La inteligencia artificial en los quirófanos reduciría el error humano

Los avances tecnológicos aplicados a la medicina transformarán las cirugías.

13 Mar 2018

El torbellino tecnológico que nos deslumbra desde hace años también está revolucionando el campo de la medicina. De la mano de las impresoras 3D, una invención sobre la que, aún, no se tomó real consciencia de su potencial. Centros de investigación, en todo el mundo, están trabajando en el diseño de stents, catéteres, pinzas y otros productos quirúrgicos que, con fines médicos, se pueden fabricar a medida. En otras palabras, la producción de materiales personalizados para cada cirugía y cada paciente ya es una realidad.

Mariano Giménez, profesor titular de Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, se refirió a la transformación de la práctica de la medicina con el desarrollo de robots y computadoras en la actualidad. “Hoy es ‘normal’ operarse en forma laparoscópica o colocarse un stent. Pero hace 20 años era algo inimaginable”, describió.

Giménez que es también director de la Fundación Daicim (docencia, asistencia e investigación en cirugía invasiva mínima) aseguró que los quirófanos modernos estarán dominados por la inteligencia artificial (IA), la robótica, el llamado “Data-Driven” (la gestión de decisiones basada en datos) y el avance de las imágenes en cirugía (calidad de imagen, fusión de imágenes y guías de localización).

“Con la ayuda de IA (máquinas que imitan funciones cognitivas humanas, como “aprender” y “resolver problemas”), los cirujanos hallarán, en estos aparatos, un asistente de cirugía inteligente, una combinación que -de acuerdo con estudios recientes- dará como resultado una persistente disminución del error en comparación con el error de un humano entrenado”, señaló el médico. “Además, se verá un significativo aumento del uso de las imágenes en cirugía, que permitirá una mixtura de procedimientos endoscópicos, laparoscópicos y percutáneos guiados por imágenes, que afinarán la técnica, para que sea más segura y menos invasiva”, agregó.

Trabajo en equipo

“De cara a nuestra profesión, estos avances requieren una reconversión del rol del cirujano. Más allá de los saberes técnicos, ahora resulta prioritario adoptar habilidades como saber trabajar en equipo y encarnar nuevas formas de liderazgo al servicio del paciente”, afirmó Giménez.

El nuevo rol -sentenció el cirujano- amerita incorporar, de manera imperiosa, el trabajo en equipo conformando grupos de alta perfomance, donde cada miembro domine una faceta determinada y responda en conjunto por el trabajo realizado. Mientras más multifacéticos sean los profesionales, mayor será la capacidad del equipo para alcanzar el éxito.

“Los cirujanos, a la enseñanza y actualización teórica, debemos sumarle el entrenamiento manual práctico. En este sentido, las prácticas en simuladores y demás entrenamientos tutorizados, se vuelven esenciales”, detalló.

Mariano Giménez no tiene dudas, que el avance tecnológico, brindará mayor seguridad al paciente y tendrá un mayor impacto en los resultados quirúrgicos con una mejor calidad de vida postoperatoria. Y sostuvo que poder hablar de ello nos permitirá hacernos cargo y gestionar el tipo de medicina que queremos tener en la Argentina.

“No todo lo nuevo es bueno. Pero tenemos que saber escuchar el mundo que se viene para poder ser protagonistas y gestores del cambio. En los quirófanos y en los ámbitos de capacitación, el futuro nos desafía a innovar. Que nuestras carencias no nos impidan ser parte de ello”, concluyó.

Comentarios