Los detenidos tienen problemas para alimentarse

07 Abr 2018

“La alimentación es otro de los problemas que también están padeciendo los presos de las comisarías. No alcanza para todos”, indicó la abogada Geraldine Salazar.

La penalista explicó que los presos en comisaría reciben alimentos que es producido por el Servicio Penitenciario de la provincia. “No alcanza porque hay muchos más. Entonces lo que hacen es compartirla entre ellos o, en su defecto, se las proveen sus familiares”, comentó la profesional.

Según confiaron fuentes judiciales, desde la cárcel se distribuyen 610 raciones diarias, cifra que es insuficiente por la cantidad de presos que se encuentran alojados en las distintas dependencias policiales de la provincia.

“Ahora hay otro problema en medio de esta crisis. Muchas veces son los familiares los que les llevan comida para solucionar el faltante, pero ahora, que los están trasladando al interior, no pueden hacerlo”, explicó Salazar. “Tengo un defendido que fue alojado en La Cocha y es imposible que algunos de sus parientes viaje todos los días para llevarle su ración de alimentos. Lo que hacen es dejarle yerba, azúcar y le dan dinero para que le pida a alguien que le compre algo con qué alimentarse. Esta situación es muy grave y tarde o temprano va a generar un desastre”, pronosticó.

La abogada recalcó que además de la comida, a los detenidos se les impide el derecho constitucional de tener contacto con sus seres queridos. “En cada caso que me toca hago hasta lo imposible legalmente para que sean llevados al interior. No sólo se les impide ver a sus familiares, sino que además no tienen contacto conmigo y, por ende, no pueden ejercer su derecho de defensa”, concluyó.

Para el pasaje

Patricio Char, también abogado, coincidió con su colega y agregó: “Otro de los problemas es que las familias no tienen los recursos necesarios para poder ver a los detenidos. Viajar permanentemente al interior es muy difícil para muchas personas. Esas son situaciones que no se están contemplando”, señaló.

“Tenemos que trabajar todos juntos para mejorar la situación carcelaria”, apuntó Char. “Uno trata de aportar a la sociedad y a tratar de alivianar la situación con pequeñas cosas. Con gusto accedí a colaborar para un pasaje al interior de la novia de un defendido para que este pueda sentirse contenido por estar lejos de su círculo afectivo”, concluyó.

Comentarios