Carta de lectores

11 Mar 2018

Viviendas

De acuerdo a las declaraciones del nuevo secretario de Vivienda de la Nación, diciendo que tan sólo se reactivarían 400 viviendas en San Miguel de Tucumán, previo a los nuevos requisitos para adherirse a los programas nacionales de viviendas, y las 400 viviendas en Famaillá, más las 400 viviendas en Concepción llamadas a licitación en 2017, no aclaró si esto es para el semestre o para todo el año 2018. ¿Cómo quedarían las empresas que contrataron los terrenos para su corriente compra después de licitar, los gastos originados en las factibilidades, documentación, trabajo de orofesionales, técnicos y mano de obra, el obrero que navega sin timón desperdiciado por funcionarios títeres de la política? La construcción es vida, es trabajo, es esperanza, es progreso, hasta sirve para hacer política. Creo que debemos dejar de jugar con las necesidades, la Provincia y la Nación deben tener un solo color de bandera, la celeste y blanca. Señores deben tener intelecto, deben cuidar la parte social; cuiden a los laburantes, ellos no saben de dólares, ni de retiro, ni de vacaciones; hay que tener cuidado de que las tripas del estómago no vayan a silbar y no tengan dónde cobijarse. Muchachos, basta de verso, es hora de hablar, decir la verdad. La perinola no todos los días cae diciéndonos todo para mí y nada para vos; y la lapicera también se queda sin tinta, como la vida que pasa y no vuelves.

Pedro Pablo Castaño[email protected]

Emergencia ambiental

Por la presente quiero expresar mi opinión al respecto de la deplorable condición ambiental a la que estamos expuestos los habitantes de la ciudad de San Miguel de Tucumán, entre muchos, el peor: los líquidos cloacales que desbordan por doquier atentando contra la salud y el bienestar de todos. No se trata solamente de una cuestión de estética urbana, sino de un requisito ambiental-sanitario ?básico?, que impacta negativamente no sólo sobre la salud física actuando como un vector de patógenos, sino también afecta la salud mental debido al esfuerzo constante por neutralizar una condición ambiental desfavorable, generando un tipo de actitud que lleva a la gente a considerar cualquier acción como inadecuada o ineficaz ante fenómenos no deseados completamente fuera de control (estados mentales que en psicología se conocen con los términos fatiga cognitiva y resignación forzada, respectivamente). El costo de lidiar con este estrés ambiental puedo conducir a estados depresivos. Solicito a las autoridades municipales y de la Provincia que declaren el estado de emergencia ambiental-sanitario en San Miguel de Tucumán, con la consiguiente asignación de fondos y recursos para solucionar cuanto antes y de manera estructural el problema de las cloacas en la ciudad.

Graciela TonelloProfesora de Psicología Ambiental UNT[email protected]

“8 M”

Pese a no compartir muchas de las declaraciones que “se colaron” en el 8M me alegra que en un mundo que ha dado un peligroso giro al pasado existan aún seres humanos, mujeres y hombres (aunque haya menos de estos últimos) que estén dispuestos a defender sus ideales. Como contraste singular y solitario (que sin embargo fue publicitado en varios diarios con toque sensacionalista) una pancarta anónima seguía tratando de definir a la mujer como simple amazona en una mitológica guerra de los sexos proclamando “Nos quieren sumisas, nos tienen combativas”. Desde Bertrand Russell aprendimos que esos silogismos binarios de verdadero o falso son una trampa que lleva a lo indecible. En un mundo en que la mujer ha accedido a las posiciones más altas de poder y liderazgo ya no hay lugar para una definiciones machistas de quién es o cuál es su rol en el mundo. Como cantó Helen en los años 70, “Soy mujer y mi rugido ya no se puede ignorar”. Confiemos que este sea un rugido que permita al ser humano proseguir su camino civilizado en un entorno ético, no un canto de guerra contra su compañero de ruta.

Leonardo Peusner[email protected]

Lo que le faltó a lorenzetti

Me parece destacable la preocupación del presidente de la Corte Suprema de la Nación, Ricardo Lorenzetti, por implementar acciones y promover cambios que mejoren la administración de justicia. Se busca así no solo cumplir con un mandato constitucional sino también reconciliar al Poder Judicial con la ciudadanía, habida cuenta que es ostensible que ante esta última, aquel sufre un alarmante descrédito, fruto, entre otros males, de su morosidad y falta de empatía con la problemática del hombre común, que ha dejado de ver en él al resguardo de sus derechos y garantías básicos: vida, libertad, integridad y propiedad, etcétera. A mi entender, hubiese sido plausible que el señor juez y sus colegas de la Corte, acompañaran esa propuesta con el gesto concreto de dejar sin efecto aquella bochornosa acordada mediante la cual -desobedeciendo una ley votada por el Congreso- se autoexcluyeron del pago del impuesto a las Ganancias. Viene siendo hora que las autoridades máximas de la República entiendan como principio básico de la vida en democracia, la igualdad ante la ley; mucho más aún cuando un pueblo sumido por décadas en crisis recurrentes es llamado constantemente a esforzarse solidariamente, resignando derechos, para coadyuvar al bien común.

