Se hizo taxista para hallar a su hija desaparecida y la encontró 24 años después

La chica había sido vista por última vez en 1994. Tras enterarse de la búsqueda, alertó a la Policía y sometió a pruebas de ADN.

04 Abr 2018

Un hombre se hizo taxista para hallar a su hija, que tenía apenas tres años cuando desapareció. Luego de 24 años de búsqueda y de 17.000 pasajeros que pasaron por su auto, logró dar con ella. 

Wang Mingqing perdió a su hija en 1994, tras un descuido mientras trabajaba en su puesto de comida callejero. En ese entonces ella tenía tres años y vivía con sus padres, Wang y Liu Dengying, en la ciudad de Chengdu, China.


Luego de años de pegar carteles por todos lados y no obtener respuesta alguna, Wang decidió volverse taxista. La idea de Wang era que alguna vez su hija se suba al taxi, por eso con cada persona que hablaba lo primero que hacía era contarle su historia. De todas formas si eso no ocurría, él estaba preparado: había hecho tarjetas con la información de su hija y una foto para que la gente la identificara. Como no tenía retratos de ella actualizados, usó uno de su hermana. Además, en el vidrio de atrás del auto puso un cartel pidiendo datos sobre el paradero de Qifeng, su hija. 

El caso tomó relevancia mediática y un dibujante de la policía elaboró un dibujo de cómo sería la joven actualmente. El papel fue divulgado y traspasó fronteras hasta que dio con Kang Ying, una mujer que encontró un gran parecido con ella.

Su plan le dio frutos: después de tres años y 17.000 pasajeros logró llegar a la joven. Con más dudas que certezas, Ying decidió llamar a la Policía para contactar a sus padres biológicos. Tras hacerse las pruebas de ADN correspondientes, la familia descubrió que ella era la niña perdida.

"Papá te quiere, papá está aquí", le dijo Wang en el reencuentro.

El encuentro cara a cara fue ayer en el aeropuerto de Chengdu. Al abrirse las puertas apareció Qifeng de 27 años junto a su esposo y una pequeña hija. 

“Papá te quiere. Papá está aquí. No te preocupes por nada”, le dijo Wang con un fuerte abrazo.


Comentarios