Ramiro Soñez quiere que el Ballet Contemporáneo florezca esta noche

El cuerpo de baile abre la temporada con “Floresta inusual”, del coreógrafo platense

07 Abr 2018
2

DANZA PURA. Los bailarines, conducidos por Soñez, encarnan la particular visión del destacado coreógrafo. Ente Cultural Tucuman.

EN EL TEATRO SAN MARTÍN (Av. Sarmiento 601)

• HOY a las 22. • MAÑANA a las 19. Entradas 2 x 1 con Club La Gaceta.

Los maestros Oscar Araiz, Ana María Stekelman y Alejandro Cervera trabajaron en temporadas anteriores con el Ballet Contemporáneo de la Provincia, invitados por su directora, Patricia Sabbag. A la lista se sumó, desde fines de febrero, Ramiro Soñez, que hoy estrena su obra “Floresta inusual” en el teatro San Martín.

“Se trata de una propuesta coreográfica bastante diferente de lo que se está acostumbrado a ver en el ballet, sobre todo por la parte interpretativa que trato de imprimir a los bailarines -explicó Soñez-. La propuesta es desarrollar el ballet en muchos otros aspectos más allá de la danza, según requiere la obra”.

Las razones del nombre de la pieza, que Soñez concibió especialmente para el ballet tucumano, son muy personales: “siento que esta obra guarda para mí una esperanza. Trata sobre cómo el ser humano en algún momento puede llegar a evolucionar y puede transformar su ser en un florecimiento, porque tiene la capacidad de transformarse en todas las etapas de la vida para poder elevarse y llegar a florecer. Es básicamente lo que uno persigue en la vida: poder crecer, poder evolucionar en todos los aspectos, y yo trato de plasmar eso. Lo sintetizo en la idea de que el cuerpo florece: ese es el efecto. En escena se verá que parte del vestuario muestra cuerpos florecidos, cuerpos llenos de flores. Lo que muestro en la obra es todo este proceso, desde un ser humano bastante complejo, rígido, todo lo que tiene que ver con la agitación y el estrés de la vida actual en las ciudades”.

Sesenta minutos

La música también es original, compuesta por Pablo Bursztyn, y el vestuario es de la rosarina Sara Fernández. La obra dura 60 minutos. Participa todo el ballet. “Es un estreno y yo quería que participaran todos. La compañía abre la temporada con esta puesta”, apunta el coreógrafo.

Soñez se separa del concepto de danza teatro. “Requiere un nivel de interpretación complejo. No tiene texto, no es teatral pero en el planteo coreográfico las escenas alcanzan un nivel de tensión, con un alto dramatismo, que requiere que el ballet use nuevas herramientas compositivas, escénicas y artísticas”, explica.

“Floresta...” es la cuarta obra que cierra un ciclo creativo del coreógrafo. Las anteriores las creó para Carlos Trnski, para la compañía nacional de la UNA, y la primera la hizo para el taller de formación de artistas FASE. “Mis obras siempre tienen que ver con procesos personales, que trato de reflejar a través del movimiento, de la danza, que es mi forma de expresión”, indica.

Por último, Soñez opina sobre el panorama de la danza contemporánea en Argentina: “por suerte, más allá de los problemas con el desarrollo de cultura, agradezco que los artistas no perdemos la voluntad y el deseo de seguir sosteniendo espacios independientes. Esa pulsión interna de cada bailarín argentino es lo que sostiene el arte y que no deja que se muera. Sabemos que las condiciones nunca son las óptimas para la cultura. Queda en nosotros defenderlo, cultivarlo y llevarlo adelante”.


Comentarios