Arnaldo R. AhumadaMaipú 50 2 ESan Miguel de Tucumán

Crisis carcelaria (I)

Las horrorosas fotografías e información publicadas por LA GACETA del jueves 8 (primera plana), reproducidas el viernes 9, página 16, que muestran el hacinamiento de los presos en las comisarías y el reclamo de los mismos (amotinamiento), por las condiciones infrahumanas en que viven, están pidiendo a "gritos" el cumplimiento de la "Constitución. Las cárceles serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los delincuentes en ellas. Esta cláusula es operativa por sí misma, no necesita de leyes que la reglamenten, además es imperativa. Por nuestro sistema federal, el cumplimiento al precepto constitucional incumbe tanto a los funcionarios de la Nación como de las provincias (ya que hay presos de la Justicia Federal de la Nación y de la Justicia Ordinaria de las provincias). Los presos de la Justicia Federal son alojados en la cárcel de la Provincia y por un convenio la Nación paga a la Provincia por este servicio, pero también hace (muchos años la nación había proyectado construir una cárcel para los presos federales, el proyecto no se llevó a cabo, desconozco los motivos, habría que investigar), pero existe actualmente una esperanza: el proyecto de habilitar, por parte de la Nación, una cárcel en el predio del ex Arsenal, que descomprimiría por lo menos, en 100 reclusos la población carcelaria, de la cárcel provincial. Actualmente existen, según estadísticas públicas, 1.100 reclusos alojados en la cárcel, 770 en las comisarías, cuya custodia distrae efectivos para la presencia de la seguridad. Pero no sólo las autoridades son responsables de la crisis carcelaria que se vive, sino también gran parte de la ciudadanía por su indiferencia de los problemas públicos. Falta de "civismo" (es decir: preocupación por la "cosa pública), que es el motor de la Democracia; el escepticismo y la indiferencia y la resignación conspiran para que la democracia no funcione. Se necesitaría una profunda reforma electoral para terminar con el flagelo del clientelismo y la corrupción generalizada.

Hugo Audón Zerdán9 de Julio 182, PBSan Miguel de Tucumán

Crisis carcelaria (II)

El 12 de enero se hizo pública una galería de fotos del fotógrafo Pablo Toranzo donde se retrataba las condiciones lamentables e inhumanas de vida en el penal de Villa Urquiza. Mi opinión, errada o no, es que no pensamos a futuro. Creemos que el “problema” se soluciona al atrapar al que delinque y que al colocarlo en ese lugar ya está todo hecho. Pero ¿qué pasará luego? Cuando cumplan su condena. Seguramente esa persona va a salir peor, con dolor, resentimiento y sintiendo que efectivamente para todos nosotros es una basura sin futuro, sin oportunidades y así su condena no habrá servido de nada. En agosto de ese mismo año el director de DDHH de la procuración penitenciaria de la Nación, Ariel Cejas Meliare, confirmó que las cárceles de Tucumán tienen las peores condiciones del país y que nunca se había encontrado con una situación tan grave. El Art. 18 de la Constitución Nacional cita en un fragmento: “las cárceles de la Nación serán sanas y limpias para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas”. Lo cual está demasiado lejos de la realidad. Desde mi pequeño lugar los invito a reflexionar e imaginar el futuro de esas personas (la mayoría, sin las mismas oportunidades que nosotros) en su reinserción, reeducación y rehabilitación.

Gabriela Rodríguez[email protected]

Héroes tucumanos

“Tucumán no es consciente de la fábrica de próceres que fue”, expresó José Manuel García González, durante el acto realizado en El Colmenar, en conmemoración de los 120 años del inicio del segundo mandato presidencial del tucumano Julio Argentino Roca, encabezado por el intendente de Las Talitas, Carlos Najar (10/3). Una gran verdad, por cierto, aunque omitieron explicar que quienes tenían la visión de una Argentina elitista, con sus negocios concentrados en el puerto y la Pampa húmeda y con una obsesión por lo europeo (Mitre y Roca entre ellos), fueron los encargados de escribir una historia oficial que evaporó a grandes hombres y mujeres que lucharon por la Independencia, verdaderos revolucionarios. Es así que nuestros hijos estudian países y no la visión de Patria Grande que tuvieron San Martín, Belgrano o Bolívar; es así que no tienen idea de quién fue Bernabé Aráoz; es así que -para muchos- Ildefonso de las Muñecas es sólo el nombre de una peatonal de San Miguel de Tucumán. Celebro la iniciativa del intendente Najar, pero humildemente le recomendaría que por un tiempo se olvide de la historia mitrista oficial e indague entre los historiadores de la Patria Grande.

Javier Ernesto Guardia Bosñak[email protected]

comentarios