Ringo Starr reivindica la paz, ahora como Sir

El baterista de The Beatles fue consagrado Caballero del Imperio Británico. En 2017 editó su disco 19

21 Mar 2018
1

JUNTO A SU ESPOSA. Ringo Starr y Barbara Bach en Buckingham. Reuters.

Los dedos en V en señal de paz es la expresión que eligió Ringo Starr para celebrar su consagración como Caballero del Imperio Británico. A las puertas del palacio de Buckingham, donde recibió la distinción de manos del príncipe Guillermo, el músico de 77 años estrenó su título de Sir con esa pose y en compañía de su esposa, la actriz Barbara Bach.

El 7 de julio, Richard Henry Starkey (nombre real del artista) cumplirá años. Pero se puede afirmar que su nacimiento se concretó en agosto de 1962, cuando Pete Best fue despedido de la formación original de The Beatles y Ringo fue llamado para reemplazarlo luego de que Paul McCartney y John Lennon lo escucharon en Rory Storm & The Hurricanes, la banda que integraba previamente en un Liverpool en ebullición. A partir de allí, se transformó en leyenda junto a sus colegas, con quienes fue nombrado como Miembro de la Orden del Imperio Británico en 1965, por parte de la Corona.

Starr no se limitó a tocar la batería, sino que también fue parte del coro en diferentes canciones. Además compuso “Don’t pass me by” y “Octopus’s garden”, pese a lo cual su figura (y su talento) siempre quedó a la sombra de sus compañeros, incluso detrás de George Harrison. Su carrera como solista estuvo plagada de altibajos, y se animó incluso a incursionar como actor. La reivindicación más importante le llegó en 2011, cuando los lectores de la revista Rolling Stone lo votaron como el quinto mejor baterista de la historia. Su último disco es “Give more love”, lanzado al mercado el año pasado; es su producción individual número 19 y en dos temas fue acompañado por McCartney, quien detenta el título de Sir desde hace más de 20 años. Justamente, el cantante insistió en que se le concediese la misma distinción al baterista, que actualmente vive entre Londres, Mónaco y Los Ángeles.

comentarios