Tras la derrota en Córdoba, los “decanos” sostienen que no deben recluirse tanto atrás

La del viernes por la noche fue la rueda de prensa más corta en la historia de Ricardo Zielinski como técnico de Atlético.

11 Mar 2018
1

NO LE GUSTÓ. Álvarez no se sintió a gusto con el rendimiento del grupo el viernes. foto de victor quiroga (especial para la gaceta)

La del viernes por la noche fue la rueda de prensa más corta en la historia de Ricardo Zielinski como técnico de Atlético. “¿Peligra su continuidad, Ricardo?”, le consultaron, y bastó para que el entrenador se enojara y se fuera al colectivo no sin antes mirar fijo al periodista que lo había hecho perder los estribos. Hace poco, luego del 2-2 con Argentinos en La Paternal, Zielinski también reaccionó mal ante una pregunta sobre los cambios. “Cuando vos seas entrenador, hablamos”, espetó en ese entonces.

Esta versión poco amistosa del técnico quizás sea parte de la solución que buscan en Atlético para salir del pequeño pozo que se han cavado. Sobre todo porque parece muy decidido ir a la yugular sin tener en cuenta el intermediario. Y es que varios de los jugadores sugirieron antes del partido contra Libertad, el martes, salir del pozo y del fondo: no meterse tan atrás. Ir al frente.

“En el segundo tiempo (contra Talleres) nos metimos muy atrás. Ese tema nos complicó. Es algo a mejorar. No podemos jugar una copa internacional con esa idea”, manifestó Nery Leyes, que vio desde el medio la actitud pasiva del “Decana” en esos últimos minutos.

Cuando el “Ruso” pisó Tucumán por primera vez se especuló con su faz defensiva, pero no se llegó a estigmatizarlo con eso. El exitoso segundo semestre de 2017, que incluyó la clasificación a la final de la Copa Argentina y a esta edición de la Libertadores, no permitió crítica alguna. Incluso, hubo pasajes en ese período en los que el equipo atacaba demasiado y quedaba mal parado. También hubo partidos en ese período en los que aguantó parándose muy atrás: los más emblemáticos fueron los de Vélez y Rosario Central, en cuartos y semifinales de la Copa Argentina, respectivamente. Sin embargo, en ese momento se consiguieron resultados positivos.

Las últimas tres derrotas (Atlético lleva cuatro partidos sin ganar, en total) con poco en ofensiva y ventajas desperdiciadas como la del viernes, son, según el plantel, resultado de pararse demasiado atrás. O por lo menos el empate ante Argentinos y la caída ante la “T”.

“Metimos el gol y después retrocedimos mucho en la cancha. Nos terminó jugando muy en contra”, aseguró Favio Álvarez, disconforme con el nivel del grupo y la idea de juego, aparentemente.

“Para ganar se necesita tener la pelota”, agregó Leyes al planteo que parece tener una aceptación importante. Atlético enfrentará una competencia internacional y necesita que todas sus lucecitas estén en verde.

“Tenemos que mejorar mucho el juego, mucho”, pidió desesperadamente Augusto Batalla, que atajó todo lo que pudo el viernes. Espera el arquero que el martes sea diferente la historia. “Es la Copa Libertadores; es lo más lindo que hay. Hay que afrontarlo como la competencia lo exige”, resumió.

¿Es acaso Atlético un equipo defensivo? En la temporada de la Superliga iguala la barrera los 20 goles, algo que no todos tienen, pero que tampoco es extraordinario.

“Hay que sostener un poco más adelante el equipo y de esa manera vamos a mejorar. Para ganar, tenemos que pelear un poco más de la posesión pelota. De esa manera vamos a tener más chances”, analiza Leyes.

Las ganas de “cerrar”, como se dice comúnmente un partido, y la ansiedad terminan haciendo que el técnico haga todo para conservarla, ignorando quizás -según sus jugadores- que lo mejor que podría pasar es que la defensa sea con pelota en sus propios pies y lejos de su arco, algo que no pasó en Córdoba. “Me fui muy amargado. Sentía que teníamos el partido en nuestras manos”, concluyó Batalla, pese a los embates cordobeses.

Con dos nueve...

El buen nivel de Leandro Díaz hace que pelee seriamente el puesto para el martes, con “Pulguita” lesionado, pero nunca se sabe. Mucho menos si estamos hablando de sumar un delantero. Aunque este punto puede ser importante para terminar el análisis: salvo el viernes, Zielinski jugó siempre con dos delanteros. Casi nunca con uno. Pero eso no le trajo réditos y menos de visitante, en cuya condición está siendo criticado su esquema. Jugando con dos delanteros ganó sólo dos de 12 partidos (empató cuatro y perdió seis) desde que llegó a Atlético. No parece ser una cuestión táctica. Para los jugadores, se trata de la idea.

Comentarios