Los jueces no paran de aclarar

13 Mar 2018
1

No paran de aclarar
“Les recuerdo a todos que nuestra misión no es procesar a nadie”, recalcó Dante Ibáñez, presidente del Tribunal. Los jueces, como lo vienen aclarando desde hace rato, volvieron a informar que en caso de que surgiera una nueva hipótesis, ellos deberán decidir si es que se la debe investigar o no. Si es que deciden hacerlo, tienen designar quién desarrollará esta tarea. Tienen dos posibilidades: que sea el fiscal que esté de turno (en este caso Washignton Navarro Dávila) o Diego López Ávila, que fue el último que desarrolló este trabajo y que define la situación procesal de Jorge Jiménez, el primer testigo que fue detenido por falso testimonio. El funcionario judicial que realice la pesquisa deberá imputar a quienes eventualmente sean acusados por privación ilegítima de la libertad seguido de homicidio, único delito que no prescribirá. De ser así, tendrá que pedir que se realice un nuevo juicio. Este proceso puede durar varios años. 
Espera
La definición de la situación procesal de César Soto se dilató por una sola razón: el tribunal decidió tener la mayor cantidad de indicios en contra de la ex pareja de la víctima antes de resolver. Ese fue el pedido expreso que hicieron el fiscal de cámara Carlos Saltor (a partir de hoy puede ser reemplazado por Carlos Sale) y Emilio Mrad, abogado que representa a Alberto Lebbos. 
Las otras partes pidieron en reiteradas oportunidades que el ahora sospechoso sea privado de su libertad, pero por ahora no tuvieron éxito. Mientras tanto, Soto debe concurrir todos los días a la audiencia hasta qie se tome una decisión sobre su futuro. El ahora desempleado (dijo que perdió su trabajo por la exposición del caso) permanece en silencio y casi no sale de la sala de testigos. Tiene prohibido hablar del caso con las otras personas que deben declarar en el debate.
============29i LIT Novedades LIBRO (12199553)============
ventaja
Los beneficios de la oralidad de un juicio. Hasta el momento, con los dichos de los testigos, surgieron numerosos indicios que podrían ayudar a esclarecer un crimen ocurrido hace 12 años.
============01 TIT HOG lateral (12199558)============
============29i LIT Novedades LIBRO (12199551)============
mala estrategia
Por tratar de proteger a su hermano, Alejandro Soto quedó a un paso de ser procesado por falso testimonio. Se contradijo mucho y además dijo “no recuerdo” cada vez que debía responder una pregunta clave.
============02 TEX apostillas (12199536)============
DESCONOCIDA.- Cuando María Elena Rodríguez terminó de declarar, se negó a hablar con los periodistas. Respondió que ella “no era la testigo” y se fue rápidamente.
APODO.- Hubo risas en la sala de prensa cuando María Elena Rodríguez contó que mientras Soto trabajaba con ella en La Zona de Gaby, uno de los mozos hacía chistes sobre la relación de Soto con Paulina y le decía “chivo”.
maniobras.- Alberto Lebbos volvió a salir molesto de la sala de audiencia por la declaración de Alejandro Soto. “Estas no son contradicciones, sino un plan de encubrimiento bien organizado. Pero queda poco para que se rompa”, pronosticó el padre de la joven asesinada.
de otro palo.- Alejandro Soto generó sorpresas cuando confesó ser hincha de San Martín. Sus padres y hermanos declararon en la audiencia que eran simpatizantes de Atlético Tucumán.
tranquilo.- Gabriel Paolazzo, el encargado del bar donde trabajaba Soto, confirmó que Lebbos fue hasta el local el domingo 26 de febrero para preguntarles si sabía algo de su hija. “Así nos enteramos que estaba desaparecida. Él siguió trabajando normalmente”, declaró.
ayuda.-  Rodríguez, ex empleada de “La Zona de Gaby”, dijo que su patrón solucionaba todos los problemas que se le presentaban por la amistad con legisladores y un concejal que concurrían al local a divertirse.
============29i LIT Novedades LIBRO (12199549)============
ayuda
En las audiencias van surgiendo los favores políticos que recibieron varios protagonistas. Ahora se conoció que legisladores y un concejal ayudaban al dueño de “La Zona de Gaby” a resolver problemas.

