“Pido que el homicidio de mi esposo llegue a juicio”, exclamó la viuda del policía Roa

El uniformado fue asesinado de un disparo en la cabeza en 2012. El principal sospechoso fue capturado la semana pasada, en una estación de servicio de Jujuy al 3.900.

05 Mar 2018
1

DESPEDIDA DE ROA. El agente fue homenajeado en su sepelio. FOTO ARCHIVO

“Soy policía, por ley me dieron el cargo de mi esposo y pude hacerme cargo de mi familia. Pero tengo a mis hijos de 15 y 8 años sin padre”, contó Mariela del Valle Avellaneda, viuda del policía Miguel Ángel Roa, asesinado de un disparo en la cabeza el 30 de octubre de 2012.

“Lo único que pido es que el homicidio de mi esposo llegue a juicio, este delincuente no puede estar en las calles”, dijo la mujer, refiriéndose a Juan Antonio Orellana, apodado “Mudo Rano”, el principal acusado del crimen. Cinco años después del asesinato del oficial Roa, el sospechoso fue aprehendido el martes pasado a la tarde junto con otros tres hombres, luego de una persecución que comenzó en la ruta 38, en San Isidro de Lules, y terminó en una estación de servicio de Jujuy al 3.900, en San Miguel de Tucumán.

Cae una banda después de una larga persecución y de dos tiroteos

Avellaneda explicó a LA GACETA que a raíz del asesinato de su esposo, al “Mudo Rano” le dictaron dos años de prisión preventiva. Pero se escapó al poco tiempo y estuvo prófugo por casi un año hasta que fue capturado en Neuquén y trasladado de nuevo a la cárcel. Allí permaneció en prisión preventiva y fue liberado al cumplirse los dos años. La causa nunca fue elevada a juicio.

Murió el policía que recibió un tiro en la cabeza

Sin embargo -según el testimonio de la viuda -”El Mudo Rano” debía presentarse ante la Justicia para prestar declaración a los pocos meses y nunca fue. Por ello, pesaba sobre él un pedido de captura.

“¡Los jueces no deberían haberlo soltado nunca; ya demostró que no tiene problemas en asesinar a nadie!”, reclamó Avellaneda.

Asalto y tiroteo

El día del crimen, dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta por el barrio Victoria, al sur de la capital, asaltaron a una mujer en pasaje Japón al 2.000. Mientras cometían el atraco fueron vistos por Roa, quien, a pesar de que se encontraba de franco, subió a su moto y persiguió a los delincuentes. En medio de la persecución le dispararon y lo hirieron mortalmente en la cabeza. En la investigación terminaron detenidos “El Mudo Rano” y un tal “Jonita”, pero luego se determinó que el autor del crimen habría sido Orellana.

Comentarios