La Orquesta Estable en busca de un sonido sinfónico nuevo

18 Mar 2018
1

QUÉ SE ESCUCHA. Alejandro Jassán implementa la didáctica de presentar brevemente cada obra. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

La Orquesta Estable sonó distinta el viernes, en el concierto de apertura, “Historias y conquistas”. Y el que parece haber conquistado a los melómanos tucumanos es el director artístico debutante, Alejandro Jassán, a juzgar por los decididos aplausos ya desde la primera obra, la Obertura II Guarany, del brasileño Antonio Carlos Gomes.

Sonido contundente, con sutilezas y dinámicas marcadas según requerimiento las obras, apreció el público que, hasta la galería, asistió ante todo a escuchar al nuevo conductor.

En el foyer, a la salida, los comentarios elogiaron la calidad de la conducción, el buen gusto por el repertorio elegido (sobre todo, las suites de Peer Gynt, de Egvard Grieg). Además, cayó bien que el director presentara cada obra con sencillez y concisión.

Con el poema sinfónico Finlandia se sumó el Coro Estable, dirigido por Ricardo Sbrocco, que fue premiado por los aplausos en el himno de Sibelius.

Por el lado de los músicos, señalan que el trabajo dio buenos resultados, acordes con una planificación profesional de ensayos. Cuentan desde las cuerdas que el Ensamble que hizo la gira de capacitación a Israel y a Francia parece haber contagiado al resto de la orquesta nuevos aires de trabajo.

Respecto del año musical que viene Jassán se dispone, además de titular los conciertos, a ofrecer doble función cada vez que el calendario, como esta vez, se lo permita, lo cual parece una buena medida que el público tucumano seguramente apreciará.

El próximo concierto, para ir agendando, será el miércoles 28, con “Viena clásica”. Desde mañana ensayarán dos obras de Beethoven -la Obertura Eleonora y la tranquila Sinfonía N° 4- y un bello concierto para clarinete y orquesta de Mozart.

Comentarios