“Les recuerdo a todos que nuestra misión no es procesar a nadie”, recalcó Dante Ibáñez, presidente del Tribunal. Los jueces, como lo vienen aclarando desde hace rato, volvieron a informar que en caso de que surgiera una nueva hipótesis, ellos deberán decidir si es que se la debe investigar o no. Si es que deciden hacerlo, tienen designar quién desarrollará esta tarea. Tienen dos posibilidades: que sea el fiscal que esté de turno (en este caso Washignton Navarro Dávila) o Diego López Ávila, que fue el último que desarrolló este trabajo y que define la situación procesal de Jorge Jiménez, el primer testigo que fue detenido por falso testimonio. El funcionario judicial que realice la pesquisa deberá imputar a quienes eventualmente sean acusados por privación ilegítima de la libertad seguido de homicidio, único delito que no prescribirá. De ser así, tendrá que pedir que se realice un nuevo juicio. Este proceso puede durar varios años. 

Espera
La definición de la situación procesal de César Soto se dilató por una sola razón: el tribunal decidió tener la mayor cantidad de indicios en contra de la ex pareja de la víctima antes de resolver. Ese fue el pedido expreso que hicieron el fiscal de cámara Carlos Saltor (a partir de hoy puede ser reemplazado por Carlos Sale) y Emilio Mrad, abogado que representa a Alberto Lebbos. 
Las otras partes pidieron en reiteradas oportunidades que el ahora sospechoso sea privado de su libertad, pero por ahora no tuvieron éxito. Mientras tanto, Soto debe concurrir todos los días a la audiencia hasta qie se tome una decisión sobre su futuro. El ahora desempleado (dijo que perdió su trabajo por la exposición del caso) permanece en silencio y casi no sale de la sala de testigos. Tiene prohibido hablar del caso con las otras personas que deben declarar en el debate.

Ventaja
Los beneficios de la oralidad de un juicio. Hasta el momento, con los dichos de los testigos, surgieron numerosos indicios que podrían ayudar a esclarecer un crimen ocurrido hace 12 años.

Mala estrategia
Por tratar de proteger a su hermano, Alejandro Soto quedó a un paso de ser procesado por falso testimonio. Se contradijo mucho y además dijo “no recuerdo” cada vez que debía responder una pregunta clave.

Ayuda
En las audiencias van surgiendo los favores políticos que recibieron varios protagonistas. Ahora se conoció que legisladores y un concejal ayudaban al dueño de “La Zona de Gaby” a resolver problemas.

DESCONOCIDA.- Cuando María Elena Rodríguez terminó de declarar, se negó a hablar con los periodistas. Respondió que ella “no era la testigo” y se fue rápidamente.

APODO.- Hubo risas en la sala de prensa cuando María Elena Rodríguez contó que mientras Soto trabajaba con ella en La Zona de Gaby, uno de los mozos hacía chistes sobre la relación de Soto con Paulina y le decía “chivo”.

Maniobras.- Alberto Lebbos volvió a salir molesto de la sala de audiencia por la declaración de Alejandro Soto. “Estas no son contradicciones, sino un plan de encubrimiento bien organizado. Pero queda poco para que se rompa”, pronosticó el padre de la joven asesinada.

De otro palo.- Alejandro Soto generó sorpresas cuando confesó ser hincha de San Martín. Sus padres y hermanos declararon en la audiencia que eran simpatizantes de Atlético Tucumán.

Tranquilo.- Gabriel Paolazzo, el encargado del bar donde trabajaba Soto, confirmó que Lebbos fue hasta el local el domingo 26 de febrero para preguntarles si sabía algo de su hija. “Así nos enteramos que estaba desaparecida. Él siguió trabajando normalmente”, declaró.

Ayuda.-  Rodríguez, ex empleada de “La Zona de Gaby”, dijo que su patrón solucionaba todos los problemas que se le presentaban por la amistad con legisladores y un concejal que concurrían al local a divertirse.

Comentarios