habían defendido el dictamen de minoría. “Es un muy buen proyecto pero no debemos dejar pasar la oportunidad para que sea perdurable. Deberíamos tratarlo en profundidad, invitando a los beneficiarios para trabajar con la mayor información posible”, había pedido el macrista. Manzone insistió en que tuvo un tratamiento acelerado y había mocionado que vuelva a comisión para mejorarlo: perdió ocho a 10.

“Me parecen muy rebuscados los argumentos para demorar el tratamiento. Hay una doble moral. Se dice: ‘estoy de acuerdo’ pero no acompañan. ‘Ah, me encanta, es hermoso’. Pero quieren que salga por decreto y no por ordenanza. Está llena la ciudad de afiches de Alfaro anunciando el boleto universitario gratuito. Acá en el Concejo ponen en duda que se pueda aplicar, pero el intendente ya dijo que lo puede aplicar. Si es beneficioso, ¿por qué demorarlo?”, achacó José María Franco, del bloque Restauración Peronista.

El bussista Eduardo Verón Guerra criticó a la bancada Cambiemos: “dicen que es una vieja bandera de la juventud universitaria, pero piden la vuelta a comisión. Piden llamar a autoridades de la UNT para dialogar, pero Alfaro lo anunció con el vicerrector (José García) al lado. Salgo a la calle y me encuentro al señor BUG (ironizó refiriéndose a los afiches en donde Alfaro anuncia el Boleto Universitario Gratuito -BUG-). Hay plata de los vecinos para promocionar su cara, lo ayudemos para que el dinero vaya para los estudiantes”.

El alfarista Raúl Pellegrini insistió con el pedido para que vuelva a tratarse en comisión: “no me gusta que se hable de doble moral. ¿Cuántos estudiantes hay? ¿Presentan la ordenanza porque lo anunció el intendente? Está el compromiso del intendente y de los 18 concejales para el boleto universitario, pero acá estamos discutiendo cómo se lo aplica”.

Votación

Franco pidió que la votación sea nominal, es decir, que los ediles voten uno a uno por orden alfabético. El radical José “Lucho” Argañaraz pidió permiso al cuerpo para abstenerse, pero la oposición no prestó los votos. La bancada Cambiemos debía entonces votar a favor o en contra. Todos los aliados a la intendencia votaron en contra, justificando su voto.

Finalmente, el boleto universitario gratuito se aprobó con los 10 votos de la oposición, contra ocho voluntades del bloque Cambiemos: Manzone, Romano Norri, Roberto Ávila, Rodolfo “Johny” Avila, Javier Aybar, Pellegrini, Roque Mendía y Argañaraz. La última palabra, ahora, la tendrá la Intendencia.

Comentarios