Macri recibe otras dos ternas para Tucumán

Se trata de un par de vocalías para la Cámara Federal de Apelaciones.

17 Mar 2018

La Justicia Federal de Tucumán del futuro depende del presidente Mauricio Macri. Sucede que el mandatario dispone de la oportunidad histórica de cubrir cuatro vacantes en esa institución proclive a la renovación lenta. Las últimas dos ternas corresponden a los cargos de mayor jerarquía: dos vocalías en la Cámara Federal de Apelaciones. El jueves, el Consejo de la Magistratura de la Nación elevó a la Casa Rosada los tercetos relativos a esos puestos tras el cumplimiento del último paso del concurso, la entrevista del plenario con los finalistas. Integran la primera lista los aspirantes: 1°) Edgardo López Herrera, 3°) Daniel Bejas y 5°) Patricia Moltini mientras que componen la segunda 2°) Martín Abdala, 4°) Pamela Tenreyro, y 6°) Mario Leal (Ángel Roger Luna Roldán está en la lista complementaria).

Esas dos ternas se suman a las relativas al Juzgado y a la Fiscalía federales N°3 de Tucumán (cargos nuevos). El Gobierno de Macri recibió el mes pasado una propuesta para la primera oficina integrada por los postulantes López Herrera, René Padilla y José Manuel Díaz Vélez (Carolina Ballesteros está en la lista complementaria). Poco antes del recambio de autoridades nacionales de 2015, había entrado la terna para la Fiscalía N°3 que incluye a José Agustín Chit, Valentina García Salemi y Virginia Duffy (Patricio Rovira está en la lista complementaria).

La Casa Rosada puede llenar todas las vacantes tucumanas al mismo tiempo o sólo algunas, o bien postergar la decisión. Aunque urgen las coberturas, en la etapa política del proceso de designación de jueces la decisión del Presidente también depende de los consensos alcanzados en el Senado, órgano que ha de prestar acuerdo a los nombramientos. Representan a Tucumán en la Cámara Alta los justicialistas José Alperovich y Beatriz Mirkin, y la radical Silvia Elías de Pérez.

En el menú de opciones colocado a consideración de Macri se destaca la postulación de Bejas, el juez federal N°1. Si el jefe de Estado lo convierte en camarista, generará una nueva vacante sensible para el poder político puesto que ese despacho organiza las elecciones nacionales en Tucumán. El Presidente además ha de resolver qué hace con López Herrera, uno de los aspirantes a juez más exitosos de la provincia. Ese concursante fue vetado en forma sistemática en el pasado por parte de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y del ex gobernador Alperovich.

Comentarios