Argentina no firmó el Convenio para el Control del Tabaco

Muchas de las víctimas del cigarrillo son fumadores pasivos.

21 Mar 2018
1

Ya en 2003 la Organización Mundial de la Salud se refería al tabaquismo en términos de epidemia. Al día de hoy algunas cosas han cambiado, pero las cifras siguen siendo alarmantes: el tabaco es la causa de unas 7 millones de muertes al año (5,1 millones de hombres y casi 2 millones de mujeres), y alrededor de 900.000 de esas personas son “fumadores pasivos” y mueren por culpa del humo ajeno. Un 80% de las muertes se producen en países de ingresos medios o bajos.

Tan preocupante era la situación a principios del siglo que la OMS propuso a sus estados miembro la firma del Convenio Marco para el Control del Tabaco, por el que se comprometían a tomar medidas de control de comercialización y de publicidad, de protección contra la exposición al humo, de información y de promoción de la salud. Fue -asegura la OMS- el tratado más ampliamente aceptado en la historia de las Naciones Unidas. La Argentina es el único de los países “grandes” de América latina (desde México al sur) que no lo ha firmado.

También cuesta dinero

El tabaco cuesta por año 2.000 millones de dólares a la economía mundial (2% del producto bruto interno), según un informe presentado en la Conferencia Mundial sobre Tabaco, que hace hincapié en que las grandes compañías tabacaleras apuntan a los países menos desarrollados para maximizar beneficios, aprovechando la falta de regulación y su capacidad de influir en los gobiernos, agricultores y sectores de población vulnerable.

El evento tuvo lugar en Ciudad del Cabo y el desarrollo del “El Atlas del Tabaco” fue uno de los asuntos centrales. También se abordaron otros asuntos, como la regulación impositiva, los efectos en la juventud, la relación entre el tabaquismo y otras enfermedades, como el sida y la tuberculosis, en los ambientes de bajos recursos, o el uso de sustitutos tecnológicos del cigarrillo tradicional.

Comentarios