Tucumán intenta afirmarse como polo audiovisual

Rodajes como el de la película “El diablo blanco” abren el juego a actores y a técnicos.

20 Mar 2018
1

EN SAN JAVIER. Allí filmaron la semana pasada escenas de “El diablo blanco”, con profesionales tucumanos. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ.-

El universo del cine puede ser entendido como un reflejo de la identidad y la cultura de una sociedad. Por eso es importante apoyar los proyectos con impronta tucumana y fomentar la creación de una industria cinematográfica local. “Que una productora internacional o nacional recurra a profesionales locales es extremadamente beneficioso. No es lo mismo filmar con un plantel de especialistas de Tucumán que traer desde Buenos Aires todo el equipo técnico necesario. La ayuda mutua entre las provincias y la participación financiera del Estado permite que se desarrolle un saber local y fomenta los vínculos futuros. Hay que romper con la idea de que sólo se produce cine en Capital Federal”, destacó Nathalia Videla Peña. Ella pertenece a Magma Cine, productora de la película “El diablo blanco”, coproducción argentino-brasileña que está rodándose en San Javier y en Raco, entre otras locaciones.

Al respecto, Rafael Vásquez Rivero, director de Medios Audiovisuales del Ente Cultural, destacó que cada vez son más los directores tucumanos que se animan a dar el primer paso y buscan la ayuda estatal para obtener recursos. “Por el momento, es imposible el crecimiento del sector sin la participación del Estado. Ante un mercado mundial hiperconcentrado es necesario subsidiar la actividad para fomentar la producción, la distribución y el consumo”, explicó el funcionario.

La iniciativa audiovisual dio un giro en diciembre del año pasado, cuando se presentó en la Legislatura un proyecto que apunta a crear un ente autárquico, dotado de un fondo de financiación y dedicado a apoyar las producciones.

“Las experiencias de rodaje donde se unen las diferentes regiones del país son importantes para conectarnos a nivel artístico, productivo y cultural. Tucumán cuenta con los profesionales necesarios para emprender esta travesía cinematográfica”, detalló Ignacio Rogers, director de “El diablo blanco”.

En lo que se refiere a las producciones propias, el año pasado se presentaron en el Ente Cultural alrededor de 20 proyectos. Entre ellos figuran cuatro largometrajes, tres documentales digitales, siete miniseries para la televisión y algunos fondos tesis (trabajos de último año de la Escuela Universitaria de Cine, Video y Televisión de la UNT).

No obstante, la consolidación de Tucumán como productora de contenidos se encuentra a medio camino. “El cine local tiene varias aristas por explorar pero estamos abriéndonos paso en esta búsqueda. Las vivencias que dejan las producciones internas ayudan a los artistas a incursionar en nuevas oportunidades laborales”, opinó Teresita Terraf, actriz y miembro del Teatro Estable.

“Las provincias necesitan alzar su voz y revitalizar las típicas y acotadas historias de la ciudad. Fomentar el cine provincial y nacional es un paso hacia adelante, permite crear tramas asombrosas que rompan el esquema. Del entrecruzar a los artistas salen grandes producciones”, comentó el actor Julián Tello.

Este año se realizará la edición número 13 del Festival Tucumán Cine. “El evento es una competencia para los realizadores que hacen su primera o segunda película. Nuestro objetivo es darle visibilidad a las producciones independientes que de otra manera no llegarían a la pantalla y crear una sinergia entre productores, actores y trabajadores del medio”, explicó Vásquez Rivera.

Comentarios