Grima expone sus pinturas en Madrid

El tucumano inauguró “Esa humana condición humana”. “Los pintores se están extinguiendo”

13 Abr 2018
1

ESPACIO PRADO. Los trabajos de la exhibición española de Donato Grima.

Donato Grima cuenta que se reencontró con el “buen arte” en España y está contento por la repercusión que alcanzó su exposición en Espacio Prado, en el Ateneo de Madrid (uno de los espacios culturales más importantes de España por el que pasaron ganadores del Premio Nobel, presidentes españoles y que fue presidido por artistas e intelectuales de la talla de Miguel de Unamuno). “Esa humana condición humana”, tal el título de la muestra, es un conjunto de pinturas de la última etapa del artista. Con acrílicos y tinta, Grima retrata la condición del hombre, con sátira y sarcasmo. “La creación siempre representa un conflicto; por lo tanto, toda obra exige al artista una mirada introspectiva”, reflexiona.

El artista se define esencialmente como un pintor. Una caligrafía recorre sus lienzos. “Lo que expresa el continuo discurrir de la vida, de la palabra. Es el flujo de la vida, inquietante, expresivo e indiferente. Esas letras que son forma y fondo establecen un continuum espacio-temporal, que dice y calla. Así el trabajo de Grima también explora el origen mismo de la palabra y el silencio”, se puede leer en el catálogo español. Segundo Ramos realizó la curaduría de la muestra.

Pero en su obra no hay exageraciones fáciles, sino riguroso planteo de oficio del creador. Y es que en una época que redescubre la pintura y a los artistas que saben ejecutarla, que tienen oficio, Grima es esencialmente eso, un pintor que, rara avis, es un dibujante excelente. En este sentido el artista afirma entender el arte “desde una mística, desde la reflexión y el oficio de artista, y esto requiere tener humildad para aprender, y una rigurosa disciplina de trabajo”. Su obra explora la tentativa de ampliar las estrechas mallas del lenguaje, según se indica en el texto de la exposición, que se extenderá hasta el domingo y ya ha sido visitada por una importante cantidad de público.

De todos modos, Grima no abandona la crítica. “Aquí están en la misma tontera que allá, los pintores se están extinguiendo, una realidad artística universal. De pronto descubren esta obra que propone otra cosa, algo distinto, hecho con rigor y vuelo al mismo tiempo”, cuenta.

Comentarios