La pelea provoca fuertes caídas en los precios de la soja

Otros productos agrícolas fueron afectados

05 Abr 2018

FRANKFURT/NUEVA YORK.- La escalada de la disputa comercial entre Estados Unidos y China provocó ayer fuertes caídas en los precios de los productos agrícolas, especialmente en la soja, así como en la Bolsa estadounidense. El precio por una fanega de soja -unos 27 kilogramos- para su entrega en mayo cayó hasta un 5%, por debajo de los 10 dólares. Pekín anunció aranceles del 25% para una serie de productos estadounidenses, entre ellos la soja, en respuesta a medidas similares contra importaciones chinas anunciadas previamente por Washington.

La soja es el principal producto que exporta Estados Unidos y alrededor del 60% se vende a China. El gigante asiático es el mayor productor y consumidor de carne de cerdo y utiliza la soja, entre otras cosas, como alimento para el ganado porcino. Exportadores brasileños de soja podrían salir beneficiados de la disputa comercial entre EEUU y China. Brasil ya fue el año pasado el mayor exportador de soja al gigante oriental.

China tendrá problemas para reemplazar los suministros de soja de Estados Unidos cuando implemente un arancel adicional del 25% a estos envíos, lo que probablemente infligirá fuertes daños financieros a las compañías nacionales, dijeron analistas y ejecutivos de los productores de alimentos.

El principal importador mundial de la oleaginosa impondrá aranceles a la soja y otros 105 productos estadounidenses, una represalia esperada tras las agresivas acciones comerciales de Washington.

La soja es considerada una de las armas más poderosas en el arsenal comercial de Pekín, porque una caída en las exportaciones a China dañaría a Iowa y otros estados agrícolas que respaldaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La soja fue la mayor exportación agrícola estadounidense hacia el gigante asiático el año pasado, por un valor de 12.000 millones de dólares.

China consume alrededor del 60% del comercio global de soja para alimentar a la industria ganadera más grande del mundo. Las fábricas muelen la semilla oleaginosa y la convierten en un ingrediente clave en la alimentación animal. “Simplemente no hay suficiente soja en el mundo fuera de EEUU para satisfacer las necesidades de China”, dijo Mark Williams, economista jefe de Asia en Capital Economics. “En cuanto a la reducción de la dependencia de las importaciones, hay algunas opciones, pero ninguna es una bala mágica que pueda dañar a los agricultores de Estados Unidos sin generar costos a nivel local”, agregó.

Brasil suministró la mitad de las importaciones chinas el año pasado, mientras que EEUU envió alrededor de 33 millones de toneladas, cerca de un tercio del total. Reemplazar esas toneladas estadounidenses no será tarea fácil.

Los cultivos en la Argentina, el tercer productor mundial, se han visto golpeados por una sequía, recortando las exportaciones en la temporada 2017/18 a su nivel más bajo en una década, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Fuera de Brasil, EEUU y Argentina, alrededor de 17 millones de toneladas de soja provienen de un puñado de países. China sólo produce alrededor de 14 millones de toneladas, destinadas principalmente al consumo humano. (DPA-Reuters)

En Esta Nota

Donald Trump
Comentarios