Aprender a respirar bien puede liberarte de bloqueos emocionales

La técnica Bioflow realiza una lectura de la respiración y enseña a corregirla. Cómo encontrar el equilibrio.

11 Abr 2018
2

EL MÉTODO PUESTO EN PRÁCTICA. Fanny Van Laere -fundadora de la escuela de Bioflow- controla y corrige la respiración de una joven en una sesión.

La respiración es un alimento tan importante para el organismo como la comida. Sin embargo, pocos le dan importancia. Al respirar activamos la función natural del cuerpo de incorporar el oxígeno que nutre nuestro cuerpo y de eliminar toxinas a través de la exhalación. Cuando la respiración es rítmica se produce un verdadero equilibrio entre la persona y su entorno. Esto puede verse claramente cuando una persona duerme, pero cuando está afligida y tensionada la respiración se acorta y los pensamientos se desordenan.

¿Se puede hacer un proceso a la inversa? ¿Aprender a respirar para estar en armonía consigo mismo y con el entorno y resolver mejor los problemas que se presentan? La respuesta es sí, y existen muchísimas disciplinas. Quizás la más difundida sea el yoga. También hay otras técnicas, algunas muy novedosas, como la Bioflow, que recién comienza a despertar en Tucumán. La trae Milagro Mendía, arquitecta, instructora de yoga, actriz y que ahora se está formando en Bioflow en La Cumbre, Córdoba.

La técnica parte de un conocimiento común: mejorar la respiración significa transformar en positivo todos los aspectos de la vida, porque la respiración involucra tanto el cuerpo como las emociones, la mente y los aspectos energéticos y trascendentales del ser humano. Mendía dice que:

• Al respirar activamos la función natural del cuerpo de eliminación de las toxinas y bacterias, ya que esto se hace en más de un 70% a través de la exhalación.

• Optimizamos la oxigenación y la nutrición de nuestro cuerpo.

• Aprendemos a resolver las emociones reprimidas y los conflictos internos que sabotean nuestra vida.

• Superamos los traumas y eventos dolorosos que nos han marcado.

• Encontramos un equilibrio mayor, fortalecemos nuestra autoestima y potenciamos nuestras habilidades.

• Superamos las tensiones corporales que son resultado de una forma deficiente de respirar.

• Conectamos de forma más profunda con la vida y expandimos nuestra consciencia.

• Al mejorar la respiración, los pulmones y los músculos del aparato respiratorio se fortalecen.

Sin embargo la mayoría de los seres humanos usamos el mínimo indispensable de la capacidad respiratoria. ¿Cómo es el método de Bioflow? Mendía lo explica así: “en sesión la persona se recuesta mientras un instructor realiza una lectura de su respiración y sus desviaciones. En base a esto le va dando indicaciones de forma que la respiración cada vez sea más fluida, libre y conectada con la energía. La persona entra entonces en lo que llamamos ciclo energético, durante el cual se libera de tensiones y bloqueos. Este ciclo ocurre de forma espontánea. La sesión tiene una duración de una hora o más. En esta experiencia la persona suele vivir una liberación tan grande que con frecuencia pierde la noción del tiempo”, explica.

Mendía cuenta su propia experiencia cuando lo hizo de la mano de Fanny van Laere, la fundadora de la Escuela Internacional de Bioflow: “Mi primera inmersión fue en 2016. A medida que iba entrando en este flujo energético de respiración y aprendiendo naturalmente esta práctica de conocimiento interior. Yo llegué en una visualización hasta la panza de mi mamá, como una memoria inconsciente. Cuando terminó comencé a llorar porque sentía que mi madre había sufrido mucho en el parto y me sentía culpable. Y detrás de la culpa viene el no merecer y el no alcanzar las metas. A partir de ese descubrimiento me fui empoderando y aprendí dónde están mis bloqueos para desactivarlos”.

¿Cómo se produce esto? “El ser de cada uno es tan sabio que sabe qué necesita sacar en ese momento y así vas sacando capas, y creando la energía de sanación que cada persona posee en su interior”, afirma.

> Buenos hábitos

Respirá por la nariz.- La nariz prepara el aire que ingresa del exterior, le da el calor y humedad óptimos y filtra impurezas. El aire debe entrar y salir por la nariz.

Que intervenga tu diafragma.- El aire que respirás debe bajar hasta el vientre. En la respiración intervienen el diafragma y los músculos de abdomen, pecho, cuello y hombros.

Exhalá en forma profunda.- Una exhalación profunda y lenta ayuda a relajarte y a respirar en forma rítmica. Para una respiración óptima la inhalación debe ser de entre dos y tres segundos, y la exhalación de tres a cuatro segundos, seguida por una pausa. Así se renueva por completo el aire de tus pulmones.

Buena postura.- Es esencial para respirar más profundo, dejando al diafragma más espacio para trabajar. Tus pensamientos y sentimientos se verán afectados de un modo positivo y al mismo tiempo te será más fácil respirar a través de la nariz.

Buscá el ritmo.- Tratá de respirar rítmicamente para poner en armonía el organismo, como lo hace el cuerpo cuando dormís.

Respirá conscientemente.- Respirá concentrándote en la respiración. Cuando más relajado estés, más profunda y rítmica será tu respiración. Si te ponés tenso, el oxígeno no llegará fácilmente a todo tu cuerpo y te cansarás rápido.

>  El pasado deja su marco en el presente

Cómo cortar patrones inconscientes

“Las personas repiten hábitos que aprendieron en su infancia. La mayoría de nuestras emociones fueron gestadas en la infancia, entonces cuando son emociones armoniosas no hay problema, pero muchas veces hay una repetición de patrones inconscientes que les crea cierto grado de infelicidad. Por ejemplo, cuando un niño es reprendido por la maestra delante de todos sus compañeros. Esa mala experiencia puede derivar en que ese niño cuando sea adulto tenga miedo de hablar en público”, ejemplifica Fanny van Laere, fundadora de la Escuela Internacional Bioflow en un video. “Con esta técnica trabajamos los recursos del presente y los vamos a incorporar en las memorias del pasado. Esto se hace a través de la rectificación de desviaciones respiratorias, enseñamos a respirar de un modo más saludable. Vamos disolviendo esos patrones que se quedaron estancados en el cuerpo y en el mecanismo respiratorio y las memorias inconscientes contenidas en el cuerpo van aflorando y se van sanando”, señala.

La técnica creada por Fanny van Laere resulta en un perfeccionamiento de la técnica original llamada “Renacimiento clásico”, creada por el norteamericano Leonard Orr, con quien la terapeuta trabajó durante más de 20 años.

Se puede ver más información en la página www.respirebioflow.com.

Comentarios