El dólar pegó otro salto, a $ 20,61

07 Mar 2018

El dólar subió ayer nueve centavos en la plaza minorista y cerró en $ 20,61, marcando nuevos precios máximos y sin que los operadores advirtieran intervención del Banco Central. Estos nuevos registros máximos se dieron un día después de que el BCRA participara en el mercado de cambios con la venta de U$S 30 millones y frenara aquel avance, fijando un techo de $ 20,60. Sin embargo, ayer el precio promedio superó ese número. “La suba de hoy demuestra que los bancos, empresas e inversores aún no habían satisfecho sus necesidades de coberturas”, sugirió Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambios.

“Los operadores estuvieron con órdenes genuinas de compra. Al principio de la rueda hubo un paréntesis, por si se confirmaba la debilidad mostrada ayer, pero a media mañana se intensificó la demanda y el dólar comenzó a escalar posiciones hasta el final del mercado”, explicó Izzo. Así el dólar para el público terminó en $ 20,07 para la compra y en $ 20,61 para la venta, según informó el BCRA en su página web. La brecha entre los valores de compra y de venta se extendió a 60 centavos en algunas entidades. En el mercado informal el denominado dólar blue, subió 5 centavos y finalizó en $ 20,15 para la compra y $ 20,55 para la venta.

Los economistas Daniel Artana y Emmanuel Álvarez Agis confrontaron posturas respecto de la evolución del dólar en el mercado local y, en particular, sobre la intervención del Banco para controlar la suba. Artana, jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) dijo a la agencia estatal Télam que la venta de reservas fue para “para evitar una depreciación” del peso, mientras que Álvarez Agis, ex viceministro de Economía, indicó que “cuando el dólar se va de los objetivos del BCRA, interviene para bajarlo o subirlo; el lunes vimos una intervención para ponerle un techo”.

“La búsqueda es evitar el traslado a los precios que empezó a verse durante enero con el 4% en precios mayoristas”, afirmó Álvarez Agis y manifestó que por eso el BCRA “ahora es un poco más precavido tratando de frenarlo”. Ambos economistas coincidieron en que es muy difícil hablar de “un dólar ideal”. El ex viceministro explicó que “el problema está en que es una moneda que tiene dos caras: las de los exportadores y la de los importadores” y agregó que el desafío de la política económica es encontrar ese “sano equilibrio” entre ambas. Por otro lado, Artana, aseguró que “el gobierno se siente más cómodo con un dólar que vaya acompañando a la inflación en un proceso con cierto orden”. Acotó que el país tiene un esquema cambiario de “tipo flotante”, por lo que “va a haber días en que (el dólar) se va a depreciar bajando y días que se va a apreciar subiendo un poco”.

Comentarios